Con un Gobierno indigno y cobarde, ante el golpe de Estado separatista



Mariano Rajoy. /Foto: jorgebustos.com.

Miguel Bernad Remón. Jurista. Secretario General de Manos Limpias.

En ningún país democrático al desafío del Estado de Derecho se le combate con armas de fogueo y tirachinas.

En España al anuncio y preparación de la declaración de independencia de Cataluña se le está dando una respuesta por parte del Gobierno de Mariano Rajoy “amenazando” con utilizar armas de fogueo y tirachinas.

El llamamiento constante a un diálogo de sordos, el utilizar los tribunales para suspender acuerdos y leyes independentistas, la constante desobediencia a las resoluciones judiciales, y la condena a políticos independentistas con penas leves, no vaya a ser que se enfaden, no deja de ser una respuesta de muy baja intensidad, de cobardía y de falta de autoridad.

Ante la gravedad de la situación planteada por el gobierno catalán, la respuesta tenía que haber sido aplicar el artículo 155 de la Constitución, suspendiendo cautelarmente la autonomía catalana, por el grave perjuicio al interés general de España y de los españoles.

Desde hace más de dos años, Manos Limpias ha venido denunciando ante Mariano Rajoy esta situación, que supone el anuncio de una declaración unilateral de independencia, bien a través de un referéndum ilegal, inconstitucional y delictivo, o directamente, mediante una declaración del Parlamento catalán…

En cualquiera de los dos casos, supone un golpe de Estado, lisa y llanamente.

Manos Limpias ha denunciado:

a). – Hasta en 15 ocasiones la necesidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución, haciendo el gobierno caso omiso de estas peticiones. –

b). – Ha denunciado la creación de unas estructuras propias de Estado, mediante el establecimiento de una Agencia Tributaria propia, “embajadas”, tribunal constitucional o de garantías catalán, ley de seguridad social propia, etc.

c). – Ha denunciado ante la Fiscalía, Delegación del Gobierno, Subdelegaciones del Gobierno, etc., las decenas de declaraciones independentistas de Ayuntamientos catalanes, habiendo obtenido escasas respuestas positivas. –

d). – Ha denunciado a la asamblea catalana de municipios independentistas. –

e). – Ha denunciado el manifiesto independentista de 33 “jueces” independentistas. –

f). – Ha denunciado la quema de símbolos institucionales, como la Bandera Nacional, retratos del Jefe del Estado, etc., ante el desinterés y la pasividad de las Instituciones que deben velar por su protección y respeto público y social. –

g). – Ha denunciado en incumplimiento de la Ley de Banderas. –

h). – Ha denunciado las sanciones a los comercios que no rotulan en catalán. –

i). – Ha denunciado la marginación del español como lengua vehicular fundamental, y la imposición del catalán en todos los niveles educativos, despreciando y desobedeciendo la Jurisprudencia del Tribunal Supremo. –

j). – Ha denunciado la malversación de caudales públicos cometida al dar grandes cantidades de dinero a fondo perdido a organizaciones independentistas, incluidos periódicos afines y televisiones. –

k). – Ha denunciado a Arturo Mas, Francisco Homs, Ada Colau, y otros muchos, por comportamientos ilícitos y delictivos. –

l). – Ha denunciado a las selecciones deportivas catalanas por apología del independentismo. –

Pensamos que todo ello es más que suficiente para aplicar el artículo 155 de la Constitución.

La respuesta de Mariano Rajoy ha sido dar alas al independentismo, posiblemente por cobardía, propiciando así la inminente declaración de independencia unilateral de Cataluña, con o sin referéndum.

Ha dejado que cale la idea de que se trata de un problema político, de que los pueblos tienen “derecho” a decidir su futuro, y de que “España nos roba”.

Aunque la declaración de independencia no tenga efectos prácticos –y eso está por ver-, se habrá producido un golpe de Estado, fallido –en su caso-.

Y quedará una fractura permanente en la sociedad civil catalana, así como una indignación en la sociedad española en su conjunto, además de un desprestigio internacional de nuestra Patria.

Para concluir, esta situación, al borde de la cual estamos, solo servirá para poner de manifiesto que tenemos un gobierno indigno y cobarde, que los españoles no nos merecemos.

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE