Podemos no da una y hace aguas por los cuatro costados



Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero. /Foto: elmundo.es.

Miguel Sempere.

Podemos hace aguas por los cuatro costados. Pablo Iglesias está desaparecido desde hace tres semanas, aunque se filtra que pretende generar expectación para hacer una vuelta fulgurante a los medios. La expectación es perfectamente descriptible y en sí inexistente. Pablo Iglesias es el político peor valorado y su formación política se deshace. Hasta Alberto Garzón con su Izquierda Unida, llena de deudas, se atreve a plantar cara y exigir mayor protagonismo. Compromís quiere marcar distancias.

Según Pablo Echenique, ha sido “muy difícil” explicar la postura mantenida en Cataluña. Fácil de explicar, pero imposible de digerir. Pablo Iglesias vendió su alma al diablo encarnado en Jaume Roures con una jugada arriesgada y moralmente deleznable, que era la intentona de un tripartito de izquierdas, con Esquerra Republicana y PSC, y con una moción de censura nacional para desbancar a Rajoy con el PSOE y los separatistas. Completo fracaso. Los ocho de Ada Colau sólo sirven para respaldar a los separatistas en la Mesa del Parlament cerrando el asalto a los de Ciudadanos.

Podemos se ha satelizado respecto a los separatistas. Resulta incomprensible comprender la inquina hacia el PP por la corrupción y el beneplácito a JxCat, que es Convergencia disfrazada, a pesar de la corrupción. Pablo Iglesias lleva tiempo sin dar una, apostando porque Podemos no sea testimonial, sino residual. Conspicuos analistas han vaticinado que terminara peor que Izquierda Unida.

Fracasado en su participación en la intentona golpista, sin la anhelada llave de la gobernabilidad para destruir la unidad de España, Podemos está naufragando en el malditismo y yendo a la carrera hacia el aislamiento. “No somos socios ni aliados” del PSOE, declaran, cuando es el PSOE el que está intentando a marchas forzadas poner tierra de por medio, porque el bloque de izquierdas se está deteriorando.

En el recuerdo ese grito hiriente y profundamente estúpido de Pablo Iglesias: “Visca Catalunya llibre y soberana“. Un completo mentecato, que ha dinamitado el proyecto de Podemos que, sin duda, él lanzó a la arena política. El problema de Podemos es de fondo: no le ha faltado retórica, pero le falta proyecto, al margen de la incapacidad para la gestión, pues ni tan siquiera tiene clara la existencia de la nación española.

El hundimiento de Podemos es irreversible.


OPINA EN RAMBLA LIBRE