El tiburón César Alierta y la ex de Felipe, Isabel Sartorius, amigos



Isabel Sartorius. /Foto: elconfidencial,com.

Teresa Galindo.

Él, César Alierta, encarnación de las peores costumbres del Ibex 35, un depredador que ahora quiere “construir un mundo mejor”, 72 años; ella, Isabel Sartorius, ex de Felipe de Borbón, 52. A ella no le importa la diferencia de edad. Está, a lo que se ve, dispuesta a cuidarle en la vejez. Fuentes de su entorno indican que ella está interesada en que la relación funcione. “Nos vamos conociendo poco a poco“, ha declarado ella pretendiendo oficializar la amistad, por ahora. La familia de Alierta, los sobrinos, Luis, dado a la información privilegiada, no lo ven con buenos ojos. ¿Es Isabel Sartorius una cazafortunas?

César Alierta. /Foto: lopezdoriga.com.

La relación se inició el 27 y 28 de mayo, fin de semana en Nigeria, en viaje organizado por la Fundación Profuturo, en la que confluyen Telefónica y La Caixa, y de la que es presidente Alierta e Isabel Sartorius, ayudante en África y Líbano. Alierta es uno de los pilares del sistema corrupto español, que ha manejado como nadie las puertas giratorias, fichando ora a la esposa de Eduardo Madina, ora al esposo de Soraya Saénz de Santamaría, ora a la esposa de Mariano Rajoy, o a Javier Paz, PSOE, Eduardo Zaplana, PP, o José Antonio Sánchez, todavía presidente de RTVE. Compraba tanto al PSOE como al PP. Una vergüenza.

La esposa de César Alierta, Ana Cristina Placer Peralta falleció en abril de 2015, de una enfermedad pulmonar. El funeral tuvo lugar en la Iglesia de Santiago de Zaragoza. El matrimonio no tuvo hijos. Ella se definía como una fan de la tecnología: “vivo por y para la tecnología, disfruto redactando contenidos y me declaro una fan incondicional del social media”. Alierta, que ha intentando infructuosamente el asalto a la presidencia de Prisa, ha pasado una mala y triste época desde entonces, en la soledad de su mansión de Aravaca.

La última relación de Isabel Sartorius fue con Fernando Ballvé, propietario de Campofrío y Telepizza, hasta que falleció. Así que ambos están libres; eso sí, con la familia de César Alierta con la mosca, y el testamento, detrás de la oreja.

Isabel Sartorius será para los restos la novia de Felipe de Borbón, la reina que pudo ser. Contó con la oposición de Sofía y no aguantó la presión, pero, sobre todo, se encontró en paralelo en la vorágine de problemas familiares muy fuertes. “Mi mundo interior se quebró“, ha resumido. En su libro autobiográfico “Por ti lo haría mil veces” se desnuda interiormente. Se muestra marcada por la adicción a la cocaína de su madre, Isabel Zorraquín, con un segundo matrimonio tormentoso. “Ha sido mi mejor amiga, fue una gran madre y víctima de las drogas“. La cocaína es uno de los problemas más devastadores de la élite española. Isabel Sartorius afirma también padecer “trastorno de codependencia”, un síndrome que anula la personalidad.

Según Hola, se han dado “un tiempo de espera y reflexión tras hacerse pública su amistad”. Esta es una nueva moda: desmentir o matizar la amistad. Ella sí quiere; él se lo está pensando.

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE