Mario Ortolá hace el ridículo


Mario Ortolá.

Josep Sansano.

El diario Información, como ya es tradición en fechas electorales, ha puesto a disposición de sus lectores una serie de entrevistas-coloquio vía chat con algunos de los candidatos a los próximos comicios.

Dentro de este formato, el pasado lunes 13 de mayo fue el turno de respuesta de Mario Ortolá, candidato de VOX por la ciudad de Alicante y que, por su interés periodístico, analizaremos centrándonos en los puntos fundamentales de su cuasi inexistente (y hasta ahora desconocido) programa, revelados a lo largo del coloquio, en el que además fue interrogado por los alicantinos sobre otros muchos temas de los que Rambla Libre ha venido informando desde hace meses y entre los que destacó la bochornosa situación que atraviesa la formación en Alicante.

La entrevista tal y como fue concedida por el Información, puede ser consultada en siguiente enlace:

https://comunidad.diarioinformacion.com/entrevista-chat/8141/politica/mario-ortola/entrevista.html

El lunes 13 a las 12 del medio día, sentado frente al ordenador desde el que se comunicaría con los lectores, se hacía la foto de rigor Mario Ortolá Martinez candidato a la alcaldía por VOX Alicante, para dar el pistoletazo de salida a su vis a vis con los alicantinos y constatar ante los más suspicaces la veracidad de quien respondía a sus preguntas al otro lado de la pantalla, para todo aquel dispuesto conocer mejor al candidato y, en el mejor de la casos, a echarse unas risas.

Ciento nueve preguntas respondería el aspirante a la alcaldía de Alicante. Ciento nueve preguntas que la ciudadanía proponía y a las que el candidato decidía si contestar y cómo contestarlas. Un formato que permitía preguntas abiertas, algunas más concretas e incluso hubo lugar a formular preguntas muy incisivas pero, desde luego, ninguna pregunta presentaba gran dificultad para ser contestada por un candidato mínimamente preparado.

Las primeras preguntas fijadas en la web y disponibles para su consulta desde hacía días eran las de calentamiento y las que permitían un mayor lucimiento, las buenas, las que uno se podía preparar. Qué haría usted en esta situación si fuese alcalde, qué haría en esta otra,…Sorprendentemente, las respuestas resultaban genéricas, sin riesgo y que igual valían para Alicante o para cualquier otra ciudad de la provincia o de España.  

Es llamativo que, pese a la posibilidad de poder preparar estas primeras cuestiones días atrás, el candidato aún tirase algún que otro balón fuera. Lucirse… lo que se dice lucirse… tampoco se lució mucho pero por lo menos puntuó, es a partir de la quinta pregunta cuando comienza el carrusel del humor, o de la vergüenza. Todo dependerá de las ganas con las que el lector se enfrente a la entrevista.

Alicante y Modelo de Ciudad

La parte más importante de cualquier intervención para un candidato municipal es aquella que expone sus planes futuros para la  ciudad, pues es donde radica el magro de su programa, se aprecia mejor la calidad y seriedad de sus propuestas y el que mayor interés despierta en el votante, por tanto donde más votos se hallan en juego.  En este caso no es una excepción. De las 109 preguntas formuladas, más de una cuarta parte giran en torno a este tema. Los alicantinos preguntaron al candidato de forma directa y pormenorizada por su propuesta de modelo de ciudad, que inexplicablemente vox ha mantenido como uno de los mayores secretos de la campaña.

Ortolá destacó tres ejes fundamentales, asistencia social, seguridad y limpieza, al responder literalmente que su modelo de ciudad es “la falta de atención a las personas en situación desfavorable (ancianos. dependientes y cuidadores, niños con discapacidad) que son continuamente abandonadas por la administración local; plan de lucha real y efectiva contra la okupación ilegal de viviendas y el tráfico de drogas y, por último, mejorar el estado de la ciudad en lo que respecta a limpieza.”

Es difícil responder peor a una pregunta tan predecible y básica. En primer lugar denota que no existe un verdadero programa municipal de VOX, ni una formación mínima en sus cuadros. De ser así sabrían que un modelo de ciudad no se basa en medidas concretas sobre el funcionamiento de los servicios municipales, sino en un plan general de corte económico hacia el que se orientan todos los recursos y departamentos de la ciudad (desde las concejalías hasta la sociedad civil y empresarial) para favorecer su crecimiento en una determinada dirección. Así como Málaga es la ciudad de los museos, Madrid de los negocios o Mallorca o Marbella del turismo de lujo, alicante no puede ser la ciudad de la no okupación, o de las calles limpias porque no entrañan un plan de crecimiento económico o a futuro de ningún tipo sino tan solo unas medidas que en muchos casos, solo pasan por aplicar la ley o mejorar algún servicio que ya existe.

Esta falta de modelo de ciudad, queda clara cuando Ortolá responde a la misma pregunta, formulada de forma más sintética y precisa por otro alicantino que le cuestiona sobre como

atraer inversiones a la ciudad. El candidato, ni corto ni perezoso, responde con una obviedad casi absurda: Haciendo de Alicante una ciudad apetecible durante todo el año. Para echarse a llorar.

De las 3 medidas estrella propuestas por el candidato, en ninguna explica de qué forma concreta serán llevadas a término, más allá de vaguedades como aumentar personal y medios, más controles, o dotar a la policía de pistolas eléctricas. En ningún momento se explica cómo se va a mejorar la limpieza de la ciudad, más allá de estudiar en contrato, para que fingir que se sabe de leyes, y solo asegura que tomará las medidas oportunas. Da la sensación de que precisamente era por esas medidas oportunas por las que los lectores preguntaban, pero vaya usted a saber…porque con esa respuesta da por contestados a los numerosos ciudadanos que le cuestionan por lo mismo.

Ortolá tampoco parece conocer el programa de VOX, o entender en que partido milita, porque sus otras medidas, pese a no ser concretadas en ningún caso y sonar en todo momento a improvisación, solo pueden entenderse con una radical subida de impuestos y un considerable aumento del gasto público, siendo enmarcadas en la socialdemocracia más pura y quedando totalmente desubicadas en un partido que se dice liberal en lo económico.

A preguntas como Ikea, el parque central, la situación de los PAU I y II, o los servicios a barrios, todas las preguntas obtienen la misma respuesta vaga y poco meditada “habrá que estudiarlo”, o simplemente, la decepcionante consigna de turno “macro centro no, tienda sí, o todos los barrios tiene los mismo derechos”. Como colofón del despropósito, la propuesta de un eje con la zona de L’alacantí confundiendo su candidatura a la alcaldía con la de su mujer Ana Vega por la provincia porque, como dice el refrán, los que duermen en el mismos colchón….

No está claro si el candidato lo hace por maldad o ignorancia supina, pero Ortolá no desperdicia la ocasión para acusar a los medios de tergiversar sus comentarios, sin embargo es patente en todo momento que no se trata de un problema de formato, pues permitía fácilmente responder sin filtros a todas las preguntas, sino de un candidato, que carecía de ninguna medianamente trabajada.

Políticas Sociales

La cuestión social, como hemos visto, ocupa no solo una importante porción del escueto programa (por decir algo), de VOX para Alicante sino una gran cantidad de preguntas de los lectores del información. 

La gran mayoría se refieren a la posición del partido verde sobre cuestiones clásicas de suprograma, como la homosexualidad y el día del orgullo gay, que su número dos Pepe Bonet parecía respaldar no hace tanto, o el uso del valenciano. Para variar, la ambigüedad y las respuestas memorizadas conforme a sus consignas son de nuevo la tónica general.

Sin ir más lejos, cuando es interrogado sobre la posibilidad de que en su condición de concejal pudiera oficial un matrimonio entre parejas del mismo sexo, es decir, un matrimonio civil, de forma astuta o muy cobarde, habla de unión civil, que no es en ningún caso un matrimonio, esquivando la polémica de una respuesta clara y directa. Del mismo modo responde al ser preguntado por el valenciano, esquivando las polémicas y donde lo más destacable es que al igual que Aznar, admite que lo hablaba en la intimidad con su padre.

Completa sus ambiguas propuestas con la idea de adaptar las macletás a los autistas, aunque tampoco dice cómo, o cerrar la consejería de medio ambiente tras una auditoría. 

Donde Ortolá si es concreto es en lo referente a la cultura, donde el candidato propone poner en marcha de nuevo la Ciudad de la Luz. El señor Ortolá no parece cuestionarse en ningún caso por qué se cerraría el ruinoso proyecto y lo plantea como un plan sin fisuras. Según VOX, el ayuntamiento tiene que poner a Alicante en la mira de la cultura, porque es algo que no está debiendo de hacer ya, pese a que Alicante es una de las que más servicios culturales ofrece. Una vez más la pregunta que surge en la mente del lector ¿Quién paga la fiesta?

Preguntado por cuestiones más espinosas, como su postura con respecto a la conocida polémica suscitada a nivel nacional por su mujer Ana Vega, y su negativa a que una mujer violada pueda abortar, una vez más prefiere evitar responder y aprovecha la oportunidad para atacar a la prensa por malinterpretar sus palabras, desperdiciando la posibilidad de matizarlas y ampliarlas por si mismo.

Pactos

Ante la falta de liderazgo de Vox en Alicante, los sucesivos escándalos de la formación en toda España, capitaneados desde la provincia y el tremendo pinchazo en las generales, parece que VOX va a ser poco relevante a la hora de formar gobierno porque, a este paso, Mario Ortolá se queda fuera de todo y con razón, sin embargo, preguntado por los lectores sobre este extremo la tónica se mantiene.

Extrapolando los resultados de las generales, parece claro que en caso de existir un pacto de derechas, este pivotaría en el PP o Cs. Preguntado sobre su apoyo a estas formaciones la respuesta de Ortolá resulta desconcertante. Una de las reglas de protocolo en Internet dicta que la ironía y el humor, si no se acompañan de iconos que lo expliciten, pueden llegar a

confundirse con comentarios totalmente serios. Parece que este es un claro ejemplo de una de esas confusiones, puesto que el candidato de VOX afirma con aparente seriedad, que su prioridad es “gobernar en Alicante, con o sin apoyos puesto que tenemos el mejor programa y al mejor equipo humano. Si no fuese posible, elegiremos qué medidas exigimos por el bien de los alicantinos. No valoro otro escenario hasta el día 26 por la noche“. No queda claro, por lo menos aquí, si es un optimista patológico o no se entera de nada.

Dejadas estas perlas de humor, que se agradecen en un candidato, cuando es preguntado sobre prestar su apoyo a un PP corrupto la respuesta es ambigua. Asegura que estaría dispuesto a un pacto a la andaluza, pero que retirarían dicho respaldo ante el más mínimo

atisbo de corrupción. Quizá se refiere a que a un PP corrupto no pero a un PP andaluz sí, porque allí el PP tiene un color especial y Barcenas nunca puso un pié en tierras del sur. Lo que si puntualiza es la nota que le pone al actual alcalde Luis  Barcala en su gestión es “un punto más que a Echévarri”, porque “hay barrios que no han notado la diferencia”. No influye en la valoración que Ortolá se derritiese frente a Barcala o que este llevase un año al frente de la alcaldía y ya se hayan mantenido presuntos acuerdos de tapadillo, como adelantó este diario, aquí la ambigüedad cotiza al alza.

Preguntado por un pacto con Cs la contestación debió dejar ojiplático a más de uno: Nuestras primeras exigencias serán el cierre de concejalías y áreas ideológicas (Igualdad y Memoria Histórica, por ser chiringuitos en una materia que no compete al Ayuntamiento), revisión de las subvenciones y mantenimiento únicamente de aquellas que beneficien a personas en una situación difícil y un plan contra la okupación ilegal, el tráfico de drogas y los robos con violencia.

Solo cabe achacar semejante respuesta a un grave problema de comprensión lectora del señor Ortolá o a que una ventana abierta traspapeló alguna de las respuestas que debía traer preparadas de casa.

Nepotismo

Al ser cuestionado sobre la vinculación con otros cargos de la formación Ortolá es claro y se ciñe a los estatutos votados a favor por más del 94%. No le importa reconocer   abiertamente que en VOX habían mejores candidatos pero él fue elegido para liderar el proyecto. Es decir, no era cuestión de hacer lo mejor para Alicante sino para hacer lo mejor para Mario, eso nos ha quedado más que claro. No fue la única ocasión en la que tuvo que usar el comodín de los estatutos, hubieron más, porque la gente seguía teniendo interés, viendo que propuestas de ciudad no había, en qué hacía ahí exactamente. No le tembló el pulso cuando tuvo que hacer la afirmación: Léase los estatutos de VOX y verá que deja nulo margen al nepotismo. Esta respuesta, que insulta la inteligencia, le habrá hecho plantearse al votante dejar nulo margen a su candidatura el esta ciudad.

El chat termina abruptamente y a menos de 5 preguntas por contestar, cuando un avezado lector saca a relucir las conexiones que este medio ha subrayado a lo largo de varios artículos entre VOX y El yunque.

A lo largo de la entrevista, Vox deja claro cuál es su modelo municipal: candidatos prefabricados, vacios de contenido más allá de sus consignas enlatadas e incapaces de salirse del guión trazado por los popes del partido. Ignorantes de lo más básico de los municipios por los que se presentan, si tienen la suerte de ser oriundos de estos. Momentos tan sonrojantes como la respuesta del señor Ortolá al ser preguntado por los colores de la bandera de Alicante: “de lo que no se es de esteladas” lo deja claro, nos quieren colar que es un alicantino de pura cepa pero no pasa la prueba del algodón. Es inevitable que a uno le vengan a la mente aquellas palabras de Abascal en el Club Siglo XXI, cuando fue incapaz de contestar preguntas sobre su partido: pues Viva España, porque eso no puede quedar sin respuesta, pero lo otro sí va a quedar sin respuesta. Creo que no es responsable que yo aventure una contestación sobre algo en lo que no he pensado más de cinco minutos

VOX Alicante es sin duda el protagonista absoluto de las preguntas de los lectores, es VOX Alicante y su desastrosa gestión, la falta de ideas y el reconocimiento de que había mejores candidatos que él. La indignación se ha hecho evidente a lo larga de decenas de preguntas que, si bien han sido evitadas, han retratado la percepción de la nepótica formación por los votantes y la grave crisis que asola Alicante. Ante la extensión y el calado de este último punto de la entrevista lo abordaremos en profundidad en próximas entregas.