Relegar al gallinero a la examante Tania Sánchez, eso sí es machismo



Tania Sánchez. /Foto: madackismoundunderground.com.

Yolanda Cabezuelo Arenas.

Causa pitorreo generalizado en las redes la estúpida utilización del lenguaje por parte de Irene Montero, según ella para “dar visibilidad a las mujeres“: “portavoza“, ¿qué les parece? Más ridículo aún que el célebre “miembros y miembras“, puesto que la palabra “voz” ya de por sí es femenina, y “portar“, siendo verbo, carece de género alguno.

No contenta con una metedura de pata de estas características lingüísticas, Montero se permite recomendar a la Real Academia de la Lengua que se adapte a los tiempos; cosa que ha venido a estimular el ingenio chistoso de los españoles en las redes sociales, donde han vestido de limpio a la podemita.

No es el primer caso de un absurdo planteamiento reivindicativo del lenguaje, que degenera en el pitorreo nacional. Con tonterías de este tipo pierden credibilidad como políticos, e incluso como personas inteligentes.

Cabría plantearle a Irene Montero si existe alguna posibilidad de “dar visibilidad” a Tania Sánchez, que sigue oculta por la columna del Congreso. Relegar al gallinero a una ex-amante es una actitud mucho más machista de lo que pueda ser nunca una palabra.


OPINA EN RAMBLA LIBRE