La tiranía de las minorías



Enrique de Diego.

Es hora de que la mayoría moral y silenciosa se organice y defienda sus derechos, frente a la tiranía de las minorías. Hace poco vimos la exhibición de una minoría en el World Pride, que fue un completo fracaso: hoteles medio vacíos y fracaso de Telemadrid en su intento de convertirse en la televisión oficial del evento. Y, sin embargo, mediante coacciones esa minoría está imponiendo sus criterios cercenando principios fundamentales de la civilización como la libertad de cátedra, la libertad de expresión y el derecho de los padres a la educación de sus hijos.

Me escribe un amigo abogado: “Hoy me ha comentado una madre que acababa de recoger a sus hijos en el colegio: “La mayoría de chavales de 13 o 14 años que van al colegio dicen que son bisexuales, que sólo les importa la persona“. Lo preocupante de la situación es que me lo comentaba como algo positivo, informándome de los nuevos descubrimientos intelectuales y de los avances de la nuevo sociedad moderna superadora de los antiguos tabús. Lo más duro es que es cierto: las escuelas están adoctrinando a los niños y el proceso es imparable“.

La minoría está tratando de desarrollar un nefasto proceso de ingeniería social con el que pretende convertirse en mayoría con efectos demoledores sobre la natalidad y la supervivencia de las sociedades. Y por delante se lleva a la democracia, que es el gobierno de la mayoría, no de la minoría. Hay que despertar del banal y suicida letargo. Todos los partidos defienden y se pliegan a las minorías. Es preciso un partido que defienda a la mayoría.


Opina en Rambla Libre