“Gonzo”, fracaso seguro


Luis Bru.

Jordi Évole va a ser sustituido por Fernando González GonzálezGonzo” al frente de “Salvados”. No podía pensarse en una opción peor y puede darse por seguro el más completo de los fracasos. Aunque se informó de que Évole prepara un nuevo programa, el hecho de que el comunicador informara en su último programa de que padece cataplexia, una extraña enfermedad incurable, que se caracteriza por la pérdida súbita de tono muscular a causas de ataques de risa, pánico o estress, hace pensar que su relevo se debe a problemas de salud.

Jordi Évole es un progre de peluche, amable y delicuescente, que parece escandalizarse del mal del mundo provocado por sus mismas ideas pero de las que nunca abjura. Parece distanciado para dar la falsa impresión de objetividad. Blanquea a tiranos como Maduro con una entrañable inocencia. Su fama empezó haciendo el papel de “follonero” en el programa de Andreu Buenafuente, aunque nadie menos follonero que Évole.

El sustituto es “Gonzo”, colaborador del Intermedio, un progre agresivo e hiriente, que, aunque es sumiso a todos los tópicos de la secta progre, está en las antípodas de Évole. No le pega ni con cola el título de “Salvados”, más bien le iría un programa titulado “Hundidos” o “Perdidos”. Poner a “Gonzo” al frente de Salvados es como poner a Dani Mateo a hacer un programa de historia de España. El fracaso está asegurado.