Goebbels toma el mando en Elda



Rubén Alfaro, alcalde de Elda. /Foto: valledeelda.com.

Josep Sansano.

Aquí a algunos se les llena la boca de la palabra democracia hasta que les incomoda. En el Ayuntamiento de Elda ha tomado el mando Joseph Goebbels. El ministro de Propaganda del Tercer Reich echaba la mano a su pistola cuando oía la palabra cultura. El alcalde de Elda, Rubén Alfaro echa mano a la censura cuando oye hablar de IBI. Los vecinos de Elda cuando oyen hablar de IBI echan mano a la cartera.

El IBI de Elda es disparatado y los vecinos con razón se han levantado democráticamente generando una exitosa Plataforma ciudadana que ha canalizado el malestar del vecindario ante el atraco a mano armada del inútil del alcalde y su equipo de Gobierno, que no actúan como El Pernales que robaba a los ricos para dárselo a los pobres; en Elda roban a todo bicho viviente que tenga un inmueble para quedárselo ellos y colocar a familiares y amiguetes. Ese extraño equipo de gobierno en el que Ciudadanos es el apoyo de Compromís ha decidido que del IBI no se habla, porque Rubén Alfaro es Juan Palomo.

Ayuntamiento de Elda.

En el colmo del despropósito, la Junta de Portavoces de Elda formada por todos los grupos políticos: PSOE, Compromís, Ciudadanos, Izquierda Unida y Sí se Puede Elda (ya es casta podrida) han decidido por unanimidad que los tres concejales no adscritos: Paco García, María Dolores de la Dueña y Remedios Soler puedan presentar mociones a pleno pero que éstas no se debatan, simplemente se voten. Presentar mociones pero no debatirlas tiene un hediondo aromo inquisitorial. Se pasa el rodillo, se pone esparadrapo en las bocas de los disidentes y ya se tiene el Ayuntamiento como un pequeño campo de concentración.

Francisco Sánchez. /Foto: elmundo.es.

Pero, de fondo, está el IBI expoliador con el que Alfaro y sus mariachis están hundiendo y expoliando a los eldenses. Porque la decisión se hará efectiva en el pleno de hoy, donde esos tres concejales han presentado mociones contra el IBI de Alfaro y los cuarenta ladrones (son menos). Dice el consenso de la casta podrida que con eso pretenden mostrar el desacuerdo de que no dejen su acta cuando decidan renunciar a formar parte de la formación para la cual militan, como si Alfaro y el resto de partidos de pronto se hubieran afiliado al Partido Nacional Socialista Alemán y Francisco Sánchez de Ciudadanos hicieron el paso de la oca atiborrado de chocolate o cantando Els segadors con los de Compromís por aquello de los países catalanes; ¡menudo antipatriota! . Pero, vamos a ver, ¿no se han leído la Constitución en Elda? ¿no la conocen? ¿son sediciosos como Puigdemont? La Constitución deja bien claro que no hay mandato imperativo y los concejales siguen siendo, todos y cada uno, representantes del pueblo.

Esta vulgar cacicada totalitaria se expresara al inicio del pleno en lo que han dado en llamar una declaración institucional que debería ser escrita en papel higiénico. Joseph Goebbels no lo hubiera hecho mejor, ni peor; lo hubiera hecho igual.


OPINA EN RAMBLA LIBRE