Rato arremete contra Luis de Guindos y le culpa de la crisis bancaria y el hundimiento de Bankia



Rodrigo Rato, en el Congreso. /Foto: elpais.com.

Miguel Sempere.

Rodrigo Rato, el enemigo público número uno, pero al tiempo protegido por el sistema, ha convertido su comparecencia en el Congreso en un alegato contra el ministro de Economía, Luis de Guindos. Siguiendo la máxima de que no hay mejor defensa que un buen ataque, Rato no se defendió de nada, o no hizo autocrítica, sino que culpó a Luis de Guindos de todos los males bancarios de España, empezando por provocar el pánico al declarar que el sector bancario español necesitaba 50.000 millones adicionales, lo que hizo bajar de inmediato las acciones.

Rato, que se mostró agresivo con las intervenciones críticas de los portavoces parlamentarios, desarrolló toda una teoría de la conspiración en torno a su antiguo colaborador Luis de Guindos“El nuevo Gobierno aprobó un decreto ley de nuevas provisiones para el sector inmobiliario. BFA/Bankia lo aplicó con la aprobación del Banco de España en abril de 2012. El 6 de mayo el ministro de Economía me exigió la dimisión, que se hizo efectiva el 9 de mayo. La acción de Bankia se desplomó”. 

Durante mis conversaciones con Guindos sobre la entidad en marzo, abril y mayo de 2012, este se apoyó en los principales competidores,  a los que llegó a encargar realizar cuáles eran las necesarias provisiones para Bankia”, indicó. “Esos competidores”, añadió en alusión al Santander, la BBVA y CaixaBank “fueron, sin duda, los grandes receptores de depósitos que salieron de Bankia tras su nacionalización en el verano de 2012″.

Rato relató tres reuniones críticas con Luis de Guindos,”en ninguna de estas tres reuniones estuvo presente el Banco de España. En mi opinión personal, por lo que valga, es que se le ocultaron estas reuniones“. El principal responsable del área económica en los dos mandatos de José María Aznar (1996-2004) insistió en la exclusión del Banco de España también en la posterior inyección de capital de Bankia, tras su dimisión, que desató el rescate financiero a España. En este sentido, ha recordado que el entonces gobernador aludió a que se le había “exigido silencio“, y que en la inyección de 19.000 millones no se tuvo en cuenta su opinión.

A renglón seguido, explicó la salida anticipada de Miguel Fernández Ordóñez del Banco de España, y detalló: “Entre enero y septiembre de 2012, 250.000 millones abandonaron el sistema financiero español, el 25% del PIB. En junio de 2012 España solicitó el único rescate que le ofrecieron: un rescate bancario de 100.000 millones”.

Rato cargó contra los peritos del Banco de España, por sus contradicciones, y contra Deloitte, la auditora que no firmó las cuentas de 2011 cerradas con él al frente de Bankia y sí dio el visto bueno a su reformulación, que elevó las necesidades de capital. Y también criticó al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que ahora le acusa en el caso Bankia, porque aprobó las cuentas del banco y ahora el instituto público creado para respaldar a los bancos con problema los cuestiona. “El FROB lo aprobó todo porque era el accionista mayoritario”. También lanzó reproches, más velados, sobre José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia por pedir 19.000 millones como condición ineludible para aceptar el cargo, según Rato.

Uno de las razones de la comisión parlamentaria es aclarar la génesis de la burbuja inmobiliaria que, al estallar, multiplicó luego la crisis financiera. El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato ha defendido la política económica llevada a cabo desde 1996 a 2004, cuando fue ministro de Economía, y ha cargado la culpa sobre el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Rato afirmó que el Gobierno del que formó parte fue “muy cuidadoso” en evitar que el déficit exterior de la economía española el 2,5%  de PIB y “se mantuvo por debajo de esa cifra en toda esa legislatura, pero después superó el 9%“.

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE