Un refugiado congoleño detenido como jefe de una banda de inmigrantes violadores en Italia



El refugiado congoleño Guerlin Butungu, detenido.

Virginia Montes.

El suceso ha conmocionado a Italia…y a Polonia. Un refugiado congoleño con permiso de residencia en Italia por razones humanitarias ha sido detenido cuando viajaba en tren. Es el último de una banda de cuatro jóvenes acusados de haber violado a una turista polaca en una playa, golpeado a su compañero y violado a una joven peruana apenas una hora más tarde en la misma ciudad italiana de Rimini.

El detenido, identificado como Guerlin Butungu, 20 años, era el único adulto entre los cuatro detenidos en este brutal suceso que ha provocado la petición de pena de muerte desde Polonia y ha alimentado el ya muy elevado sentimiento anti-inmigratorio en Italia. Guerlin Butungu portaba un cuchillo cuando fue detenido en un tren en la estación de Rimini. El refugiado, que llegó a Italia hace dos años, intentaba huir a Francia.

La Policía italiana lo sitúa como el jefe de una banda de cuatro -un nigeriano de 16 años y dos hermanos marroquíes de 15 y 17 años nacidos en Italia- que violaron a a una polaca en una playa de Rimini en la noche del 25 de agosto después de haber golpeado brutalmente a su marido. Los jóvenes polacos de 26 años pasaban su primera jornada en la ciudad turística de Rimini cuando fueron asaltados por cuatro individuos. El marido fue golpeado hasta hacerle perder el conocimiento; inmediatamente después su esposa fue violada en grupo numerosas veces. También les robaron.

Las autoridades italianas han descrito el ataque como “brutal y bestial” e hicieron llamamientos a la colaboración ciudadana. En Polonia, el ministro adjunto de Justicia ha pedido la pena de muerte para los cuatro inmigrantes.”La prisión no es suficiente”, ha declarado Matteo Salvini, líder de la Liga Norte, quien ha solicitado la castración química.

Los ‘refugiados’ musulmanes extienden una ola de terror sexual por Europa


OPINA EN RAMBLA LIBRE