La guerra del agua, a punto de estallar: Murcia islamizada por sus avariciosos agricultores



Dramática situación de los pantanos por la sequía. /Foto: elconfidencial.com.

Josep Sansano.

Mientras persiste la que ya es calificada como la peor sequía de nuestra historia, la guerra del agua está a punto de estallar. Los agricultores murcianos se manifestaran el 13 de diciembre, bajo el lema “La huerta de Europa se nos muere”, ante la sede de la Confederación Hidrográfica del Segura, el 19 de diciembre lo harán ante la desaladora de Torrevieja, Alicante, y el 15 de enero trasladarán su protesta a la Puerta del Sol de Madrid.

De no producirse lluvia torrenciales, los daños son ya irreparables. Los sindicatos agrarios hablan de “hecatombe agrícola”, de modo que el 30% de la producción invernal de hortalizas se ha perdido. El sector representa el 23% del PIB murciano y los sindicatos hablan de que pueden perderse 200.000 puestos de trabajo. También de que la incapacidad de responder a la demanda de los mercados europeos, los productos murcianos sean sustituidos por Marruecos y otras zonas.

Sin embargo, a pesar de que este es el tercer año de sequía, los agricultores murcianos no han hecho otra cosa que aumentar la superficie de regadío. Y en lo relativo a Marruecos, hay que decir que los agricultores murcianos han islamizado el campo de Murcia con tal intensidad que el campo de Cartagena y el conjunto de la provincia de Murcia se parece más a Marruecos que a España.

Los agricultores murcianos afirman que las desaladoras están funcionando al 50% de su capacidad y reclaman la elaboración de un Plan Hidrológico Nacional. De persistir la sequía, peligran los aportes del trasvase Tajo-Segura lo que provocaría una auténtica catástrofe.

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE