Bódalo



Fernando Alonso Barahona. Crítico de cine.

José Bódalo, actor ( 1916-1985 )  forma  parte de la historia esencial de nuestro teatro contemporáneo, aunque Bódalo como gran actor también hiciera brillar su talento en el cine y en la TV  . Pertenece a una época pródiga en grandes genios del escenario y de la interpretación:  Rodero, Merlo, Prendes, Dicenta, Alonso, Puente…

Carlos Arévalo ha escrito un libro interesante, ameno, sobre un inmenso actor que pertenece a la mejor historia, sobre todo del teatro español de hace medio siglo. Lo ha publicado CVC Ediciones con el título José Bódalo, maestro de la escenaSu autor es el joven periodista madrileño Carlos Arévalo. Algo más de doscientas páginas en las que se nos cuenta su vida y obra, complementada con un documentado índice de sus estrenos teatrales, sus películas y sus programas dramáticos en la pequeña pantalla.

El actor José Bódalo Zúffoli nació en Córdoba, Argentina, el 24 de marzo de 1916, en el seno de una familia de artistas. Su madre era la actriz argentina Eugenia Zúffoli y su padre el actor José Bódalo. Muy pronto la familia estableció su residencia en Madrid. Bódalo estudió Medicina, pero tras la guerra civil, sus padres emigran a Venezuela. Allí el joven Bódalo practica el fútbol profesional y debuta como locutor de radio y como actor en Radio Caracas. En 1940 debutó, junto a sus padres, en su primera representación teatral, la obra Madres frente a la guerra, con la que recorre varios países hispanoamericanos.

En 1947, tras su regreso a España, fue contratado como galán en la compañía de Tina Gascó, Fernando Granada y más tarde pasó a la de Amparo Rivelles. En 1961 entró a formar parte de Compañía del  Teatro Nacional María Guerrero y en 1965 se convierte en su primer actor.

El  cine  fue también escenario de su talento . Intervino en cerca de cincuenta películas, entre ellas  Agustina de Aragón, de Juan de Orduña,  Balarrasa, de J.A. Nieves Conde, Teresa de Jesús,  de Orduña, o El salario del crimen, uno de sus mejores personajes, película dirigida por Julio Buchs y protagonizada por Arturo Fernández. En esta espléndida muestra de cine negro español Bódalo da vida a un comisario de policía compañero del padre de un policía joven que se corromperá por una vampiresa.

Ya en los ochenta llegarían entre otras: Hijos de papá (1980) de Rafael Gil, La Colmena (1981) de Mario Camus, otra extraordinaria interpretación en una película coral basada en la novela de Cela, Las autonosuyas (1983) de Rafael Gil, Últimas tardes con Teresa, de Gonzalo Herralde (1984). Pero sería con José Luis Garci con quien Bódalo alcanzó  sus intervenciones más memorables: El Crack ( 1981 ), Volver a empezar ( 1983 ), Sesión Continua  ( 1984 ). Es inolvidable en Volver a empezar su memorable mano a mano con Antonio Ferrandis en la famosa escena en la que éste le comunica su enfermedad y Bódalo con una mirada que traspasa la pantalla comprende el carácter de la misma. Puro cine, pura interpretación.

José Bódalo fue además uno de los actores habituales de la pequeña pantalla. Intervino en más de quinientos espacios dramáticos, como Primera Fila, Novela ( donde intervendría en veinte adaptaciones entre los años 1963 y 1977 ), Teatro de siempre, Pequeño estudio. Pero sobre todo Estudio 1. Aún permanece en el recuerdo su soberbia interpretación en Doce hombres sin piedad, en la mítica versión de Gustavo Pérez Puig ( 1973 ), acompañado por nombres gloriosos del teatro como José María Rodero, Jesús Puente, Ismael Merlo o Luis Prendes. Contemplar a estos actores compartiendo pantalla resulta un espectáculo de primer orden, absolutamente irrepetible.

Bódalo intervino en cerca de cuarenta obras para Estudio 1, entre ellas Un enemigo del pueblo (Ibsen ), Tres sombreros de copa (Mihura ), El mercader de Venecia (Shakespeare), Misericordia (Galdós ) …

También participó en varias series de TV siendo la más popular Cañas y barro ( 1978 ), adaptación de la novela de Vicente Blasco Ibáñez en la que Bódalo daba vida a Cañamel , dirigida por Rafael  R. Marchent y con un amplio reparto encabezado por Victoria Vera y Manuel Tejada.

El 15 de noviembre de 1957 Bódalo estrenaba Las cartas boca abajo, obra de teatro de Buero Vallejo. Años después también intervino en otro magnífico Estudio 1: El concierto de San Ovidio, una de las obras maestras del dramaturgo y en la que estuvo acompañado nada menos que por José María Rodero y Jesús Puente ( 1973 )  . En las tablas y en más de doscientas obras representadas,  ofreció su talento vivo en estado puro.  Interpretó autores tan diferentes como Ionesco (El rinoceronte), Jardiel (Eloisa esta debajo de un almendro), Mihura (Tres sombreros de copa), Valle Inclán (Romance de lobos), Tennesee Williams (La gata sobre el tejado de zinc), Arthur Miller (Panorama desde el puente), Unamuno, Pérez Galdós, Alfonso Paso, Bertold Brecht ……

Bódalo transmitía emoción en el escenario, dibujaba palabras en personajes profundos y humanos,  teatro vivo, es decir, vida en arte.  Merece la pena recordarlo en su centenario y revisar su ingente trabajo artístico.

https://www.youtube.com/watch?v=YD0QIkP8KGY  Bodalo


Opina en Rambla Libre