Ciudadanos: el partido fantasma



Inés Arrimadas. /Foto: lavanguardia.com.

Miguel Sempere

La prensa adicta no se ha medido en la acción del verbo: ‘Inés Arrimadas arrasa en las primarias”. Sin embargo, los datos resultan ridículos y hablan clamorosamente de un partido desintegrado, casi fantasma.

En su feudo catalán, en su origen como partido, la candidatura de Inés Arrimadas ganó a la búlgara con el 96% de los votos, pero eso en términos absolutos se traduce en 792 votos de los 825 votantes. Ciudadanos prácticamente no existe y se está desintegrando.

Según las cifras oficiales, Ciudadanos –la cuarta fuerza parlamentaria nacional- tiene en toda Cataluña 2.350 militantes; un cifra asombrosamente escuálida. Además, en los últimos tres meses ha perdido en esa misma región 1.227 afiliados.

Ciudadanos no solo pierde los pocos militantes que tiene, también hay desbandada en los cargos públicos. En la comarca de L’Alacantí, en donde obtuvo 18 concejales, lo que le dio a Ciudadanos el único diputado provincial, actualmente solo quedan 12 integrados en la formación naranja: uno de cada tres ha pasado a ser no adscrito, a lo que hay que añadir al diputado provincial.

Los concejales que han abandonado, en toda España, la disciplina y la militancia en Ciudadanos superan los 250.

Ciudadanos es una marca no un partido. Las primarias de Inés Arrimadas son una ficción y un engaño. En Ciudadanos no hay participación, ni tan siquiera funciona con el criterio de representatividad, sino de delegación, como el SNAP de Adolf Hitler con sus gauletiers. Los delegados territoriales son designados por la cúpula, no elegidos por una base cada vez más escuálida.

Sin embargo, Ciudadanos sube en las encuestas del CIS. O bien porque en la política española impera cada vez más la imagen y Albert Rivera sigue siendo un niño mimado por las televisiones o bien porque, como se ufana un fontanero de Moncloa, “hay que tener contentos a los de Ciudadanos como aliados y que se valora su responsabilidad, más ahora que Pedro Sánchez va a volver a tentarlos”.

 


7 comentarios en Ciudadanos: el partido fantasma

  1. Un partido nuevo recibe sus afiliados de otros partidos, muchos por despecho. Es normal y sano que algunos regresen a sus origenes y se crezca desde un conocimiento de la ideología propia, que sepan que C’s no es corriente de nadie, que son un partido liberal progresista homologado con otros que gobiernan en Europa. Ahora es cuando está creciendo en intención de voto consciente con gente que sabe lo que vota.

  2. Yo creo que CIUDADANOS en las próximas elecciones no va a conseguir ni el 50% de los votos que obtuvo en las últimas…
    Cada día está más claro que es el partido del IBEX 35 y de LA CAIXA para “ayudar” al PP.
    En ese sentido, podríamos decir, y con razón, QUE ES LA MARCA BLANCA DEL PP.

  3. Doña Inés quien te ha visto y quien te ve desde tus debates con el fraile franciscano Carlos Fuentes donde iba tmabien Lopez Dieguez en Queremos Opinar hasta hoy deberías repasarlos.

  4. Nunca me fie de “Albertito”, cuando aquella discusión de hace años con Enrique De Diego en un debate de “El gato…”,Fue en los buenos tiempos del canal Intereconomía TV. El personaje, que asistía regularmente a esa tertulia, trataba de censurar a De Diego, cuando éste intentó hablar sobre inmigración musulmana. “El Albert” le cortaba la palabra de muy malos modos con “de ese tema NO SE HABLA”. Jiménez “el moderador” cortó la disputa, con el socorrido recurso de “ir a publicidad”. A la vuelta, de ese tema no se siguió hablando.
    Yo no creo, que “Ciudadanos sea la “marca blanca” del PP. El PP no tiene marcas blancas. Tuvo a UPN navarro una vez, para “alfombrar” el camino a los unionistas con el país vasco de Herri Batusuna y PNV, que su política habitual en las taifas. Favorecer al secesionismo y preparles el camino. Asó ocurre en Galicia, ocurrió en Valencia y Baleares.
    “Ciudadanos” Es la careta “españolista” de la gran burquesía de Barcelona, que quiere quedarse con toda la economía espeñola, la impunidad y el dinero (el cupo). Por ahí transita Albert Rivera. Son sus objetivos. Ya ofrece pactos de “reforma constitucional” a los secesionistas, y hablan abiertamente de alianzas con “Podemos”.

  5. Partido fantasma o partido de fantasmas, porque verles se les ve, pero dicen cada bobada. Por cierto, ¿no tienen mujeres un poco entradas en carne?, porque todas las que aparecen en los medios, 90, 60, 90. Puro marketing.

  6. Soy de la opinion de que debemos sedñalar todos y cada uno de los eslabones que unen a Ciudadanos con el gran capital español. Debemos señalar que A RIvera participó en las deliberaciones del Club Bildelberg de mano de Ana Patricia Botin. Que Ciudadanos es un partido liberal, es decir, partidario acérrimo de la libre empresa y contrario a la administracion pública de los servicios públicos.

Escribe tu comentario

Tu email no será publicado