Los mossos quisieron destruir la alerta de la CIA avisando del atentado de Las Ramblas



Miembros de la Policía Nacional se incautan del material que los mossos iban a destruir. /Foto: elperiodico.com.

Luis Bru.

La masacre de Las Ramblas y Salou fue una inmensa chapuza policial de los mossos y de sus dirigentes políticos separatistas. Fueron incapaces de detectar la formación de una amplia célula terrorista en Ripoll, formada por gente mimada por los servicios sociales de la Generalitat, la explosión de todo el material acumulado en un chalet de Alcanar, Tarragona, no fue considerada en ningún momento en relación con terrorismo sino con un supuesto laboratorio de tratamiento de drogas. No se pusieron ni unos miseros bolardos en Las Ramblas. Y no se atendió a un aviso de claridad meridiana remitido por la CIA.

La última guinda de este putrefacto pastel, que el separatismo combatió con toneladas de propaganda infecta, es el intento de los mossos, como delincuentes de una mafia, de incinerar y hacer desaparecer la nota. Lo desvela El Periódico que fue quien dio la información en exclusiva de la existencia del aviso, que Joaquim Forn y Josep Lluís Trapero llegaron a calificar de “montaje“.

Según relata El Periódico,apenas dos meses más tarde, la mañana del 26 de octubre, una furgoneta y dos patrullas de los Mossos se desplazaban a la incineradora de Sant Adrià del Besòs con la orden de destruir gran cantidad de documentación sensible. Al llegar a la incineradora, unos 20 agentes interceptaron a los ‘mossos’, les impidieron proceder a la incineración y les exigieron la entrega de todos los documentos. Los agentes catalanes se negaron a hacerlo. Hubo momentos de tensión. Tras recibir la preceptiva orden judicial, la Policía se incautó del abundante material, que ocupa 36 cajas. Al clasificarlo, los investigadores se toparon con el documento original de EEUU, hasta entonces negado por la cúpula catalana de Interior”.

«Nota en inglés sobre posibles ataques a turistas en Barcelona, remite USA.» Así alude a la alerta el informe policial recibido días atrás por la juez Carmen Lamela, que instruye la causa abierta por el referéndum del 1-O en la Audiencia Nacional. Junto al texto en inglés se ha hallado otro dosier titulado ‘Informe sobre possible amenaça a Barcelona’, que traduce el texto al catalán.


OPINA EN RAMBLA LIBRE