Intereconomía es una ruina



Gonzalo Bans. /Foto: formulatv.com.

Luis Bru

Con inmensa desfachatez, Intereconomía ha vuelto a pasar el cepillo a sus menguantes teleespectadores (según el EGM, los oyentes de Radio Intereconomía no pasan de 11.000) para pagar gastos como las nóminas.

Antes, Intereconomía pasaba el cazo por el Canal de Isabel II, contrataba a Ildefonso de Miguel para que no estallara la mierda del caso Lezo, enviaba a sus reporteros a defender al recluso Carlos Fabra o se dedicaba a organizar el tamayazo.

Pero lo que ya es un despropósito es que Gonzalo Bans se hunda en la más absoluta manipulación presentado los patéticos call center como una iniciativa pionera de relación con la sociedad civil que “es frecuente en Estados Unidos”.

En Estados Unidos cuando se deben 69 millones de euros a los proveedores, o 12 millones de euros a Hacienda se está en relación con la sociedad civil de las prisiones, con muchos años de condena. Julio Ariza no es pionero de nada, sino algo tan viejo como el mundo que se llama presunta estafa.

Intereconomía ha llegado a cobrar 47.000 euros del PP para que se silenciara uno de sus programas, ha perseguido a quien osara distanciarse lo más mínimo de la línea oficial del PP y, eso sí, lanzó a Pablo Iglesias y a políticos del lobby LGTBI.

Si alguien quiere seguir dando dinero para mantener tanta mentira y tanta hipocresía es muy dueño de hacer el pardillo.

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE