Carta abierta a Pablo Iglesias, el político peor valorado



Pablo Iglesias. /Foto: periodistadigital.com.

Enrique de Diego.

Surgiste con un mensaje de regeneración y limpieza que podía atraer a muchas personas hartas de la corrupción y la partidocracia. Eso que llaman transversalidad. Y has engañado a todos, porque no eres más que un comunista de pastaflora, con frivolidades y latiguillos de cafetería de Facultad, y la tuya, la de Políticas, es de lo peor de la Universidad española, que ya es por sí un desastre. No me importo, Pablo, que me robaras el concepto de “casta” para describir la situación de degradación que vive España, porque la honradez intelectual está extinguida por estos lares y máxime en la Universidad, la peor casta, la más endogámica, donde sólo se es profesor después de haber lamido muchos culos. Lo importante es que hubiera regeneración.

Tú, Pablo, has sido un fiasco. En tu egolatría superlativa eres ya un juguete roto y el futuro que te espera es ser el bufón nacional, desaparecer por el sumidero de la historia. Tuviste tu gran oportunidad cuando Pedro Sánchez presentó la moción de censura y no la apoyaste, dejando a Mariano Rajoy en el poder. Porque tú no has venido a cambiar nada, sino a ser el seguro de vida del sistema con tu inconsistencia.

La última encuesta de NC Report, de La Razón, te sitúa como el político peor valorado con una nota del 2,9 y predice un hundimiento de Podemos que baja del 21,2% al 16,1%. Ya sé que La Razón y Francisco Marhuenda no te tienen mucho cariño. Pero esos datos ya son tendencia en todas las encuestas recientes: a) que resultas vomitivo y provocas rechazo; b) que Podemos es una marca desprestigiada en caída libre.

Contra la corrupción no has hecho nada, salvo utilizarla para justificar tus patochadas, y en Cataluña has hecho muchas hasta ser un auténtico saltimbanqui. Tus afanes destructivos, tu compulsivo antipatriotismo, que te sitúa no en la izquierda, sino en la estricta gilipollez, no han dado fruto. Ada Colau y tú no sois nadie, no pintáis nada, no puedes volver a la causa de tu amo Jaume Roures a entregarle la unidad de España. No sabes ni a qué nación perteneces, ni se entiende porqué tienes la indecencia de presentarte como candidato a la presidencia del Gobierno de una nación a la que odias y tratas de destruir.

Lo vas a perder todo y las cañas se van a tornar lanzas, para ti y para el payaso madurista de Monedero. Habéis engañado a mucha gente y no sois más que la repetición de Izquierda Unida. Os habéis reído del 15 M y ya no os sigue nadie. No tenéis la calle, aunque os quede la cafetería de Políticas. En vez de democracia interna, has impuesto el centralismo democrático leninista en versión de la señorita Pepis, con el aderezo de un culto a la personalidad chabacano.

Eres un fraude y un mentiroso compulsivo, que vas a rematar al PCE, que por lo menos era español, y ahora Podemos es la CEDA de izquierdas. Los de Compromís están intentando huir de la quema. La gestión de vuestros ayuntamientos oscila entre el ridículo de una pandilla de aficionados y el sectarismo de unos dogmáticos sin principios. Podemos está muerto y tú vas a terminar calcinado.

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE