Carta abierta al liante de José Javier Esparza: Vox ha muerto y hiede



José Javier Esparza. /Foto: actuall.com.

Enrique de Diego.

No eres un intelectual, eres un liante. Llevas el cadáver político de Santiago Abascal como Juana la Loca el de Felipe el Hermoso, sin saber a dónde. Lo que te ha sucedido en El Escorial, donde has hecho el más espantoso ridículo y donde, según testigos presenciales, estabas ciscado, te lo tienes merecido. ¿Qué razones ha aducido Javier Ortega-Smith, político profesional de tres al cuarto, secretario general de Vox, para descolgarse de dar una conferencia apalabrada hace meses y confirmada? Puedo informar, con plena seguridad, de que ninguna. ¡Que el secretario general de un partido sea incapaz de mantener un compromiso muestra la inconsistencia del chiringuito, del conducator y sus mariachis! Te han tratado, José Javier, como un cochero.
Llevas tiempo liando y prestándote a la ceremonia de la confusión, que en estos tiempos es lo peor, inadmisible. Ya era hora de que te cayeras del burro y dejaras de vender mantas y mulas. Te prestaste a la mascarada de Coblenza, llevándote como falso periodista de Intereconomía -ese garito donde te deben tanto que tienes que adoptar la posición del lacayo, que llevas practicando toda tu vida, como luego veremos- a Santiago Abascal, haciendo de traductor y dándole al botón del móvil para los engañosos selfies. Teledirigido todo por Julio Ariza, ese all right de pega y pacotilla que cada mañana se levanta esperando que le llame Mariano Rajoy y le ponga bancos y empresas del Ibez 35 a sus pies.
Con el ingenuo y torpe conspirador de José María Ruiz
Y ahora con ese ingenuo y torpe conspirador que es José María Ruiz -del que hablaré mañana- en El Escorial, con el recién incorporado Carlos Zarco haciendo de Celestina, pretendías generar la expectativa de una confluencia entre Respeto y Vox, cuando era de ese Partido de la Libertad, que es el despacho de abogados de Ruiz y para usted de contar. Llevas meses llamando a todo el mundo vendiendo la manta de Vox, la unidad con Vox, incluso ahora que tu amo Ariza está poniendo tierra de por medio a la carrera, o porque no recibe el dinero prometido o porque espera engañar a los de Avanza de Benigno Blanco -en los mentideros, cariñosamente, maligno– o porque Julen no consigue publicidad y han culpado a Kiko Méndez Monasterio, que ha demostrado preparación y pulso informativo al frente de La Gaceta, que se va a derrumbar a la carrera.
Jorge Verstrynge con Manuel Fraga. /Foto: foroexplayate.com.
Y ahora tus amigachos, con los que tomabas cañas por España, pandillita de horteras de bolera, te han dado con la puerta en las narices y te han dejado en la estacada, compuesto y sin Ortega-Smith, mostrando tú a la concurrencia tu desolación: “pero si no era un acto partidista“. ¡Oh, conspirador de cuarta e intelectual de quinta!
En lo personal, no tengo nada contra ti. En Intereconomía no coincidíamos y no nos tratamos. Pero no están los tiempos para liantes, y tú te has pasado de la raya. Desaparece. Enclaústrate a escribir algún libro de divulgación histórica sobre la Edad Media. Para eso sirves. Como ideólogo eres una nulidad y como estratega un trapisonda. Para sentar cátedra de all right te falta biografía -y lecturas digeridas- y te sobre oportunismo. Entraste en eso del faranduleo político-cultureto predicando la identidad pagana de España, a las órdenes y al servicio del peculiar Jorge Verstrynge, obedeciendo a la cadena de mando de Antonio Martín Beaumont y los hermanos, Isidro y Jesús, Palacios, importando aquello de la “nueva derecha” de Alain de Benoist. ¡La identidad pagana de España! ¡Cualo? Estuviste varios años en la oficina de comunicación del Partido Popular y entre 2000 y 2004 fuiste director del gabinete del secretario de Estado de Cultura. Un lacayo pepero de estricta observancia hasta que se te acabó la mamandurria.
Julio Ariza. /Foto: YouTube.com.
Vox ha muerto. Deja de deambular como Juana la Loca. El cadáver ya hiede. Son cuatro oportunistas viviendo a costa de las cuotas de unos cuantos incautos y de las donaciones de Ricardo Garrudo, al que ya estamos mirando detenidamente, ese patriota made in China. Son una estrategia de Génova para generar confusión y la prueba del 9, la contrastación fue que no se presentaran a las elecciones gallegas, vejando a buenos patriotas de La Coruña en puertas de la Junta Electoral, para beneficiar a Alberto Núñez Feijoo por si no sacaba mayoría absoluta. Una maniobra de trileros. Vox ha sido ya liberal europeísta e identitario europeísta y lo que sea con tal de mantener sin hacer nada a Santiago Abascal y a Javier Ortega-Smith. La farsa se ha acabado. Y tú, José Javier, vas a salir de escena, que ya era hora, y va a ser un alivio que dejes de liar. Ahora irá todo mucho mejor. Siete candados al sepulcro de Vox.

Opina en Rambla Libre