Libro de profesor murciano despierta gran interés en Hungría



El profesor Sergio Fernández Riquelme. /Foto: twitter.com.

Redacción.

A pesar de ser ambos países miembros de la Unión Europea y de mantener relaciones políticas, económicas y culturales que se remontan siglos atrás, en España se sabe muy poco sobre la historia de Hungría, y aun menos de los procesos políticos que se han llevado a cabo durante los últimos años en este país centroeuropeo. Por lo tanto en Hungría se le atribuye mucha importancia a la publicación reciente de un libro de Sergio Fernández Riquelme, profesor de historia y política social de la Universidad de Murcia.

En su obra, cuyo título es Hungría y la defensa de la civilización europea, el profesor Fernández Riquelme lleva a cabo una síntesis histórica de un país centroeuropeo singular, lingüística y étnicamente, que en los últimos años ha ocupado muchos titulares de la prensa europea por las políticas conservadoras e identitarias del primer ministro Viktor Orbán.

Según Fernández, la aprobación de la Ley Fundamental de Hungría en 2011 dio lugar a un importante cambio de paradigma político, que podría llamarse “revolución identitaria”. Ese nuevo modelo político que pone énfasis en la continuidad histórica y en la identidad nacional, ofrece una alternativa frente al consenso liberal de la globalización presentado por Francis Fukuyama como el fin de la historia.

Debido a obstáculos lingüísticos el libro del profesor Fernández había quedado desconocido en Hungría hasta que lo descubriera y presentara para el público magiar el Conde Miklós Cseszneky, un conocido noble y experto en relaciones internacionales quien dedicó varios artículos a la obra en diferentes periódicos, entre ellos en Magyar Hírlap – diario importante cercano al gobierno – y en el Budapest Business Journal, un influyente medio anglófono en el país. La presentación del Conde Cseszneky ha despertado tanto interés por el libro del profesor murciano que ya varias editoriales del país están considerando su publicación en lengua húngara.

 

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE