El Titanic de Pedro J, el más pelota, a la deriva



Pedro J, un hombre muy acabado. /Foto: theobjetive.com.

Luis Bru

El diario digital de Pedro J carece de influencia; no es una referencia; no da exclusivas; no ha aportado nada al mundo digital; no ha sido ninguna revolución, sino más de lo mismo al servicio de la casta y del sistema. Pedro J no incomoda, se ha tornado irrelevante.

Según informa PR Noticias, en octubre de 2015 una nueva aventura periodística comenzaba para Pedro J. Ramírez. El exdirector de ‘El Mundo’ lanzaba entonces ‘El Español’, un proyecto de diario digital en el que llevaba tiempo trabajando. El nacimiento llegó además acompañado por un importante elenco de conocidos profesionales del periodismo que quisieron acompañar a Pedro J. Ramírez en un primer momento, pero muchos de los cuales han terminado por abandonar el barco incluidos su propia hija y su yerno, María Ramírez y Eduardo Suárez.

La entrada y salida de periodistas de la redacción de ‘El Español’ ha sido una constante a lo largo de estos más de dos años y medio de vida. Javier Negre fue el primer caso destacado. El periodista especializado en información política abandonaba ‘El Mundo’ para irse con Pedro J. Ramírez, pero semanas después rompió su contrato para regresar a la cabecera de Unidad Editorial.

Poco después siguieron los mismos pasos y dejaron ‘El Español’ el grueso del equipo técnico Mabel Cobos, David Domínguez y Salugral Adriana. El primero y la tercera se incorporaron después a ‘El Independiente’, el digital lanzado recientemente por un viejo conocido de Pedro J. Ramírez como es Casimiro García Abadillo. Más polémica fue la salida de Ana Tudela, que se quedaba fuera del área de Economía e Innovación tras publicar unas informaciones sobre el Canal de Isabel II y la de Salvador Carmona, que hizo lo propio con su trabajo dentro del área de Deportes de ‘El Español’ para fundar después la consultora Origami Sports.

Lo más llamativo de todos estos movimientos es que se producen cuando el nuevo diario de Pedro J. Ramírez ni siquiera ha cumplido medio año de vida. En abril de 2016 llegan nuevos cambios. El yerno del fundador de ‘El Mundo’, Eduardo Suárez, se marcha de ‘El Español’ tras haber mantenido múltiples y públicos enfrentamientos con su suegro a causa de la línea que debía seguir el periódico. Después fue Mariangela Paone, de Reportajes, la que dijo adiós a ‘El Español’. Muchos hablaron entonces de que el detonante dicha decisión fue su mala relación con el director adjunto, Miguel Ángel Mellado.

En mayo es Antonio Delgado, jefe de la Unidad de Datos y Visualización, el que se marcha. También coge la puerta Jordi Pérez Colomé con la fórmula en Twitter de “Me voy de @elespanol.com”. Un par de semanas más tarde desembarca en El País. También en junio le toca el turno a Nacho Carretero, quien también recala en el diario de Prisa. Otro tanto sucede con Kiko Llaneras, su analista de datos y encuestas, que se acoge a una buena oferta de El País y planta a El Español.

En julio se vive el peor momento: María Ramírez, hija de Pedrojota y cofundadora del diario, se marcha. Han pasado tres meses de la salida de su marido. A esto se suma el abandono del proyecto por parte de Esteban Urreiztieta, fichado como gran periodista de investigación. Después de haber dejado algún artículo que generó polémica en el digital –en concreto, uno en que defendía la versión del comisario Villarejo respecto a la doctora Pinto y sus denuncias–, Urreiztieta se volvió a El Mundo como subdirector responsable de Investigación.

En 2017 El Español vivió su primera baja en enero, cuando Ana Romero –fichada a bombo y platillo tras su ruptura con El Mundo– decidió practicar una salida encubierta limitándose a algunas colaboraciones esporádicas.

En abril Pedrojota despidió a Isabel Calderón por “cagarse en la Biblia”. “Jactarse en Twitter de utilizar El Español para ofender a los creyentes es autoexcluirse del periódico. Ese tuit tendrá consecuencias”, escribió Pedrojota en su cuenta antes de despedirla. Este mes de mayo Cristina G. Bolinches ha dejado El Español por Lainformacion.com y Javier G. Jorrín ha salido con destino a El Confidencial.

Además, el adjunto al director John Müller tiene pendiente coger una excedencia este verano que ha obligado a remodelar el área económica. John Müller fichaba por El Español como adjunto al director en enero de 2016 después de renunciar a la dirección adjunta de El Mundo a finales de 2013. El periodista chileno se sumaba al periódico de Pedro J. Ramírez para desarrollar una serie de proyectos estratégicos, además de publicar la sección Ajuste de cuentas.

 


1 comentario en El Titanic de Pedro J, el más pelota, a la deriva

  1. Yo creo que Pedro J. es un personaje arrogante y vanidoso, cuyo mayor mérito es hundir todos los diarios por los que pasa: Diario 16, El Mundo…, y pronto El Español, o como se llame el bodrio ese que publica, Y POR EL QUE PRETENDEN COBRAR, como si fuera un producto de calidad, cuando no deja de ser un refrito de noticias e informaciones de otros medios, hecho por becarios y estudiantes de periodismo en prácticas, y eso en el mejor de los casos.
    LO QUE PEOR LLEVA ES SER UN DON NADIE. ¡Pues no me da ninguna pena, la verdad!

Escribe tu comentario

Tu email no será publicado