Geoestrategia demográfica: La diversidad tramposa y destructiva



Enrique de Diego

Gilles Kepel, uno de los más reputados especialistas franceses en islamismo, ha vaticinado guerras civiles en Europa con integristas de segunda y tercera generación.

El islamismo ha sido primado e incentivado en nombre de la diversidad. Nada más falso: el islamismo es por completo refractario a la diversidad, abomina de ella. En nombre de la trampa de la diversidad, el Ministerio de Justicia español financia a un cúmulo de sociedades islámicas, financia el humus en donde crece el integrismo.

El Corán resume todo su pensamiento respecto a los no musulmanes en “conviértete o muere”, o se asesinado. Es todo lo contrario a la diversidad. ¿Cómo ha podido llegarse a tal nivel de manipulación para hacer creer que comunidades yuxtapuestas representan algo diverso y no exclusas llamadas a enfrentarse?

La demografía islámica ha sido y es subvencionada. La mejora de la natalidad francesa mediante ayudas indiscriminadas no era otra cosa que un incremento de la población bereber argelina islámica. Los turcos que viven en Alemania son turcos que votan a Erdogan. La policía sueca busca entre suecos autóctonos al incendiario de la mayor mezquita chíi de Estocolmo, pero no perdería el tiempo si buscara entre los suníes.

Un cristiano irakí que ha conseguido trasladar a su familia a Lyon se mantiene silente durante todo el reportaje, hasta que el periodista le pregunta que qué le parece su nueva vida: “es todo igual”. Sorpresa. ¿No ha mejorado su vida, no se siente más libre?. “Es todo igual: velos y barbudos”. Hete aquí que Lyon recuerda a Irak. Y eso es cierto. Como París es cada día más argelina y subsahariana.

Nunca hasta estos tiempos, nadie se había dejado invadir financiando al invasor, sosteniendo económicamente su demografía, manteniéndolo en barrios autoexcluidos con dinero del contribuyente, nadie había regalado el terreno para sus mezquitas, ni pagado el mantenimiento de sus imames. Todo se ha hecho en nombre de una diversidad tramposa y destructiva.

 


1 comentario en Geoestrategia demográfica: La diversidad tramposa y destructiva

  1. Un ejemplo de lo tramposo que es todo este asunto es que una vez pedi una vivienda publica en la comunidad de madrid y despues de estar mas de diez años esperando al final ni me contestaron, en cambio esta gente que llega de paises extraños, de forma milagrosa pronto tiene donde vivir, apenas se sabe como, se supone que tendran para ellos otra vara de medir, o los concursos para dar vivienda a la gente estaran amañados

Escribe tu comentario

Tu email no será publicado