Tiempo de incertidumbre: Así dirigió la CIA el final del franquismo y la Transición


La historia nunca está totalmente escrita. Como ciencia humana y social en constante investigación, nos descubre continuamente nuevos testimonios y documentos para reinterpretar nuestro conocimiento del pasado, como experiencia, posibilidad y expectativa. Y la editorial Letras Inquietas acaba de sacar a la luz una información desconocida en España, sobre la información y la posición de la todopoderosa CIA norteamericana ante el final del franquismo y el comienzo de la Transición. Información y posición contenidas en este libro, Tiempo de incertidumbre: El final del franquismo y la transición según la CIA estadounidense, que nos puede ayudar a comprender mejor esos años tan cruciales de nuestra historia contemporánea (siendo la fuente un “memorándum confidencial de inteligencia” de 1975, desclasificado en 2003)

“Otra transición fue posible”. El profesor y doctor en filosofía Carlos X. Blanco, uno de los ensayistas más destacados de universo hispano, lo deja bien claro. A la luz de los datos y posiciones desveladas en estos documentos y de su análisis profundo, llega a la conclusión en su estudio introductorio de cómo el imperio estadounidense, que “ha regido los destinos” del mundo desde mediados del siglo XX “con la creación de golpes de Estado, cambios de régimen, muertes “accidentales” de líderes y, más modernamente, impulso a las llamadas revoluciones de colores” tenía un plan concreto para España.

De manera brillante, el profesor Blanco expone las claves de este plan: sumar al país a su eje euroatlántico plenamente, tras años de colaboración escondida con el régimen franquista como freno al comunismo y de final reconocimiento diplomático en el escenario de la Guerra Fría. Y lo hace desde un recorrido historiográfico, conciso y directo, sobre la esencia del régimen franquista nacido tras la Guerra Civil, mostrando su origen, devenir y sus posibilidades futuras; pero especialmente subrayando las debilidades del régimen en su transformación interna, al nunca desarrollar el concepto de “democracia orgánica” y al no superar la vinculación del mismo a la personificación del poder en el “Caudillo”.

“Francisco Franco se está muriendo. Mientras los médicos dentro y fuera de España no se ponen de acuerdo sobre cuándo desaparecerá el Caudillo de la vida pública”. Así comienza el Informe, que recorre ese momento central de nuestra historia reciente, especialmente con el proyecto de Ley de asociaciones de fondo que, aparentemente, quiso ser la llave para la supervivencia transformada del régimen. Supervivencia, en el plan norteamericano, que partía de una Transición controlada, con la inminente muerte de ese viejo “militar autoritario” y anticomunista en el horizonte, desde el vigente “autoritarismo cerrado” hacia uno más plural, ante el vacío de poder en España por la debilidad manifiesta del Movimiento nacional en su implantación social y por la escasa capacidad representativa de la izquierda opositora (a excepción de Comisiones Obreras).

NO TE LO PIERDAS:   Rescatadas 17 víctimas de trata y explotación sexual y detenidos 16 integrantes de un grupo de proxenetas

Carlos Arias Navarro, presidente del Gobierno, aparecía como el hombre al que apoyar para liderar la evolución en primera instancia, por el miedo evidente al ascenso de fuerzas de extrema derecha o de extrema izquierda que echaran por tierra dicho plan, especialmente en una situación convulsa de crisis política, económica y social que afectaba a España y a medio mundo (recordemos la crisis del petróleo de esos años),y  que preocupaba sobremanera a la CIA dentro de su estrategia de acabar con las “excepciones” dictatoriales y conservadoras en Portugal, Grecia y España.

La sociedad española se había transformado, pero su poder político. Y lo sabía perfectamente la CIA:  “en los últimos veinte años, España ha cambiado y los recuerdos de los horrores de la Guerra Civil se han atenuado. Debido a un auge industrial en los años sesenta y los cambios asociados en los patrones demográficos, de alfabetización y consumo, España está ahora en camino de convertirse en una nación moderna”. Por ello, para los norteamericanos era necesario impulsar a la aún débil elite liberal y europeísta, surgida al calor de las políticas desarrollistas (tecnocráticas y ligadas a intereses comerciales), ya que apreciaban que tanto la Iglesia como el ejército, dos de los grandes pilares del régimen, se encontraban profundamente desideologizados y cumplirían con su papel de orden en este proceso de Transición.

“Cuanto más tiempo viva Franco –renuncie formalmente al poder o no- menos probable y obvio será el resultado de la transición”, rezaba el informe. Pero todo se precipitó, y muy rápidamente. La Transición, dirigida por el eje euroatlántico, se aceleraba finalmente con el asesinato de Carrero Blanco y la muerte de Francisco Franco el 20 de noviembre de 1975. España aprobaba la Ley de reforma política en 1976, se convocaban elecciones pluripartidistas al año siguiente, y se aprobaba una nueva Constitución que implantaba en el país la Monarquía parlamentaria en 1978. Bajo los posteriores gobiernos socialistas de Felipe González, España entraba en la OTAN (1982) y en la Comunidad europea (1986), y pese al fracasado y polémico Golpe del 23F (en 1981), el país parecía culminar su Transición.

NO TE LO PIERDAS:   Ramiro Grau Morancho denuncia la laboralización de las administraciones públicas

Pero de aquellos barros vienen estos lodos, reza la sabiduría popular. Y los encontramos en los debates, en pleno siglo XXI, sobre España como posible “Estado fallido”; un país moderno y desarrollado, plural y abierto, pero con ciertas debilidades presentes, que parecen nacer de los fallos de dicha Transición, como apunta el profesor Blanco y recoge en muchos aspectos la CIA: la desunión territorial, el terrorismo etarra y sus implicaciones políticas, la pérdida de soberanía, la sumisión euroatlántica, la desindustrialización creciente, el aumento de las desigualdades socioeconómicas, la deslegitimación monárquica, la corrupción política, la crisis demográfica…

Un libro fundamental para conocer un “tiempo de incertidumbre” tan cercano a nosotros y aprender de sus lecciones, desde las posibilidades de “otra Transición” quizás pendiente, y los retos de una nación que debiera reconstruirse como España soberana en plena era de la globalización.

CIA y Carlos X. Blanco: Tiempo de incertidumbre: El final del franquismo y la transición segun la CIA estadounidense. Letras Inquietas (Noviembre de 2020)

CLICKA AQUÍ PARA COMPRAR EN AMAZON

Sergio Fernández Riquelme es doctor en Historia, profesor de la Universidad de Murcia y ensayista.