España: Una sociedad de gilipollas



Carlos Sobera y su equipo: programa para gilipollas. /Foto: YouTube.com.
Carlos Sobera y su equipo: programa para gilipollas. /Foto: YouTube.com.

Enrique de Diego

El español actual ha degenerado, en poco se parece a sus antepasados. Esta es una sociedad de gilipollas, incapaz de reaccionar, en el que la gente vende su alma por un minuto de televisión y la televisión está hecha por degenerados para gilipollas terminales.

Cuando zapeo veo un instante un insufrible y vomitivo programa en el que la gente –con tal de salir en televisión- intenta ligar ante las cámaras, en una abrumadora banalización de la seducción. También hay un programa para ultragilipollas de “Casados a primera vista”, la banalización del matrimonio. No son citas a ciegas, sino con todo los focos, para patéticos gilipollas.

Son dos ejemplos, pero toda la programación está hecha para gilipollas, retrasados mentales, lacayos lameculos o psicópatas criminales. Cuarenta años de ingeniería social televisiva ha vuelto a los españoles idiotas y los ha bien dispuesto para ser llevados a la ruina y al matadero.

Los empresarios –empezando por la momia de Silvio Berlusconi y su mayordomo Paolo Vasile y por los Lara– deben pagar por el inmenso daño que han hecho y hacen. Habrá que ponerles impuestos especiales hasta confiscarles sus bienes, empezando por las licencias televisivas, que han de ser sacadas a subasta. Y todo el que trabaje en televisión habrá de demostrar, mediante un examen exigente, que no es un degenerado. Y a todos los gilipollas que hayan pasado por los reality se les deben ofrecer cursos de reeducación o el ingreso en un psiquiátrico.

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE