Geoestrategia planetaria (2): La Administración Obama suministró el armamento a Daesh



Terroristas de Daesh, muchos con pasaporte “europeo”. /Foto: monitordeoriente.com

Enrique de Diego.

En un mundo en cambio, lleno de peligros de futuro y de riesgos de presente, es preciso tener una noción general del devenir que nos ha tocado vivir, y muchas veces sufrir. Los malignos poderes globalistas, que encumbraron a Barack Husein Obama, decidieron desestabilizar Siria. Fue la Administración Obama la que armó a Daesh y de esa malvada y relativista decisión se han sobrevenido numerosas consecuencias, que han variado el delicado equilibro internacional. Continuamos la entrevista panorámica con nuestro colaborador Diego Pappalardo, director de la Consultora Universum.

Diego Pappalardo. /Foto: ramblalibre.com.
  • ¿Por qué Arabia Saudí aísla a Qatar, suní?
La geoestrategia saudí es, principalmente, producto de su diseño geopolítico. Dicha reconfiguración, como se sabe, es consecuencia del enfoque lógico  de  supervivencia, de conservación y, si es posible, de la amplificación de cuotas de poder regional. Ello entra en pugna con la geopolítica del clan qatarí encabezado por el  jeque Tamim bin Hamad Al Than.
Sin entrar en pormenores de las acciones y los fines de actores externos del Golfo, está demostrado que desde hace tiempo se venía agrietando el vínculo entre Riad y Doha  por cuestiones de amalgamiento de poder propio y diferencias coyunturales, siendo algunas de esas divergencias el tipo de relación a implementar con el régimen de Teherán, la tensión petróleo-gas, la fricción existente entre Trump y Obama/Clinton,  el perfil de la política de la Administración Trump para la región; también entran como desaveniencias las preferencias por bandos en escenarios egipcios y libios y el control en la gestión de la  producción y la distribución de la información masiva.
Recuerdo que la  monarquía qatarí cuenta con nexos y apoyos dentro del establishment estadounidense y, en la disputa Trump/Obama-Clinton, está del lado de la línea de los globalistas demócratas. En mayo pasado, el emir  Tamim bin Hamad Al Than dijo desembozadamente que Trump sería derrocado.
El emirato de Qatar, con una población nativa minoritaria y  principalmente gasífero, crecía en relevancia regional e internacional, con irrebatible apoyo de una de las  ramas de la Familia Rothschild, ofuscando a Riad y Abu Dabi. Entonces, durante  la fase de profundización de la globalización, Qatar creció sustancial y exponencialmente, generando el recelo y el temor en la facción saudí que actualmente mantiene el control del poder en Riad.
Igualmente, Arabia Saudita busca lavar su imagen como promotora objetiva del terrorismo wahhabita  y sabiendo que Trump quiere diezmar el terrorismo del radicalismo islámico, una de cuyas caras principales es el ahora reducido Estado Islámico, pues le transfiere culpa y responsabilidad a su ex socio Qatar.
Por lo tanto,  la lucha intestina que se está dando en la esfera suní del Golfo no está relacionada a la etnicidad, ni a filias ni fobias por cuestiones teológicas, ni mucho menos por repudio del terrorismo. Responde a la lógica del poder propio por parte de los actores intervinientes que no quieren verse reducidos a la mínima existencia, cuando no al fenecimiento definitivo. Buscando para ello la vertebración de diferentes  alianzas y asociaciones regionales, continentales y mundiales.
Doha, capital de Qatar. /Foto: calalatedtraveller.com.
Turquía defendería a Qatar de una invasión saudí
–  ¿Puede haber una invasión de Qatar?
