Luis María, lacayo baboso: Extorsión rima con Borbón y con Ansón (y 2)



Luis María Anson. /Fptp: vavel.com.

Enrique de Diego.

Luis María Ansón es un hombre acabado, que no interesa a nadie. Como regalo de cumpleaños al emérito, se ha permitido publicar en El Mundo un infame articulo de ataque contra Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias, toda una referencia nacional de lucha contra la corrupción. Doy por hecho que todo el mundo sabe que Bernad es inocente, una persona honrada a carta cabal, que es objeto de una persecución inmisericorde y abyecta de los Borbones, con Santiago Pedraz de compinche, el amigo de Baltasar Garzón, en una revancha por haber tenido la decencia y la osadía de sentar en el banquillo a Cristina de Borbón, esa corrupta a la que para dejarla libre ha habido que inventarse una doctrina jurídica sin pies ni cabeza, la de la tonta del bote, según la cual se puede firmar en barbecho lo que sea sin asumir por ello responsabilidades, puesto que se fiaba de su marido, que traía a casa el dinero de los contribuyentes.

En el juicio contra Miguel Bernad se juega el ser o no ser de la nación. La posibilidad mínima de regeneración; la capacidad o no de cambiar las cosas y sobrevivir de la sociedad. Es la lucha de todos los corruptos en comandita, de los mayores corruptos, empezando por Juan Carlos de Borbón, contra un hombre honrado, al que le han buscado todas las vueltas y le han encontrado 250 euros en su casa, unas cuentas corrientes tiesas y una pensión de funcionarios municipal. Como no hay quien se trague que por tener relaciones con Luis Pineda, Bernad participaba en una trama -¿dónde está el dinero, de cuánto le acusan de haberse llevado? cero patatero- van a llegar a la ignonimia de que Miguel Roca perjure que le pidió tres millones de euros por desimputar a Cristina, cuando fue completamente al revés, y el hecho evidente es que no se la desimputó, hubo que inventarse lo de la tonta del bote. Y dando credibilidad a un separatista -porque ya es un escándalo que Roca haya defendido a una infanta de España- especialista en tráfico de influencias en gran escala se va a pretender condenar a la trágala a Miguel Bernad.

Para intentar colar esta infamia que clama al cielo y que sería el fin del Estado de Derecho, hay que intentar desprestigiar a Bernad, para ver si se forma una imagen falsa o esa de que no se puede luchar contra un sistema cruel de corruptos, y a eso es a lo que se ha prestado Ansón, que, con su hermano Rafael, es un especialista en extorsión y que debía haberse sentado en el banquillo, como Juan Carlos, hace mucho tiempo.

Cuando la nación estalla por las cuatro costuras, hablar del reinado de Juan Carlos en términos de éxito es un sarcasmo. No ha habido mayor desastre en la historia de España reciente, con inventos gravosos como las autonomías, con una corrupción rampante que ha llevado la corrupción a los tuétanos de la nación. Como es una broma citar a Juan III, que nunca existió, y que es una historia delirante de traiciones, empezando por el hijo contra el padre y todos sus lacayos.

Ansón debería explicarnos a cuento de qué figuraba como ministro de Información en el gobierno abortado de Alfonso Armada, en ese golpe de Estado de Zarzuela, en el que hubo que reír la gracia y soportar la grosera mentira de la propaganda. O ser llevado a los tribunales por acosador sexual baboso.

Que un corrupto como Ansón la emprende contra Miguel Bernad es la señal última de la inocencia de éste. Es la demostración palmaria de dónde y con quién están la verdad y la honradez: con Miguel Bernad.

Luis María, lacayo baboso: extorsión rima con Borbón y con Ansón (1)


OPINA EN RAMBLA LIBRE