Mari Carmen, la hija de Julio de España y V de Alemania, que “no hace nada”



Enrique de Diego.

El sistema de casta que padecemos va profundizando su dominio y su expolio. Primero se ha hecho vitalicio, con la pretensión de todos los políticos profesionales a jubilarse en el cargo. Y luego se ha hecho hereditario. Los hijos de la casta heredan el estatus y los onerosos privilegios de sus padres. Es el caso de Mari Carmen de España, hija de Julio de España y V de Alemania, que a día de hoy es portavoz adjunto del grupo popular en el Ayuntamiento de Alicante, miembro de la ejecutiva provincial y secretaria general en la local de Alicante.

¿Qué ha hecho Mari Carmen para acumular, recién superada la treintena, tanto cargo? “No ha hecho nada“, sentencia con rapidez un buen conocedor de los entresijos del PP alicantino. Nada de nada. Una suscinta búsqueda en google lo confirma: el buscador  sólo aporta una noticia: el día de la despedida del Ayuntamiento de Asunción Sánchez Zaplana para marcharse al Senado, mejor remunerado. No se le conoce ninguna iniciativa relevante, ni una declaración política. “Los peperos de esta generación procuran pasar desapercibidos, hacer lo mínimo posible“, explica un experto analista. Ha habido como una mutación: antes, al menos, se procuraba sobresalir, hacer méritos, destacar, aunque fuera mediante la adulación; ahora se pretende simplemente no generar problemas y que funcione la marca y recibir pacíficamente la herencia.

Mari Carmen de España, la primera a la derecha. ¿De quién se ríe?

Personajes como Mari Carmen de España saben que tienen el puesto asegurado, que lo han heredado, y esta convicción está implicando una nueva degradación del sistema abismándolo en una mediocridad completa. “Es lo que necesita Alicante“, afirmó su progenitor cuando su hija retornó a Alicante para ser de inmediato concejala y diputada provincial.

Julio de España, expresidente provincial, expresidente del PP, expresidente de las Cortes Valencianas, hombre enamorado de Panamá, mantiene un lobby interno a base de exboxeadores y médicos. Fuentes internas del PP, calculan entre 150 y 200 los votos que Julio de España aportó a la candidatura de Toño Peral y Mari Carmen de España. Una candidatura -ilegítima y presuntamente ilegal- con fisuras internas: Mari Camen de España juega con Ginés Lifante para que Asunción Sánchez Zaplana vuelva a encabezar la lista de las municipales.

¿Necesita Alicante de verdad alguien que “no hace nada“?

José Ciscar, el hombre que siempre juega sucio

Toño Peral, el fontanero que quiere ser alcalde de Alicante


OPINA EN RAMBLA LIBRE