Las élites dominantes en Arabia Saudita, en los Emiratos Árabes Unidos y en Bahrein quieren resolver  el problema a la vieja usanza árabe, pero Qatar conserva su asociatividad con élites extra- marco espacial del Golfo y, ahora, suma a un socio con poderío elocuente: Irán. Es factible una invasión militar por Arabia Saudita pero la misma no contará con la aprobación total de los miembros de la coloquialmente  llamada OTAN musulmana, tampoco  lograría unanimidad en el complejo industrial-militar de los Estados Unidos y sería diplomáticamente reprobada por la Unión Europea, Rusia y China. La India también jugaría un papel crucial para evitar la gran guerra en suelo qatarí por los millones de sus ciudadanos  que trabajan en suelo qatarí. Si bien Arabia Saudita supera militarmente a Qatar, pero, en caso de darse la invasión, Doha tendrá el respaldo militar y efectivo de Irán y Turquía lo que tornaría imposible una victoria para el régimen de Riad. Por lo tanto, en dicha eventualidad, no sería para los saudíes un Vietnam único, sino cien Vietnam. Es en este punto donde la prudencia geoestratégica entra a jugar un rol superlativo. En lo inmediato es más factible que se prolongue la tensión atemperada que una gran guerra, siempre y cuando no haya modificación en Tel Aviv y Washington.
Erdogan. /Foto: mundosputnik.news.com.
–  ¿Por qué Turquía hace causa común con Qatar?
Por varias razones, a saber:
Geohistóricas:  Fueron los miembros de la Casa de Saud quienes sirvieron de obstáculo para la  existencia del Imperio Otomano y colaboraron en su desintegración, siempre al servicio del imperialismo británico.
Asimismo, Qatar, a lo largo de su Historia, fue sucesivamente  parte del Imperio Otomano y del Imperio Británico. En los últimos 150 años de Qatar, siempre estuvieron presentes como actores geopolíticos los bahreiníes, los turcos, los británicos y, obviamente, los Al- Thani.
Geopolíticas: Acumular aliados y socios es primordial para Proyecto Erdogan con el fin de obtener fortaleza cualitativa y cuantitativa. Unido a los kemalistas, decidió cambiar el paradigma de “poder blando” y proyectarse como jugador considerable en el tablero geopolítico en sus niveles de lo regional y lo global.
En su momento, los actuales gobiernos de Turquía y Qatar se unieron para derrocar a Al Assad y materializar un proyecto gasífero, al que se oponía el presidente de Siria.
Convergencia de intereses que también se extendió para defender al depuesto presidente egipcio Mohamed Morsi -hoy, purgando prisión- y a la Hermandad Musulmana frente al presidente general Abdelfatah Al-Sisi, alineado con Mohamed bin Salman, Netanyahu y Trump.
Desde el 2014, entre Ankara y Doha, se suscriben importantes acuerdos  bilaterales.
Erdogan quiso infructuosamente establecer una base militar en Arabia Saudita, siendo rechazado por Riad. En cambio, Qatar aceptó la propuesta.
En el 2016, los socios de la OTAN  y Arabia Saudita quisieron derrocar  y asesinar a Erdogan, mientras el clan que impera en Doha se solidarizó con él.
Como se ve, es ya una alianza político-militar que también se traduce en un múltiple intercambio comercial.
Vladimir Putin. /Foto: Columbia.co.cr.
Putin ha convertido a Rusia en un gran actor geopolítico sacándola de los escombros
 Rusia interviene en Siria ante el riesgo de caída de Al Assad y el genocidio de los cristianos que se está perpetrando. ¿Pasa a ser Rusia un agente influyente en Oriente Medio?
Desde que Putin llegó al Kremlin y, sobre todo, a partir del 2012, Rusia se fue convirtiendo paulatinamente en un gran actor geopolítico, levantándose, prácticamente, de los escombros dejados por  liberales como Yeltsin. Estos seguían -siguen- los dictados de los  arquitectos y operarios del Atlantismo.
Putin lleva a cabo una visión rusa superadora del imperio zarista y de la URSS. Escalonadamente comenzó a participar activamente en el tablero geopolítico mundial para oponerse a los movimientos de cerebros como Zbigniew Brzezinski. Este siempre quiso convertir a Rusia en un país débil e indefenso. Putin creyó vital defender al régimen de Al Assad por motivos geopolíticos ya que si el islamismo wahhabita se apoderaba de Siria, Irak y otros países, los intereses rusos se habrían visto en peligro ante la amenaza de una poderosa fuerza yihadista-wahhabita, reimpulsada por el Atlantismo y por algunos socios que en la actualidad visitan Moscú.
De haberse concretado ese plan, el proyecto euroasiático que Putin encarna y ejecuta se habría visto obstruido.
