El teatrillo de El Toro TV


José Javier Esparza con Julio Ariza.

Luis Bru.

No se atreven a usar su nombre y piden dinero para “Intereconomía”, que ha muerto, pero no para El Toro TV. Engaño. Mala señal. Veamos a algunos de los autores. José Javier Esparza midió sus primeras armas literarias en la revista Hespérides, una revista neonazi que divulgaba en España la Nueva Derecha. Pecados de juventud. Abandonó un tiempo “Intereconomía” porque no le pagaba Julio Ariza, que es lo que mejor sabe hacer, lo borda sin que se le mueva un pelo blanco del cabello. Según fuentes generalmente bien informadas, tuvo que vender parte sustancial de su herencia no para pagar el impuesto de sucesiones sino para poder comer. Luego, coincidiendo con su retorno, que se necesita valor para ir a dar con tus huesos a quien no te ha pagado, Julio Ariza, rompió su matrimonio con cinco hijos, seguramente por los sufrimientos padecidos. ¡Menudo papelón para defender los valores cristianos en la línea de Vox!

En un momento se le escapa a Julio Ariza que el dinero no es para pagar “a Horcajo”. ¡Cuántas veces ha llamado a todas las puertas! ¡Cuántas veces ha buscado trabajo Xavier Horcajo para abandonar “Intereconomía” porque no le pagaban! ¡Cuántas veces ha buscado un hombro amigo para llorar! Menudo teatrillo se llevan la para algunos deficiente televisión cuya empresa tiene su sede en Torre Pacheco, Murcia. Un caso similar al de Eduardo García Serrano, que tras abandonar “Intereconomía” por los malditos pagos ha vuelto para hacer un informativo esotérico de febrero a julio ¡de 1936!

La figura estelar de la petición mendicante es Julio Ariza, del que se recuerda su promesa de jugarse el patrimnio antes de dejar de pagar a los trabajadores, reto a Jaume Roures para que sugrafara a los suyos de Público. O el épico momento en que se subió en una mesa para que le viera toda la redacción y dijo que le leyeran en los labios que no iba a haber un ERE. Y hubo varios. Vaya teatro. El mismo teatrillo que se traen en El Toro TV, con sede en Torre Pacheco, Murcia.

Mi consejo: Ni un euro para este cambalache de Julio Ariza. Que ponga su patrimonio.