¡Hay que frenar la invasión migratoria!



Invasores tras el asalto a la valla de Ceuta.

Luis Bru.

Todas las previsiones están siendo superadas. España sufre una auténtica invasión migratoria, sin que ni tan siquiera haya el más mínimo debate político. Todos los partidos políticos parlamentarias se mantienen silentes. Una nación que tiene todo su sistema de ayudas y pensiones quebrado, que de cara a 2.018, destinará de los Presupuestos 15.000 millones de euros para pagar pensiones, por encima de lo que recauda en cotizaciones, no está en condiciones de recibir excedentes de población, de sociedades fracasadas. Partamos de la base de que no vienen a pagarnos las pensiones, eso es obvio, sino que representan un gasto de todo tipo de que no podemos permitirnos. No tenemos dinero para atender “refugiados” ni para atender al flujo creciente de quienes nos invaden con pateras. No son inmigrantes, son invasores, que entran saltándose la legalidad.

Inmigrantes llegados en patera a Cartagena.

Es preciso adoptar medias contundentes y modificar la legislación de forma que se proceda a inmediatas expulsiones en caliente. En septiembre de 2.017, los que llegaron en pateras ya superaron la cifra de todos los que arribaron en 2.016. Por las vallas de Ceuta y Melilla se han colado 3.204. El 18 de noviembre llegaron a Cartagena 470. La cifra de los que han llegado en patera supera los 20.000. De ellos, el 23% son marroquíes, el 21% argelinos y el resto son subsaharianos. El punto común de todos ellos es su adscripción islámica.

Se está pretendiendo cambiar la textura vital, racial y religiosa de España, con cargo a un contribuyente arruinado. El más grave problema se silencia o se presenta como si Salvamento Marítimo y la Guardia Civil estuvieran salvando vidas, cuando se está provocando un efecto llamada que costará más muertes y que puede sumir en el inmediato futuro a la sociedad en el conflicto interno sin precedentes.


OPINA EN RAMBLA LIBRE