Otra razón motivante es que en el imaginario político de Putin está la consideración y la inserción  de corrientes llamadas cristianas, asimismo, respeta el derecho a existir de la teología y la historia del chiísmo y de todas aquellas manifestaciones que dan un sentido trascendente a la vida.
Entonces, Putin, al intervenir en Siria, colabora activa y preponderantemente en la continuidad del régimen de Damasco, bloquea  determinados planes del Atlantismo/Globalismo y se constituye indiscutiblemente en actor capaz de equilibrar las fuerzas de poder internacional.
Benjamín Netanyahu. /Foto: BBC.com.
Netanyahu ha intentado desmembrar Siria y acabar con Al Assad
¿Cuál es la posición de Israel hacia Al Assad y por qué?
Cuando la línea globalista representada por Obama, Hillary Clinton y George Soros puso en funcionamiento a sus amigos, aliados y socios para derrocar a Al Assad, contó previamente con la indicación del clan cuya cara visible política es Netanyahu.
En ese momento, Bibi no se encontraba alejado del  demócrata inquilino de la Casa Blanca, tal y como lo está hoy.
Ahora, están en desacuerdo porque el planteamiento de Soros y Obama entra en colisión con algunos aspectos de la proyección geopolítica del clan de Netanyahu.
Uno de los puntos dispares tiene que ver con la intromisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en aspectos de la geografía y las políticas internas y externas israelíes, incluyendo la cuestión de la doble estadualidad palestina-israelí, asunto Irán, etc., que impacta contra la totalidad del formato del club que integra Netanyahu.
La línea Netanyahu responde totalmente a la histórica plataforma geopolítica israelí, la que sostiene que países de la región deben ser o achicados o eliminados de la faz de la tierra para que Israel pueda tener suficiente espacio vital para no ser borrado del mapa y erigirse en dominante. En otras palabras, que el mundo sea interpretado en clave israelí y esté al servicio del estado sionista.
Para ello, formulan programas de acción de doble naturaleza: ofensiva y defensiva. Cada una con sus respectivas dimensiones teóricas  y fácticas, sobresaliendo entre esos esquemas el conocido Plan Yinon; el cual, en estos días, se está operacionalizando pero con ciertos retoques.
De ahí que la administración Netanyahu decidió desintegrar a Siria y al  gobierno de Bashar Al Assad, participando ininterrumpidamente desde el inicio, tal y como lo afirman -y demuestran- muchos analistas y periodistas de investigación.
Para Netanyahu y sus aliados políticos era prioritario desalojar del gobierno a  Al Assad. Intentaron una y mil veces llevarlo a cabo, obtenerlo mediante presiones y ataques directos e indirectos.
En el primer cuatrimestre del presente año, informamos que ciertos niveles del gobierno israelí evaluaban la posibilidad de abandonar el objetivo del derrocamiento de Al Assad con la clara finalidad de evitar el corredor Teherán-Beirut, neutralizar  el reforzamiento de Hezbollah y una posible ofensiva chiíta contra Israel.
Lo que se estudiaba no era por agrado a la figura del mandatario sirio. Al contrario. La propuesta era considerada para evitar males mayores.
Hoy, mediados de julio, Macron motivado por  intereses políticos, económicos y por la realidad misma de la guerra en Siria ya manifestó que para su administración no es una prioridad el derrocamiento de Al Assad, posición compartida por piezas no globalistas de la administración Trump y, por supuesto, por el presidente ruso Putin y por el mandatario húngaro Víktor Orbán, a quien Netanyahu quiere sumarlo como socio.
Ante ello, Netanyahu puede seguir recalculando y no emprender ninguna ofensiva directa contra Al Assad pero sí emplear medidas conducentes para obstaculizar una rápida reconstrucción siria.
Irán no es un peligro para la paz mundial
Irán ha renunciado a dotarse de armamento nuclear. ¿Es creíble? ¿Es actualmente una potencia regional que amenace a Arabia Saudí?
Primero, una acotación personal. Yo soy partidario de la paz en Cristo pero también en que todo Estado-nación que quiera ser y existir en este mundo calamitoso y vivir con dignidad, mantener la libertad de su pueblo y generar respeto ante sus enemigos voraces debe y tiene que poseer bombas atómicas.
Por observar ideologías pacifistas fabricadas en laboratorios del Poder Mundial, una nación no puede privarse del poderío atómico para hacer valer su derecho a vivir en libertad y paz frente a sus enemigos malignos.
Les exhorto a que averigüen cuál es la razón que lleva a Estados Unidos, Rusia, Israel, Gran Bretaña, China, Pakistán, Corea del Norte, entre otros, a poseer bombas atómicas. El que no tenga bombas atómicas no asiste ni es tenido en cuenta en la mesa chica de los poderosos de la Tierra. Estará en condiciones de inferioridad y su hoja de ruta estará signada por esos poderosos. Y, entre los super fuertes, habrá siempre uno que utilice a los países débiles para su uso y abuso, tales los casos de Argentina, España, Irak, Yemen, México, etc.
Bien. Hablemos de Irán.
No hay evidencias concluyentes y excluyentes que afirmen que  Irán hoy se constituye en peligro mundial por supuesta posesión de armas atómicas y, menos, que las tenga.
Si las fabricó y las posee las debe tener muy en secreto o ya se deshizo de ellas,  ya que por lo que se sabe objetivamente, los estudiosos y los  organismos competentes no pudieron corroborarlo. Ellos sí hablan del circuito creado por el programa iraní de nuclearización para fines pacíficos.
De todas maneras, si las tienen, creo que deben ser inferior en cantidad a las bombas atómicas que poseen los integrantes del club atómico.
Pero voy a mencionar unos detalles.
Los reformistas encabezados por el presidente Hasán Rouhaní no piensan entrar en ninguna gran guerra. Están orientados no sólo por el Líder Supremo de Irán que es el ayatolá Alí Jamenei sino también por elementos del Proyecto Irán, que es un polo de pensamiento y de intercambio diplomático-cultural iraní-estadounidense fundado en el año 2001.
¿Sabe qué entidad aportó financiamiento para la organización?
Fundación Hermanos Rockefeller.
El propósito principal era desarmar la infraestructura nuclear de Irán para  salir del cerco y aislamiento de tantos años e integrarse al mundo pero con autonomía.
Posteriormente algunos miembros de Proyecto Irán integraron el equipo del régimen de Teherán que acordó con Obama el pacto nuclear.
Sí, Irán se constituyó en  potencia regional con marcada influencia incluso a nivel mundial. Lo que está realizando en Siria colaborando en la salvación del gobierno legítimo y la integridad territorial del país, su participación en la ronda de diálogos de Astaná, su asistencia a Qatar,  convenios con administración Macron, con gobierno de Orbán, intercambio comercial con la UE, aproximación con Turquía, su inserción en América Hispana, en Asia Meridional, entra otras realizaciones, muestran el reposicionamiento geopolítico de Irán.
Otro dato: en 2016, Irán atrajo inversión extranjera directa por tres mil millones de dólares, un 64% más que en el año 2015.
Todo ello es observado con miedo e impaciencia por parte de los saudíes. Irán es su oponente natural y como Arabia Saudita en los últimos diez años entró en declive, su clase rectora intenta inmovilizar a su rival Irán.
Armando a Daesh
 – ¿En qué medida puede decirse que Daesh fue creado por Arabia Saudí y la AdministraciónObama?
Daesh fue creado por la línea Obama.
La génesis del Daesh es resultante de la convergencia del  complejo industrial-militar de los Estados Unidos, los neocon belicistas del Departamento de Estado, Gran Bretaña e Israel.
Unos y otros pusieron al líder,  los reclutas mercenarios, la prensa global, los políticos profesionales y académicos funcionales y, finalmente, las armas y las balas.
El dolor y la muerte los pusieron los pueblos víctimas.
Se hizo pública la conversación que John Kerry mantuvo con referentes de la oposición siria el 22 de septiembre de 2016. En ella, revelaba que  la administración Obama suministró armamentos a Daesh para que finalizara el trabajo contra la República Árabe Siria y liquidara a la administración Al Assad.
Entonces, por esa prueba y por miles más, se puede aseverar sin equívoco alguno que administración Obama fue la responsable -aunque no la única- de la presencia del Daesh.
Arabia Saudita contribuyó en la dinámica  del monstruo inventado pero en sí no es el padre de la criatura.
El conflicto con Corea del Norte, demasiado costoso
–  Los retos de Corea del Norte con el lanzamiento de misiles han sido respondidos con un incremento de la retórica belicista por parte deDonald Trump. ¿En qué medida hay riesgo de un conflicto nuclear?
Mi perspectiva me indica que Trump no quiere inmiscuirse en una gran guerra porque sabe que si lo hace descuida el frente interno, pierde base social al no poder cumplir con sus promesas económicas de campaña y queda indefenso ante la crisis financiera y económica dejada por Obama.
Es discurso para amilanar al mandatario norcoreano, estimular a Pekín y Moscú para que arreglen el problema y para demostrar al estado profundo y a toda la población de su país que él es un auténtico macho alfa.
Si en un momento creyó que podría resultarle liviano una guerra contra Corea del Norte ya sus asesores y los especialistas convocados para abordar el asunto seguramente le hicieron entender cuán complicada sería una conflagración de ese nivel en estos meses. Si por presiones de actores internacionalistas, Trump decide atacar a Corea del Norte, los surcoreanos y los japoneses van a sufrir enormemente. También los estadounidenses serán blanco fácil y habrá mucho repudio en propio territorio de Trump. En ese escenario habrá movilidad significativa pero no solamente por parte de los proponentes de la  revolución de colores, sino también con los “Deplorables“, quienes  pedirán enérgicamente a Trump cancelar el enfrentamiento.
Y los militantes de la globalización, inmersos en estructuras del partido republicano y demócrata, le exigirán la renuncia o, mejor dicho, lo renunciarán por incompetencia y desprolijidad.
Por consiguiente, no creo que en lo inmediato pueda haber un conflicto nuclear entre Washington y Pyongyang.
–  ¿Qué papel juega y puede jugar China, tradicional aliado de Corea del Norte?
China trata de limitarlo a Kim Jong-un pero sin atacarlo ni apartarse de él. Trump ha puesto sobre el gobierno de Pekín la principal responsabilidad en la disuasión. Lo hizo a propósito, no solamente por la cercanía natural y relacionamiento comercial-político entre Pyongyan y Pekín sino para darle más trabajo a China ya que no la ve como amiga, ni socia, ni aliada sino como competidora y obstructora del resurgimiento estadounidense.
Tanto a China como a Rusia les preocupa que Estados Unidos pueda situarse en el espacio de Corea del Norte.
En esta disputa, el régimen de Pyongyang, conociendo dificultades chinas, ya no  escucha solamente a China, sino también a Rusia,  Pakistán e Irán.
–  ¿Puede bajarse la tensión? ¿Puede Estados Unidos derrocar de alguna manera al gobierno de Pyonpyang?
La tensión puede bajarse si Pyongyang recepta bien el plan de acción ideado por Rusia y China y si Trump cumple con su visión personal-política.
Estados Unidos persigue el cambio gradual de mandatario y régimen o, en su defecto, la permanencia en el gobierno de Kim Jong-un pero lanzando palomitas en vez de misiles.
Xin Jinping, presidente de China. /Foto: andina.com.pe.
La globalización ha beneficiado a China
–  China aparece como el principal partidario del libre comercio. ¿Es una primera potencia actualmente China? ¿Cuáles son sus intereses y sus estrategias?
Estrategias geoeconómicas y político-militares son implementadas para dejar atrás el papel y la función de una China aislada del mundo y poco proclive a sumarse a las nuevas características del orden internacional. No se nos debe escapar el hecho de que la globalización propiamente dicha perjudicó más que benefició a la población de los Estados Unidos y dio solidez a China. Esa ascensión tiene sus razones: Se fraguó la alianza entre determinadas  élites occidentales y chinas. Grandes capitales financieros e industriales de Occidente se instalaron en territorio chino para obtener la rentabilidad conocida a bajo coste y para ayudar al estado chino a transformarse en potencia económica, política y militar.

Ello fue visto con buenos ojos por algunas élites chinas. En las élites de ese país no hay unidad total, existen divergencias. Diferencias que también existen en las élites occidentales respecto de China. La gran aceleración económica china de las últimas décadas hoy se detuvo, aunque, por supuesto, su nivel de crecimiento sigue siendo muy considerable respecto de países como España, Francia, Gran Bretaña y los propios Estados Unidos.

En China no hay homogeneidad interna geográfica respecto del crecimiento económico. El desarrollo sustancial se da en zonas costeras, mientras que el resto padece.

El último informe de la OCDE sitúa a la India como el primer país en ranking de crecimiento en el 2018.

Reitero, ello no quiere decir que China en comparación con países occidentales esté en declive. Sólo que el estadio de super crecimiento de su economía ha dado  paso a otro nivel menos gigantesco.

Redirecciona capital para países amigos, aliados y socios.

Políticamente, China sigue mejorando su relación con Occidente y el resto del mundo.Lo hace con paciencia y sagacidad. Históricamente, en su momento, contó con el concurso del trilateralista Henry Kissinger.

Sus élites quieren ser referencia en el mundo. Intentan ser artífices de su propia historia o, al menos, tener injerencia parcial en la generación de la misma.
Yo no entro en problemas entre sinólogos devotísimos de China y sus opuestos.
Me informo, observo y analizo la voluntad de élites chinas que tienen pretensión de supervivencia y expansión y considero que ello es conforme a la lógica de la Historia.
El Poder no es entitativamente malo. Lo realmente pernicioso es no tener Poder para jalonar el futuro de un grupo o pueblo, como está sucediendo actualmente con Argentina y España.
La voz china es clave en las discusiones de naturaleza regional e internacional. Su diplomacia es reconocida en los foros mundiales.
En los últimos días, instaló oficialmente su primera base militar en el  extranjero. Lo hizo en el estratégico cuerno de África.
No desiste de la posesión de bombas atómicas y de su posible utilización.
Envía al mundo permanentemente millones de sus ciudadanos para posibilitar una penetrabilidad  notoriamente racial-cultural-sociológica en otras regiones del mundo.
El diseño de la nueva ruta de la seda la perfila sustancialmente como potencia destacadísima.
Estrategias y tácticas de apertura y geolocalización económico-financiera, participación estatal y de élites chinas en capital accionario de empresas legalmente registradas, flexibilización en política internacional, diplomacia capaz, acumulación armamentística nuclear y electrónica, distribución global de su poblacional turística y/o residencial, convierten a China en gran actor geopolítico mundial.
Pero no se puede hablar todavía de una China superpotencia. Veremos que pasa con el declamado liderazgo chino 2050.
http://ramblalibre.com/2017/07/09/geoestrategia-planetaria-1-el-peligro-que-tiene-occidente-es-el-globalismo/

OPINA EN RAMBLA LIBRE