Ridículo total: Los afganos expulsados de Alemania invaden Francia



París es una fiesta para los afganos.

Virginia Montes

Han venido para quedarse viviendo del contribuyente. Deambulan por la Europa de Ángela Merkel y Emmanuel Macron. Desde hace algunos meses se ha detectado un flujo migratorio desde a Alemania a Francia, se trata de afganos cuya demanda de asilo en Alemania ha sido rechazada y que llegan a Francia: expulsados que han devenido en emigrantes nómadas.

El martes en París, algo más de 1.600 emigrantes que acampaban cerca de la Chapelle fueron evacuados de sus tiendas insalubres. Entre ello, sudaneses, eritreos, pero sobre sobre afganos provenientes del Norte de Europa. “Hay muchos expulsados de Alemania que vienen a Francia”, explica la ministra de Vivienda, Emmanuelle Cosse.

El grueso de los llegados desde Alemania ha venido en las últimas semanas”, asegura Valérie Le Boa, de la onegé Utopía 56. Alí es uno de los recién llegados: “todos los afganos que veis vienen de tres países: Alemania, Suecia y Noruega”, explica el emigrante, él mismo llegado hace veinte meses desde Munich.

Alemania, que ha recibido 130.000 demandas de asilo de afganos el año último, acordó rechazar el estatuto de refugiado al menos al 50% de ellos; en Francia, poco más de 6.000 demandantes afganos han sido registrados en el Oficina francesa de protección de refugiados y apátridas (Ofpra) con una tasa de aceptación de poco más del 80%.

Expulsar de Alemania para ir a Francia muestra la absoluta falta de una política migratoria europea y la falla esencial de buenismo impuesto desde Bruselas. Macron tiene un problema y no está capacitado ni tiene programa para resolverlo.

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE