Manuela Carmena y Podemos, confesionalmente proislámicos



Manuela Carmena. /Foto: huffingtonpost.es.

Miguel Sempere.

Es preciso asumir la realidad: Manuela Carmena y Podemos no son laicos sino confesionalmente proislámicos. De hecho, el Ayuntamiento de Madrid se dedica a financiar la expansión del islamismo. Este año, Manuela Carmena y Ahora Madrid -la marca blanca de Podemos- ha dedicado 300.000 euros de todos los madrileños a pagar a diversas asociaciones musulmanas para que celebrarán el Ramadán, que es un hecho religioso de una confesión concreta. La justificación expuesta ha sido que “los musulmanes forman parte de la sociedad madrileña y debemos apoyarles en sus tradiciones. Somos respetuosos con todas las religiones“. Se trata de una sarta de mentiras. ¿Por qué debemos apoyarles…? ¿En nombre de qué?

Y de respetuosos con todas las religiones, nada de nada. Ningún respeto sino completa agresividad contra la religión cristiana. La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre protagonizó una escenificación obscena y chabacana, propia de una hortera sin estética y sin moral, asaltando la capilla de la Universidad Complutense. Su argumento es que se trataba de un lugar público. Sin embargo, el Ayuntamiento de Madrid ha cedido la Plaza de Lavapiés para la celebración del ramadán. Y esa Plaza es un ámbito público. Ninguna coherencia. Estricta hipocresía.

El Ayuntamiento de Madrid se negó también a poner el Belén en la Puerta de Alcalá y un asesor del desacreditado Pablo Iglesias declaraba recientemente que ojalá los cristianos fueran reunidos en una isla y se hundiera.


OPINA EN RAMBLA LIBRE