Brigitte Bardot, la belleza independiente



Brigitte Bardot. /Foto: RTVE.es.

Fernando Alonso Barahona. Crítico de cine.

Lo difícil no es vivir; lo difícil es sobrevivir. Sigo sorprendiendo a los pobres de espíritu, a los mediocres y a los sectarios. Toda mi vida seguiré diciendo lo que pienso, le disguste a quien le disguste. Invito a los que aman y respetan a los animales no votar a Macron

BRIGITTE BARDOT

 

Brigitte Bardot aporta más divisas a Francia que Renault

CHARLES DE GAULLE

Las elecciones presidenciales en Francia que enfrentan a Marine Le Pen con Emmanuel Macron han vuelto a traer a la actualidad las políticamente incorrectas declaraciones de Brigitte Bardot animando a no votar en ningún caso a Macron.

La Bardot nació un 28 de septiembre de 1934 en París . Su vida turbulenta desde muy joven alcanzó al mundo del cine cuando conoció y se enamoró del entonces principiante cineasta Roger Vadim, uno de los integrantes de la nouvelle vague francesa .

El debut como director de Vadim, que contó para el papel principal con el protagonismo de su esposa, supuso el estrellato mundial de Brigitte Bardot en la sensual película co-protagonizada por Jean-Louis TrintignantY Dios Creó a La Mujer” (1956).

La actriz interpretaba a Juliette, una huérfana de 18 años que vivía su sexualidad de forma desinhibida y que se debatía entre el amor de varios hombres. Gracias a este papel, Brigitte Bardot pasó a ser la mejor representante de un nuevo tipo de mujer inocente y al mismo tiempo sensual, con un punto salvaje y también tierno, pero sobre todo, libre.

La película puede discutirse pero el encanto de ella es indudable, su primera aparición con su perfil desnudo en la playa impacta de veras y durante toda la historia el espectador puede sentir sus movimientos, acariciar sus encantos, sentirse transportado a un universo de magia indefinible, a veces evanescente Lo llamativo es que no solo los hombres enloquecieron con ella. Hasta la abanderada del feminismo, Simone de Beauvoir, le dedicó un ensayo, El síndrome de Lolita, para explicar por qué la consideraba una de las suyas e, incluso, la «locomotora de la historia de la mujer».  Definición tal vez cursi pero definitoria del impacto que BB causó en aquel momento.

Después se fueron sucediendo las películas, entre ellas Una Parisina” (1958) de Boisrond,En Caso De Desgracia” (1958) de Claude Autant Lara, “¿Quiere Usted Bailar Conmigo?” (1959) de Boisrond , “Babette Se Va a La Guerra” (1959), film dirigido por Christian-Jaque.

En 1960 llegó una de sus mejores interpretaciones: La vérité, de H.G. Clouzot (el autor de Las diabólicas) . La película obtuvo el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa.  Bardot llegó a decir de ella: Si una sola huella de mi pasado en el cine debe permanecer, que sea La vérité, en la que me sentí como una auténtica actriz.

En 1963 vendría un auténtico film de culto: “El Desprecio” (1963) dirigida por Jean Luc Godard  y con Michel Piccoli  Jack Palance  como co-protagonistas, amén de una intervención especial del mítico cineasta Fritz Lang. Film de prestigio al que siguieron grandes éxitos comerciales como “Viva María” (1965), título de Louis Malle en el que también aparecía otra diva gala, Jeanne Moureau, “Las Mujeres” (1969), realizada por Jean Aurel, o “Las Petroleras” (1971), western en clave de comedia al lado de otra mujer espectacular, Claudia Cardinale que dirigió Christian-Jaque.

En España filmó Los joyeros del claro de luna, curiosa y muy poco vista. Pero el poeta Alfonso López Gradolí sintiendo su impacto publicó en 1971 un poemario insólito : Quizás Brigitte Bardot venga a tomar una copa esta noche. El libro se llena de imágenes a modo de collage, un bello rostro, su cuerpo, en la mayor parte de las ocasiones fragmentado, conforman las páginas y son el soporte sobre el que se leen las palabras.

Cuando anunció su retirada en 1973 tras la polémica y erótica Si don Juan fuese mujer, (con otro mito erótico como Jane Birkin) a los 39 años, todos pensaron que se trataba de una rabieta o un capricho, y que pronto volvería al cine.

Pero no fue así .Su carrera como actriz se detuvo en esas sesenta películas, y su figura entera había sido fotografiada en miles de instantáneas. Sus gestos, tan personales transmitían una sensualidad diferente que usucaba directamente la complicidad del espectador. Su cuerpo hablaba en las fotografías.

Hoy sigue siendo un mito viviente y merece la pena recordarla y descubrir sus mejores películas .

 

 

 

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE