Melbourne: Un afgano atropella a decenas de personas y dicen que ¡no es un atentado!



Heridos en el atentado. /Foto: lavanguardia.com.

Virginia Montes.

La mentira domina el mundo. Desde luego, domina Australia. Un afgano nacionalizado australiano, de religión musulmana, atropella a decenas de personas y la policía informa de que “no hay evidencia” de que el atropello “deliberado” sea un atentado terrorista, porque el criminal tiene historial de enfermedades mentales y problemas con las drogas y fue detenido en 2010 por hurtos. ¿A quién quieren engañar a estas alturas?

Un segundo varón, de 24 años, fue arrestado mientras grababa el suceso y en su mochila portaba varios cuchillos, aunque las autoridades “ahora creen que no tiene conexión con el incidente y está ayudando con la investigación”.

”En este momento no tenemos evidencias o información de inteligencia que indique que existe una conexión con el terrorismo”, declaró Shane Patton, comisionado en funciones de la Policía del estado de Victoria -couya capital es Melbourne-, en rueda de prensa. No obstante, las autoridades siguen trabajando con el comando antiterrorista para asegurarse de que este episodio no suponga una amenaza para la seguridad.

Previamente, un portavoz oficial señaló que el atropello, que se produjo en la concurrida intersección de las calles Flinders y Elizabeth Street, fue “deliberado”. Unas 19 personas resultaron heridas, entre ellas cuatro de gravedad, explicó en la rueda de prensa el jefe del Ejecutivo de Victoria, Daniel Andrews, quien calificó el acto de “diabólico” y “cobarde”.

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, dijo en la red social Twitter que las autoridades federales y estatales “trabajan juntas para asegurar la escena e investigar este incidente espeluznante”. ”Nuestros pensamientos y plegarias para las víctimas y los trabajadores de emergencia y salud que los atienden”, añadió.

Según los testigos, citados por la cadena local ABC, el vehículo viajaba a “gran velocidad impactando con las personas”. ”En lugar de frenar en el semáforo (rojo), el vehículo continuó (…) todo sucedió en unos diez segundos”, apuntó una mujer que presenció el atropello.


OPINA EN RAMBLA LIBRE