Carta abierta a Pablo Iglesias: Eres un canalla y un traidor



Pablo Iglesias, en el debate de la moción de censura. /Foto: RTVE.es.

Enrique de Diego.

Es fácil definirte, Pablo Iglesias: eres un canalla y un traidor. En lo único que destacas es en tu odio a España a la que odias tanto que no eres capaz ni de decir su nombre, ni exhibir su bandera.

Te has convertido en el pelele de los separatistas, en el tosco cincel para destruir España, porque tú, que toda tu vida has sido un parásito, no tienen otro proyecto que la destrucción de la Patria.

Te tildaría de gilipollas, pero significa inocente, y tú has demostrado ser un pícaro y un vanidoso superlativo, que no has tenido nunca una idea propia, sino que te has dedicado a nutrirte de las de los demás, por supuesto sin citar, lo que te inhabilita como docente, aunque sea de esa pocilga inservible de drogadictos alucinados que es la Facultad de Políticas de la Universidad Complutense, y cuyo mejor destino sería ser cerrada.

Siempre que has tenido que elegir entre lo social y el separatismo, has favorecido a éste. Lo hiciste en Galicia saltándote cualquier mínima democracia interna. Lo estás haciendo en Cataluña.

Tú, desde luego, no eres un patriota de pulsera. Eres, simplemente, un antipatriota y me parece que a la horda que te sigue le va a costar mucho presentarse en muchos lugares donde aún se tiene claro que sólo los ricos no pueden tener Patria; porque tú no eres más que la coartada de las élites.

Jaume Roures. /Foto: periodistadigital.com.

Te has reunido de manera oscura para conspirar contra España con un sedicioso como Oriol Junqueras y con ese engendro de empresario surgido del zapaterismo, ese multimillonario trotskysta de opereta y urbanización de lujo de Jaume Roures. Nada queda de nueva política, ni de transparencia, sólo el odio de un mediocre y un resentido, que nada tiene que aportar a favor de los humildes y los indefensos.

Estás jugando con fuego, infectando con la metástasis separatista a la izquierda, incluido el Partido Socialista Obrero Español, buscando ofrecer a Pedro Sánchez la tentación de la presidencia del Gobierno y el delito, porque la sedición es delito, al margen de una inmensa irresponsabilidad llevando a una sociedad al conflicto.

Hoy el morado es el color de los traidores y quienes permanezcan en ese partido merecen la repulsa de los patriotas.

No eres, al tiempo, más que un degenerado intelectual repitiendo todas las consignas de demolición de la civilización, como esa monserga frívola y beata del “derecho a decidir” que tanta sangre ha hecho correr ya.

Has dicho y hecho cosas que te sitúan como un chulo mierda, un indigente mental, bastardo de la endogamia universitaria, la peor casta entre las castas. Nada que ver con las auténticas necesidades de la gente honrada y laboriosa, que se levanta cada mañana para sacar adelante sus familias y a España. Tú llevas toda la vida amaneciendo para hundirla.

El precio para echar a Rajoy no es, no puede ser destruir a España.

España no está acabada. El que estás acabado eres tú.

La sedición es delito y quien lo cometa tendrá que responder de sus actos. Attende tibi.


OPINA EN RAMBLA LIBRE