Puigdemont, ríndete, te tenemos rodeado



Carles Puigdemont. /Foto: gurusblob.com.

Enrique de Diego.

Ya es hora, Carles Puigdemont, que pares esta galopada hacia ninguna parte; que te bajes del burro catalán, que, por cierto, estaba en proceso de extinción y tuvo que salvarlo la Remonta militar. No has tenido nunca un plan A. Un juez con decencia, y mayores arrestos que el presidente del Gobierno, y dieciocho guardias civiles bragados y tranquilos han echado abajo esa broma infantil de tu referéndum. No tienes plan B, salvo el delirium tremens de la declaración unilateral de independencia, con la pobre Carme Forcadell -que no se ha visto en otra- presidiendo el Comité de Salud Pública.

Ni tan siquiera informas a tus consejeros, que andan más despistados que un pulpo en un garaje, mientras tú transmites la seguridad del alucinado, del que ha perdido el sentido de la realidad. Andas como Hitler en el búnker moviendo tropas que no existen, que nunca han existido. No vas a pasar a la historia, pero al menos has salido en Salvados entrevistado por el follonero que es el chico de los recados de la casta y a este paso terminarás en Supervivientes. Esto está degenerando en una bufonada, que en algunos aspectos recuerda a Gila, con el ministro del Interior, Zoido, informando a Joaquim Forn de que envía 6.000 efectivos de Policía y Guardia Civil para proteger el orden público, cuando bastaría una pareja de la Guardia Civil para detener a Forn que es el sedicioso que la está liando y el orden público estaría asegurado.

En otros es un esperpento, como la CUP proponiendo una huelga general, como si fueran compañeros del metal. O los alumnos de Sociología y Políticas de la Universidad Autónoma de Barcelona declarando que no volverán a clase, como si hubiera ido alguna vez, cuando lo mejor que se podría hacer con esas dos facultades es cerrarlas y que los alumnos se dediquen a algo serio; ellos se ahorrarían ser unos frustrados de por vida y los contribuyentes agradecerían el ahorro.

Comprendo, Carles, que has llevado una vida sin dignidad, para más que un pasar, subvencionada; que te han subvencionado hasta montar el Cataluña Today, que así se las ponían a Felipe II, y así con todo, fracasaste, pero el separatismo siempre ha sido un negocio de chantajistas y comisionistas, como para que ahora te haya dado por un idealismo de opereta. Vas a acabar con el negocio. Ya le has hundido la campaña de Navidad a Codorníu y ya anda dando publireportajes Casa Tarradellas. ¡Vas a hundir el cava catalán y a Caixabank! El separatismo es una red clientelar de subvenciones, un gran negocio, construido durante cuarenta años de victimismo, sectarismo y 3%, y te lo estás cargando. ¿O te imaginas a los de Óminum cultural viviendo de las cuotas de los socios? ¿O se van a poner en La Vanguardia los Godó, a estas alturas, a hacer periodismo?

Bien, vale, los mossos se inhiben, pero tampoco se han atrincherado en Vía Layetana como en el 34 y lo único que vas a conseguir es que les intervengan y les pongan a hacer bien su trabajo, que es cumplir la Ley, y prevenir atentados islamistas. Andan unos miles de tumulto, porque nadie les disuelve, pero tu golpe de Estado, Carles Puigdemont, ya ha fracasado; te dije bien claramente, y no haces caso, que fue evidente el fracaso con la masacre de Las Ramblas porque se había puesto en evidencia el fracaso de la estrategia de los nous catalans, por la que habéis islamizado Cataluña para que, a cambio de subvenciones, os votaran, porque todos sabéis que sois españoles.

Eres un pedazo de inútil. Te has creído Napoleón y no lo eres. Tampoco eres Companys, ni su reencarnación, ni su sombra. Eres el típico hombre de paja que se ha creído que tiene un juguete en sus manos para hacer lo que quiera. Y hay normas, hay leyes. Vas a desmantelar el separatismo, lo vas a abochornar por muchas décadas. Vas a acabar con el negocio y se van a tener que poner a hacer lo que no saben: trabajar. Vais a ir con tu declaración unilateral de independencia al Parlament y te lo van a tener que cerrar. Y a base de empeñarte, terminarás en la trena.

Negocia, hombre, antes de que sea demasiado tarde, como ha hecho siempre el separatismo sensato y corrupto, unos puntos más del IRPF, algunas transferencias más (si queda algo por transferir), porque te van a tener que aplicar el artículo 155 y te van a dejar más solo que la una, entre el desprecio general. Vas a ir a la cárcel -¡qué te crees tú que estás preparado!- y te van a ir a visitar la primera semana.

No seas tan pardillo y recapacita, ahora que aún estás a tiempo, y no te han detenido por sedicioso y revoltoso, que es lo que tenían que haber hecho. Cataluña no es una sociedad de sans coulottes, para que tengas a los nigerianos y sudaneses del top manta haciendo negocio vendiendo esteladas a  3 euros. ¡Qué vaya bandera más ridícula y hortera! Regresa a cordura, pilla lo que puedas, porque vas a perder y mucho, porque cuando les corten las subvenciones, y lleguen las facturas de la luz y el agua, te van a maldecir en arameo y en los clubes elitistas de Barcelona te van a llevar, en sus pesadillas, en carro a la guillotina. ¡Qué hay que vender en el resto de España! ¡Y eres el peor comercial de Cataluña, en siglos!

Pero si por el mundo no te hace nadie ni caso. Si en Copenhague hubieran reunido más gente Manolo el del bombo o Los Chichos. Si sólo estaban la mantenida Francesca Guardiola, cuatro funcionarios y el encargado de negocios de la Embajada de España, que se pirra por el salchichón de Vic. ¡No te has enterado que Europa se basa en no tocar las fronteras salidas de la segunda guerra mundial! Escocia está al otro lado del canal, más allá de los acantilados de Dover. No se va a poner ahora Europa a descolonizarse con Valonia, la Padania y Baviera. ¿O te crees que vas a meter a Romeva en el Consejo de Seguridad de la ONU?

No te van a sacar del euro, porque te van a aplicar el artículo 155, porque eres muy capaz de hundir a Cataluña reduciendo un tercio el PIB, llevando al corralito a los ahorradores, quebrando y dejando a 1,6 millones de jubilados sin pensión.

No te han enviado ni la Brigada Paracaidista, ni la Legión, ni la División Acorazada Brunete, ni artillería de campaña, como Batet, sino que han acarreado, deprisa y corriendo, a antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil, que los tienen como piojos en costura, en los ferrys del Puerto, y no vas a poner urnas, ni a abrir colegios, y lo sabes. No mientas, no te engañes a ti mismo, es que lo que quieres que se vote no se puede votar; votar es el medio, el fin es la independencia e incautarte de los bienes del Estado y sacar con el rabo entre las piernas al Regimiento de Arapiles 62 y convertir a España en un Estado fallido como Libia. Estás empeñado en salir al balcón del Palau de Sant Jordi a declarar la independencia y vas a hacer el más soberano ridículo. No va a haber ninguna guerra civil, aunque lo estás pretendiendo; no va haber ninguna tragedia, porque tú eres un personaje de comedia bufa; no va a haber tampoco fractura social porque cuando se acabe el negocio va a volver la sensatez a la carrera.

Vale ya, Carles Puigdemont, el juego ha durado demasiado. No se puede poner el poder en manos de irresponsables como tú.

Ríndete, te tenemos rodeado.

 

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE