El islamismo odia la música. El cristianismo la ensalza



Luis Bru.

El islamismo odia la música. Lo primero que prohíben y persiguen los integristas es la música. En Mosul, Daesh “nos trataba como animales”. El cristianismo considera que la música dignifica al hombre y lo acerca a Dios.


Opina en Rambla Libre