Roberto Centeno: España no se merece este Gobierno de cobardes



Roberto Centeno. /Foto: YouTube.com.

Roberto Centeno. Catedrático de Economía.

El jueves 16 el conocido escritor e historiador César Vidal, hoy exilado en Miami, pronunció una conferencia en el Círculo de Legisladores de Buenos Aires sobre la situación política y jurídica en Cataluña, a la que asistieron altos cargos del gobierno argentino, ex ministros – incluso una ex primera dama – políticos, legisladores actuales o del pasado y abogados, que no daban crédito a lo que escuchaban sobre el gobierno y la inaudita actuación de Mariano Rajoy ante el golpe de estado en Cataluña.

César Vidal.

En el coloquio posterior a la conferencia las preguntas más repetidas por los políticos y legisladores argentinos fueron tres:

  1. ¿Cómo es posible que el gobierno de un Estado de Derecho haya permitido durante años el incumplimiento sistemático de la Constitución y la Ley, el adoctrinamiento masivo en el odio a España y la persecución y el acoso de los catalanes no separatistas, sin mover un solo dedo?
  2. ¿Cómo es posible que el Tribunal Supremo se someta a presiones del poder ejecutivo y sitúe la política por encima de la Ley  liberando a unos cabecillas golpistas culpables de los delitos mas graves en una democracia, algo absolutamente inconcebible en un Estado de Derecho?
  3. ¿Cómo es posible que el pueblo catalán no sea consciente del inmenso daño perpetrado por los golpistas, dañando gravemente a la economía y provocando una fractura social que perdurarán generaciones, y en lugar de exigir responsabilidades a los culpables incluidas las judiciales, esté dispuestos a votarles de nuevo haciendo irreversible su propia ruina?

Y realmente no es para menos, la historia de cobardía, incompetencia y vileza de Rajoy y su gobierno de lacayos que no de ministros, la mayoría de los cuales parece sacado de una escombrera, ante el golpe de Estado de Cataluña, es algo sin precedentes en la historia de España y de Europa. Es particularmente indigno y canallesco el comportamiento de los lacayos de Interior, de Exteriores y de Educación, hasta tal punto que su continuidad es un insulto intolerable al resto de los españoles. Pero no solo ellos, el lacayo de Justicia ha ordenado a un Tribunal Supremo nombrado por ellos, una suelta indiscriminada de presos, inimaginable en un  Estado de derecho donde habrían sido condenados a 30 años de cárcel por los delitos de sedición, rebelión, desordenes públicos y malversación, algo que ha cubierto de oprobio e indignidad a nuestra nación, transmitiendo el mensaje al mundo de que en España no existe seguridad jurídica alguna.

Mariano Rajoy. /Foto: jorgebustos.com.

Es incomprensible, como denuncia Aznar, que Rajoy en lugar de apoyarse en los millones de españoles que han salido a millones a las calles y llenado de banderas  los balcones de todas las calles de España, se haya supeditado a un Sánchez que, como para Zapatero, España es una realidad discutida y discutible, y haya cedido a la imposición del traidor Iceta mucho más cercano a los golpistas que a España, de mantener abierta TV3 para que siga destilando su veneno anti español y que no se toque para nada el adoctrinamiento en el odio a España de las escuelas públicas. Aznar parece cada vez más decidido a saltar a la arena política con un nuevo PP, algo que pondría fin a esa segunda plaga bíblica – la primera fue el indigente mental Zapatero – que está destruyendo nuestra nación, algo que es lo único que podría salvarnos.

Renuncia a la independencia a cambio de dinero, que pagarán los contribuyentes

De momento el 21-D los sediciosos a los que Rajoy les ha permitido mantener íntegro su poder de intimidación, mediático y de compra de voluntades ganaran de nuevo las elecciones, y con Podemos y los Comuns formarán un nuevo gobierno que renunciará de momento a la independencia a cambio de un nuevo modelo de financiación que supondrá un robo de 40.000 millones al resto de los españoles, lo cual y a pesar de las mentiras de Montoro de que va a bajar impuestos a los “mayores”, obligará a la mayor subida de impuestos de la historia, con lo que el canalla de Rajoy piensa premiar a esos traidores. Sin embargo, un gobierno de separatistas, antisistema y ultraizquierdistas, acelerará la salida de empresas y de capitales, algo que será  la ruina económica de Cataluña para varias generaciones.

Ayer precisamente en Madrid, Goldman Sachs realizó una presentación para inversores de las perspectivas de la economía en las diferentes áreas mundiales, y en la misma incluía un Apéndice sobre las consecuencias económicas para Cataluña de un gobierno de separatistas, anticapitalistas y ultraizquierdistas, que va a seguir avanzando en el engaño sistemático de una república próspera y feliz, y que con todos los medios de agitación, propaganda y coacción, que el canalla cobarde y miserable de Rajoy y su gobierno de lacayos han dejado íntegro en sus manos – ¡ni siquiera han cerrado TV3 pagada con nuestro dinero! -conseguirá convencer a la mayoría de sus antiguos votantes:

  • La falta de seguridad jurídica de un gobierno populista de estas características acelerará la salida de empresas de Cataluña que supera ya las 2.500, y lo que es peor se hará irreversible, y ya no se limitará al cambio de sede social o fiscal, supondrá también el cese la actividad en Cataluña y su traslado fuera de la región.   
  • La salida masiva de depósitos se acelerará.
  • Con un gobierno que hace burla de la legalidad, capaz de sacar a la gente a la calle para organizar huelgas y tumultos, las inversiones caerán a cero y muchas multinacionales abandonarán Cataluña.
  • El empobrecimiento y el paro crecerán en forma significativa. La experiencia histórica con este tipo de gobiernos es que el PIB se desploma.  
  • Destruir en forma irreversible la influencia y el prestigio de Cataluña, ya gravemente dañadas, como una buena región para los negocios sustituida por una región sin Ley donde el capricho político y las ambiciones personales de unos pocos prevalecen como sobre cualquier planteamiento racional o legal.

Cuatro años de gobierno adicionales de esta chusma separatista, anarquista y ultraizquierdista, y como diría Alfonso Guerra “a Cataluña no la conoce ni la madre que la parió”.  Cataluña no se lo merece, los catalanes independentistas tampoco, pero si el 21-D  se quieren suicidar que se suiciden.

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE