El extraño caso de Picasso, Reme, la tata, y Lucía Bosé



Lucía Bosé. /Foto: cotilleo.es.

Yolanda Cabezuelo Arenas.

Sinceramente es difícil imaginar a Lucía Bosé como una delincuente capaz de quedarse con un dinero que no le pertenece, pero esa es la acusación a la que se enfrenta por haber vendido mediante subasta en Christie’s un boceto que Picasso regalara en su día a Reme, la Tata de la familia, con dedicatoria incluida.

Es conveniente tener en cuenta que el trato con el pintor malagueño era consecuencia de la amistad de éste con la familia Dominguín-Bosé; y que sin su vinculación a la misma ni la Tata Reme habría conocido en la vida a Picasso, ni habría existido el boceto de marras.

La historia es interesante desde el punto de vista jurídico, porque la señora en cuestión tenía su domicilio en la casa de Lucía Bosé, que la mantuvo en ella hasta su muerte, y lógicamente sus efectos personales se encontraban en la misma, incluido el boceto; luego cabe en lo posible que pudieran considerarse propiedad de Lucía, ya que nadie se había tomado la molestia de reclamarlos.

“La chumbera”,el boceto de Picasso.

Ningún medio informa de si la Tata Reme falleció o no ab intestato, o sea, sin haber hecho testamento; en cuyo caso podían surgir sobrinos con derecho a recibir sus bienes mediante declaración de herederos; sobrinos que a lo mejor tenían poco o ningún trato con la finada, pero derecho legal a heredarla.

En este caso cabe preguntarse por qué, si la Tata Reme se despidió de este mundo hace 26 años,  las herederas no han reclamado antes los objetos personales de la fallecida. Y por qué lo hacen ahora, cuando la venta del boceto se produjo en 2006.

Lucía Bosé se encuentra afectada por la posibilidad de ser condenada a dos años de prisión. Parece ser que su salud, que ya era delicada a sus 87 años, se ha resentido por el disgusto.

Es posible que la matriarca del clan DominguínBosé desconociera la existencia de heredero alguno y considerase que, una vez desaparecida la Tata Reme, era justo disponer de un recuerdo cuya posesión le venía a la finada por su parte; ero, como no siempre la razón moral y la legal van parejas, habrá que esperar acontecimientos.

Mientras se aclaran las cosas sigue preocupando el estado de la ex-actriz italiana. Son muchos años para soportar sin desgaste preocupaciones de esta magnitud.


OPINA EN RAMBLA LIBRE