La cúpula de Vox consume el 86% de todos los ingresos



Santiago Abascal. /Foto: ramblalibre.com.

Miguel Sempere

A tenor de las cifras, el partido Vox es un chiringuito para mantener a un pequeño grupo de personas que han hecho de la política su modus vivendi, especialmente su presidente Santiago Abascal. Los gastos de personal en el año 2016 se elevaron a 126.333,89 euros. Una cantidad elevada si se tiene en cuenta que Vox carece de representación parlamentaria. Según fuentes internas de Vox, Santiago Abascal estaría cobrando, como empleado del partido, en neto 14 pagas de 3.500 euros, lo que representa en bruto una cantidad obviamente más elevada. Vox pagaría también a una administrativa de su sede en la calle Diego de León, y a una contable, con dedicación parcial. Según esas fuentes, también cobrarían del partido Enrique Cabanas y Javier Ortega-Smith.

En “gastos de actividad ordinaria” la cantidad ascendió a 261.708,48 euros. En este concepto se supone que se incluyen las tarjetas que con cargo al partido cuentan Santiago Abascal y Javier Ortega-Smith. Uno de los gastos que fuentes internas de Vox consideran desmesurado es el relativo al alquiler de la sede, que se sitúa en 2.300 euros mensuales. En pleno Barrio de Salamanca, una de las zonas más caras de Madrid, “es el lujo de un cateto de Amurrio“, como lo define un exdirigente de Vox.

La suma de los gastos de personal y de actividad ordinaria fue en 2016 fue de 388.042,48 euros, lo que consume prácticamente los ingresos del partido, que a través de donaciones y cuotas de afiliados ingresó en ese año 450.456,20. Mantener a la cúpula, abrir la puerta de la sede, cuesta en Vox el 86% de todos los ingresos. No queda dinero para hacer política.

Además, a pesar del sustancial descenso de ingresos en 2016 con respecto a 2015 (-220.256,74), la dirección del partido no se apretó el cinturón: en 2015 los gastos de personal fueron de 128.247 y en 2016 de 126.333. Vox es económicamente insostenible.


Opina en Rambla Libre