La carrera de los Óscar



Fernando Alonso Barahona. Crítico de cine.

Los Óscar de la Academia de Hollywood indudablemente son el premio más importante de la industria del cine y el de mayor relevancia para la historia, además con gran ventaja sobre el segundo ( tal vez el Festival de Cannes ¿? ).

La historia de los Oscar se asemejaría a una especie de melodrama con odio y amor, fracasos y aciertos. Es cierto que desde 1927 hasta ahora supo reconocer el talento de nombres míticos como John Ford, Leo McCarey, Frank Capra, William Wyler, George Stevens o Gary Cooper, Spencer Tracy , James Stewart, Charlton Heston, John Wayne , Gregory Peck, Laurence Olivier , Clark Gable , Olivia de Havilland , Jennifer Jones, Elizabeth Taylor ….

Sin embargo cuando ponemos en la balanza de la historia la ausencia entre los directores premiados de hombres como Alfred Hitchcock, Cecil B de Mille (al menos ambos lograron que una de sus películas se alzara con la estatuilla a la mejor del año), King Vidor, Fritz Lang, Raoul Walsh, Howard Hawks, Anthony Mann , Nicholas Ray , Orson Welles o Chaplin …… o el olvido nada menos que de Greta Garbo, Marlene Dietrich, Kim Novak, Gene Tierney, Cary Grant, Errol Flynn, Robert Taylor o Tyrone Power, ciertamente cabe preguntarse: ¿En qué pensaban los académicos que ignoraron por completo en su época obras de arte como Centauros del desierto, Río Bravo, Vértigo, El Cid o Los sobornados .

Hay actores como Charles Laughton, Wayne, Cooper, Stewart, Cary Grant que hubieran merecido docenas de oscars pero esto parece reservado a la ínclita Meryl Streep que pese a estar muy lejana ya de su mejor gloria sigue acumulando nominaciones (acaba de alcanzar la número veinte). Desde luego una anécdota y una absoluta exageración, casi como si la Academia se hubiera abonado a la actriz, haga lo que haga, para competir en una final de Oscar.

El anuncio de los finalistas 2017 trae el habitual comentario sobre presencias y ausencias. La ciudad de las estrellas ( La la Land ) interesante musical (un pianista de jazz que se enamora al modo clásico de una actriz) acapara catorce menciones, en la línea de los clásicos Eva al desnudo, Ben Hur o Titanic. Es una historia llena de encanto, aunque el cinéfilo amante del musical, ese maravilloso género casi desaparecido, pueda preferir obras maestras como Un americano en París y Tha band wagon, de Vincent Minnelli o Cantando bajo la lluvia, de Stanley Donen y Gene Kelly.

Hasta el último hombre, de Mel Gibson logra meterse en las finales de película, actor y director. Gibson logra así su reivindicación ante la industria después de años de abandono y postergación. Su drama bélico lleno de espíritu, sacrificio y pasión es una de las mejores obras del año. Sin duda .

Comancheria, Lion, Fences …..intentarán llevarse algún premio de consolación (ahí está Denzel Washington en la última mencionada). Y no podemos olvidar grandes trabajos de actriz: Isabelle Huppert (Elle ) o Natalie Portman (Jackie) . En esta final es donde aparece la Streep con Florence Foster Jenkins, película que no he visto .

Michelle Williams y Nicole Kidman aspiran a la mejor actuación secundaria femenina por Lion y Manchester frente al mar (respectivamente).

Un veterano como Jeff Bridges podría ganar el actor de reparto por su trabajo en Comancheria. Claro que en esta nominación el año pasado Sylvester Stallone vio como le birlaban el Oscar que siempre debió ser suyo por Creed. No me acuerdo ahora del declarado vencedor .

En las candidaturas técnicas es donde podemos encontrar la presencia de grandes éxitos comerciales del año como Doctor Strange, Star Trek, más alla, o Rogue one. Una historia de Star Wars.

No he visto las nominadas a mejor película de habla no inglesa (a la que aspiraba en las previas Almodóvar con Julieta ) .

Sin duda la gran marginada y olvidada en 2017 –aparte del buen trabajo de Tom Hanks en Sully, de Clint Eastwood – es Silencio, de Martin Scorsese que solo aparece en el apartado de mejor fotografía. Es una película difícil, con numerosas aristas y desde luego discutible, pero es muy superior a casi todas las que aparecen en la relación de nominaciones .

Tras los errores en la ceremonia de los Globos de Oro con las notas políticas de un puñado de seguidores de la derrotada Hillary Clinton, la incógnita será ahora si esto se repite en los Oscar cuya audiencia es muy superior. Claro que Donald Trump está realizando una vertiginosa actividad en sus primeros días de Presidencia, está cumpliendo promesas (una rareza en políticos) a la vez que ve aumentar progresivamente su índice de popularidad (que ronda ya el 60 por ciento en tan solo cinco días).  La industria se haría un flaco favor a sí misma si se deja enfangar por el sectarismo y el pensamiento único, cada vez más distantes del sentir de la gente, es decir, de millones de hombres y mujeres que han decidido cambiar con su voto el estado de cosas.

¿Logrará La La Land, con Ryan Gosling y Emma Stone (ambos aspirantes también al premio) igualar el récord de once oscars de Ben Hur y Titanic?. No lo creo, aunque puede que le ande cerca. Pero un auténtico amante del cine y conocedor de su historia sabe perfectamente que las películas de 2017 ( o de muchos años anteriores ) están tan lejos de aquellas temporadas gloriosas : 1939, 1940, 1941, 1946, 1951, 1956 ……

Además el gran acontecimiento de 2017 (eso sí, en Navidades) será el estreno de la octava película de la serie Star Wars : El ultimo Jedi . Y es que hay películas que discurren al margen de la Academia de Hollywood. Siempre ha sido así, la pasión, la historia, el recuerdo, la fascinación …no tienen necesariamente que ligarse a los premios anuales demasiadas veces convencionales y muy inscritos en las circunstancias del momento.


1 comentario en La carrera de los Óscar

Escribe tu comentario

Tu email no será publicado