Carta abierta a Gabriel Echávarri: Algo huele a podrido en Alicante



Gabriel Echávarri. /Foto: cadenaser.com.

Enrique de Diego.

El recurrente parafraseo de Macbeth viene como anillo al dedo: algo huele a podrido en Alicante. El hedor está por todas las instituciones de la ciudad y el tufo sale estomagante desde el Ayuntamiento de Alicante, donde gobiernan tres partidos que dijeron que iban a limpiar y nada ha cambiado, todo sigue igual, en una reedición de El Gatopardo. Y que en Alicante siga oliendo a cloaca, que la corrupción no se haya depurado es, en buena medida, responsabilidad suya, Gabriel Echávarri, quien a su inutilidad, une su desidia. Porque, ¿qué alfombras ha levantado su equipo de gobierno, qué despachos han aireado, qué cuestiones han llevado a los tribunales o en qué procedimientos se han personado como acusación popular?

¿Qué ha sido de la marca blanca de Podemos que decían venir con tantas ganas de regenerar y hacer que los corruptos pagaran sus tropelías? ¿Dónde ha quedado el jacobinismo de Miguel Ángel Pabón? ¿En qué sillones han hundido sus progresistas posaderas. Usted, Gabriel Echávarri, es un personaje insustancial, un peso liviano sin carisma, pero, por lo menos, podía haber regenerado el Ayuntamiento. Y, sin embargo, por mantener mantiene al mismo jefe de protocolo de Luis Díaz Alperi.

Porque estamos hablando del Ayuntamiento de Luis Díaz Alperi,  con viajes a Creta, y de Sonia Castedo, con fiesta de pijamas, y del capo de tutti capi Enrique Ortiz. ¿No han sabido ustedes descubrir ningún chancullo? ¿O no han querido? Porque en su equipo usted mantiene a personal que en las grabaciones sale a sueldo de Ortiz.

Empieza a pensar que alguna razón llevaría el falso periodista Blas Gómez Cuartero, alias Blas de Peñas, cuando con deshinbida facundia afirmaba que por el Ayuntamiento de Alicante corrían los maletines. Alguna base tendría para soltar tamaña acusación cuando la hija del susodicho es asesora personal suya, Gabriel Echávarri, puesta por el PP más corrupto de España y mantenida por el PSOE más complaciente de España, que es el que usted, para deshonor de los alicantinos, representa.

Elsa Martínez, en la historia del despilfarro y la pésima gestión.

El pasado 14 de agosto, publicamos en Rambla Libre la factura que usted ha pagado, con el dinero de todos los alicantinos, a una empresa de Elsa Martínez, una de las protagonistas del hundimiento de la Ciudad de la Luz, ese monumento al despilfarro. Tener una pésima gestión no es óbice, a lo que se ve, para seguir instalado en el Presupuesto público, porque usted, Gabriel Echávarri, no representa ni la ética ni la estética, sino la más estricta complacencia.

Usted contrató y ordenó pagar a la empresa Teriwfores Inversiones SL la cifra de 4.840 euros por la “coordinación” de un acto, como la “reinauguración” del acuario de la Plaza Nueva de Alicante, que debían haber “coordinado” sus servicios técnicos, el mismo Javier Gregory, por ejemplo, su equipo de comunicación y protocolo, o cualquier bedel, porque era y fue un acto sin misterio, y hubiera ahorrado esa cantidad al contribuyente.

Celebración en General Marvá, 4

Mire, esa información ha tenido un fuerte impacto en la opinión pública alicantina, pero donde fue seguida con entusiasmo indescriptible fue en Avenida del General Marvá, 4, donde los vecinos celebraron constatar que Elsa Martínez, la morosa, la insolvente, tiene ingresos, y, por ende, está en condiciones de pagar la deuda de 8.000 euros que mantiene e incrementa con la comunidad de vecinos.

Anabel Rosas y Elisa Martínez, de jarana flamenca.

Por cierto, que de manera bizarra ha sido en defensa de la interfecta, Anabel Rosas Galiana, quien, al parecer, tiene un programa en Información TV dedicado a la amable adulación del político y al masajeo intelectual del cargo público. “Me alegro que me hagas esa pregunta, Anabel“. Dice la susodicha de mí que “monta un digital de mierda y se cree que tiene un medio de comunicación”. ¡Qué perspicacia arrabalera! Es cierto, me lo creo. Por fin, alguien bajo ese rótulo tan mendaz de Información ha dicho una verdad. Porque Información es un milagro mediático. Fundado por Franco y la Prensa del Movimiento, nunca ha hecho honor a su nombre, no ha dado información alguna y, por supuesto, siempre ha estado al servicio del poder, sea el que sea. Uno puede imaginarse a Información en la Alemania de Hitler o en la URSS de Stalin o en la Corea del Norte de Kim Jung-un. Para que Javier Moll se hiciera con Información -y con Levante– se le dieron, por orden de Joan Lerma, 520 millones de pesetas de la época, sacados de la Caja de Alicante, que o no devolvió o lo hizo a costa de publicidad institucional; el caso es que a la Caja de Alicante se la llevaron por delante Moll y las Gráficas Díaz de Antonio Fernández Valenzuela. Precedente de la depredación de la Caja de Ahorros del Mediterráneo sobre cuyo saqueo Información calló como una puta babilónica.

Información, lugar estelar en la historia de la corrupción alicantina

En la historia de la corrupción en Alicante, Información ocupa un lugar estelar. Rambla Libre será “un digital de mierda“, pero Información, desde luego, no es un medio de comunicación. Y espero que la histriónica solidaridad agresiva de Anabel Rosas con la excelsa Elsa sea desinteresada y ninguna de las dos, ni por separado ni en comandita, ni en la terraza del Monastrell, utilice los medios de comunicación para promocionar negocios ni representaciones.

Un tibio, un timorato, una vergüenza para Alicante

Señor Echávarri, el Ayuntamiento de Alicante huele a podrido. Usted no ha levantado las alfombras, ni ha abierto las ventas. Usted no ha hecho nada. Usted es un tibio y un timorato sin carisma ni redaños. Usted es una vergüenza para Alicante.

Escándalo: Elsa Martínez cobró 4.840 euros del Ayuntamiento de Alicante por organizar un evento


OPINA EN RAMBLA LIBRE