Hacia la censura LGTBI y la extinción de los heterosexuales



Boda de homosexuales. /Foto: eldictamen.mx.

Redacción.

Una amable lectora, S. A., remite un correo electrónico que por su enorme interés, reproducimos íntegramente. Nos pide que tratemos la cuestión con amenidad, como es habitual, pero nada más ameno e ilustrativo que su texto, en el que describe el fin de la democracia y la imposición de la censura ideológica a manos de partidos de izquierdas y del colectivo LGTBI:
Enhorabuena por la entrevista con César Vidal, en mi opinión, es una de las mejores que ha hecho. Fue un placer escucharlos a los dos.
En relación con la ideología de género, le escribo sobre la proposición de ley contra la discriminación y de igualdad social de los LGTBI. Aquí puede ver el texto completo
Va de la mano con la nueva ley de memoria histórica, esta entró en el Congreso en diciembre de 2017, presentada por el grupo socialista;  la otra en mayo del mismo año, por el de Podemos.
Esta de los LGTBI, que para abreviar llamaré de género, porque su título es larguísimo (cuatro renglones en el boletín de las Cortes), es para implantar la ideología de género en todas las políticas, en todas las administraciones y en toda la sociedad. Se ve que tienen prisa. Como la otra, viene con fuertes sanciones para quienes la desobedezcan o critiquen, no solo multas, sino prohibiciones de recibir ayudas públicas o contratar con la Administración, suspensión de licencias y actividades, cierre de establecimientos con decomiso, destrucción, borrado o inutilización de libros, archivos, documentos, artículos…
No solo eso, sino que también habla de la memoria histórica del colectivo LGTBI. Esto abre la puerta para que en el futuro dicten otra ley de lo mismo, pero para los gays, lesbianas, transexuales, etc. Quién sabe, si consiguen aprobar éstas, dentro de unos años, no muchos, harán un código de memoria para imponer una determinada visión de la historia que no se detendrá en el siglo XX ni en los republicanos y los LGTBIs, sino que irá mucho más atrás; afectará a toda la de España, probablemente, a la universal, y a toda clase de colectivos “históricamente marginados”: gitanos, moriscos, vaqueros de alzada, agotes…
En síntesis, lo que traerá la ley LGTBI si llega a aprobarse es:
– Marginación y exclusión legal, económica, laboral, sanitaria, administrativa de la gran mayoría de la población,  los hombres y mujeres de toda la vida, los heterosexuales del montón. Son un colectivo a extinguir, al igual la idea misma de “hombre” o “mujer” (ZP ya eliminó del Código Civil padre y madre, esposo/esposa, y los sustituyó por cónyuges y progenitor/a).
– Como ahora mismo el número de personas LGTBIs es una proporción muy pequeña de la población, de algún sitio hay que sacarlos. Por tanto, hay que inducir a la gente a que cambie de sexo y elija género, empezando por los niños y adolescentes. En la mente de los han hecho este bodrio hay una enorme inversión de dinero (¿de dónde va a salir? ¿lo pondrá esa carcundia decrépita y maligna que tanto gasta en estas cosas?);  campañas masivas, una propaganda que tiene que ser brutal porque la mayoría de gente vive bastante ajena al fenómeno homo, bi, trans, etc. Será un lavado de cerebro atroz. No sé cómo saldrá, pero eso es lo que planean.
-Los que no tengan la suerte de recibir la iluminación, el señor que descubra que es una mujer encerrada en un cuerpo masculino y vaya al registro a inscribirse como hombre (entiendo que así podría librarse de la ley de violencia de género), o la señora que decida constar como varón en el Registro Civil, podrán ser persuadidos por la zanahoria: subvenciones, ayudas, cuotas de empleo, trato privilegiado en las administraciones, etc, etc.
-Y todo ello completado con el palo que describí más arriba.
Si esto lo combinamos con el avance de la robótica, la inmigración islámica, la despoblación de la España interior, los viejos solos y cada vez más pobres, los jóvenes sin trabajo estable, el aumento de violencia en las familias (o lo que quede de ellas), el analfabetismo creciente y promovido por los que nos malgobiernan…
Es como para perder el sueño.
Espero que lo trate en Rambla Libre. Seguro que lo hará de una forma tan amena e interesante como todo lo demás. A ver si la gente se entera, que la mayoría está en Babia.
Saludos cordiales,

OPINA EN RAMBLA LIBRE