Preocupadísimo por la salud moral de Anson



Luis María Anson, un fraude. /Foto: ecoteuve.eleconomista.com.

Ignacio Fernández Candela. Escritor. Crítico literario.

Ay Anson, me preocupa tu salud moral. ¿No comprendes que aquí eres el rey del mambo pero allá se te habrán acabado las lisonjas  y las juergas?

En lo mundano puedes callar, esconderte detrás de tu honorabilidad y dejar que otros hagan el trabajo sucio, pero en tu conciencia sabes bien lo que es correcto y lo que no. Obrar con esta codicia evitando la actitud de integridad no es inteligente ni práctico a tu edad. Donde habrás de marchar no hay simulación que valga.

Te será incómodo y hasta doloroso que no se vuelva a doblar una cerviz a tu paso o te lustren con la lengua los zapatos, pero al menos comprende que hay que irse con la cabeza bien alta. Lo que se ha provocado contra mí es simple y llanamente de caraduras. Aquí y en Pernambuco. Aprovechados infestos hay en el mundo entero. No creo que tú seas de esos pero tampoco lo desmientes con tus obras ahora, silenciado ante la evidencia de lo vergonzante.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2015/12/el-trabajo-se-respeta-se-paga-y-no-se.html

Si en la evidente y elemental moralidad que nos define más allá de los discursos no lo haces bien, no te imagino dando cuenta de los actos llegado tu momento. Estás cometiendo un garrafal error contra ti mismo, pero ni en la cuenta atrás aprende el sabio que cree saberlo todo. Vanidad de vanidades y todo vanidad.

Manifiéstate con valentía y honor sobre esta injusticia propia de los más bajos fondos personales y profesionales. Es lo que se esperaría de cualquier persona honrada y bien intencionada, qué menos de ti.


OPINA EN RAMBLA LIBRE