Ciudadanos: el partido fantasma



Inés Arrimadas. /Foto: lavanguardia.com.

Miguel Sempere

La prensa adicta no se ha medido en la acción del verbo: ‘Inés Arrimadas arrasa en las primarias”. Sin embargo, los datos resultan ridículos y hablan clamorosamente de un partido desintegrado, casi fantasma.

En su feudo catalán, en su origen como partido, la candidatura de Inés Arrimadas ganó a la búlgara con el 96% de los votos, pero eso en términos absolutos se traduce en 792 votos de los 825 votantes. Ciudadanos prácticamente no existe y se está desintegrando.

Según las cifras oficiales, Ciudadanos –la cuarta fuerza parlamentaria nacional- tiene en toda Cataluña 2.350 militantes; un cifra asombrosamente escuálida. Además, en los últimos tres meses ha perdido en esa misma región 1.227 afiliados.

Ciudadanos no solo pierde los pocos militantes que tiene, también hay desbandada en los cargos públicos. En la comarca de L’Alacantí, en donde obtuvo 18 concejales, lo que le dio a Ciudadanos el único diputado provincial, actualmente solo quedan 12 integrados en la formación naranja: uno de cada tres ha pasado a ser no adscrito, a lo que hay que añadir al diputado provincial.

Los concejales que han abandonado, en toda España, la disciplina y la militancia en Ciudadanos superan los 250.

Ciudadanos es una marca no un partido. Las primarias de Inés Arrimadas son una ficción y un engaño. En Ciudadanos no hay participación, ni tan siquiera funciona con el criterio de representatividad, sino de delegación, como el SNAP de Adolf Hitler con sus gauletiers. Los delegados territoriales son designados por la cúpula, no elegidos por una base cada vez más escuálida.

Sin embargo, Ciudadanos sube en las encuestas del CIS. O bien porque en la política española impera cada vez más la imagen y Albert Rivera sigue siendo un niño mimado por las televisiones o bien porque, como se ufana un fontanero de Moncloa, “hay que tener contentos a los de Ciudadanos como aliados y que se valora su responsabilidad, más ahora que Pedro Sánchez va a volver a tentarlos”.

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE