Miguel Blasco: Hemos de dejar de ser idiotas y ver que hay un plan para islamizar Europa



Miguel Blasco del Álamo. /Foto: ramblalibre.com.
Miguel Blasco del Álamo. /Foto: ramblalibre.com.

Enrique de Diego

Miguel Blasco del Álamo desgrana con claridad el plan mundialista al que nos enfrentamos. Desde las organizaciones supranacionales como la ONU, la UNESCO o la UE se impone la agenda de la “corrección política“, según la cual las bases de la civilización, los valores tradicionales, el orden natural están pasados de moda. Esta ingeniería social es impuesta mediante el “terror psicológico” por los medios de comunicación a través del silencio o el linchamiento de los que se oponen. La consecuencia es la islamización de Europa, de la que los principales responsables son los políticos. Una reflexión clarificadora que merece ser ampliamente difundida.

Sede de la ONU. /Foto: Taringa.net.
Sede de la ONU. /Foto: Taringa.net.
  • En Estados Unidos el debate, notoriamente, es la inmigración. En Holanda, de cara las elecciones de marzo, debate es la inmigración, incluso ha surgido un partido de izquierdas identitario. En Francia, el debate de cara a las presidenciales de abril es la inmigración. ¿Por qué no en España? ¿No hay problemas con la inmigración?

En España el fenómeno es bastante más reciente que en esos otros países. Estados Unidos ya recibió inmigración asiática en el pasado aunque muy restringida. Es una gran mentira calificar sin más a los Estados Unidos de “nación de inmigrantes” y con ese calificativo tramposo forzar a los americanos a recibir a millones de inmigrantes inasimilables. La calificación real sería “nación de inmigrantes…europeos”. Al contrario de lo que se piensa, la inmigración no europea hacia los Estados Unidos ha estado siempre muy limitada y controlada. Sólo a partir de los años 60, con los cambios en la ley de Inmigración, empiezan a recibir oleadas de inmigración no europea. Lo mismo puede decirse de Francia y de Holanda. Ellos también empiezan a recibir inmigración masiva en los años 50, 60 y 70. En España el fenómeno empezó casi 30 años más tarde, en los años 90 y hemos de pensar que los cambios de mentalidad colectivos son muy lentos, más aún con todos los partidos y todos los medios de comunicación oficialistas intentando convencer a la población española de que ni siquiera hay debate respecto a la inmigración masiva, pues ésta es buena para todo y en cualquier circunstancia. Por desgracia para ellos, se van a llevar una desagradable sorpresa antes de lo que pensaban, pues ese cambio de mentalidad colectiva se está acelerando de manera espectacular, como indican todas las encuestas. La población va viendo en su día a día que esta inmigración masiva, tal y como se está gestionando, es negativa en demasiados aspectos como para seguir ignorando el problema.

  •  Según el CIS, 13 millones de españoles consideran que hay demasiados inmigrantes. ¿Están representados?

No y es un fenómeno curioso. No sólo esa encuesta del CIS. Una encuesta a nivel europeo señala que el 41% de los españoles no quieren inmigración musulmana. Eso significa que, en un sistema democrático, el 41% de los concejales y de los diputados del país estarían legislando en contra de la inmigración musulmana, pero vemos que eso no ocurre. Entonces ¿qué está pasando? Pues que vivimos en una farsa en la que gobiernan grupos de poder privado que mandan a través del dinero y de los medios de comunicación. Estos grupos de poder están forzando a los europeos a aceptar una inmigración masiva que éstos no desean y en contra de su voluntad. Es una presión constante a favor de la inmigración masiva y un linchamiento continuo contra todos aquellos que se oponen, a los que se les llama nazis, racistas, criminales y poco menos que asesinos defensores de las cámaras de gas. Con esta estrategia del terror psicológico contra la población consiguen su objetivo, que no es tanto convencer a la población de que acepte esta invasión foránea, sino al menos paralizarles a través de la propaganda para que no pasen a la acción para frenar esta inmigración masiva de alguna manera. Por otra parte, los partidos que deberían representar a ese 41% de la población son silenciados y ninguneados por los grandes medios de comunicación. En un sistema en el que los medios de comunicación tienen tanta influencia para ensalzar y destruir a las opciones políticas que ellos quieran, esto significa que ese 41% de la población nunca podrá contactar ni conocer a esos partidos que realmente les representarían y defenderían. Está todo muy bien montado.

PP, 18 Congreso. /Foto: elmundo.es.
PP, 18 Congreso. /Foto: elmundo.es.
  •  En cuestiones de fondo, como el de la inmigración, o la sumisión al supremacismo LGTBI y el feminismo lésbico, los cuatro partidos nacionales están de acuerdo. ¿Representan a la sociedad?

Representan a una parte de la sociedad pero desde luego no a otra parte mucho más mayoritaria de lo que se nos quiere hacer creer. Este proyecto de ingeniería social está fomentado por grupos de poder masónico desde instancias como la ONU, la UNESCO y la UE. Ellos tienen un plan mundialista en el que hay valores que se consideran “pasados de moda” como el nacionalismo, la familia natural (en especial la numeros), la maternidad, el cristianismo…que deben desaparecer. De esas altas instancias hacia abajo, se dan órdenes a cada país para que vaya eliminando poco a poco estas ideas “desfasadas” y vaya implantando las nuevas y “modernas”: internacionalismo, cosmopolitismo, multiculturalismo, abortismo, ideas anti-familia natural, nuevas “formas de familia”, agenda LGTB, feminismo radical, ideología de género… Lógicamente, desde estas altas instancias, que son las que tienen las conexiones con el mundo del dinero y de la prensa y, por lo tanto, un gran poder, se ponen “filtros” en cada país para asegurarse que sólo opciones partidarias de esa agenda llegarán a puestos de poder e influencia. El resto de opciones son condenadas al ostracismo y a la marginalidad. Como vemos, es un proceso radicalmente antidemocrático e impuesto desde arriba. Los votantes ni siquiera saben realmente lo que están votando, pues muy pocos votantes de Ciudadanos o del PP les votan para que estos partidos implanten esta ingeniería social. Me atrevería a decir incluso que muchos votantes del PSOE y de Podemos tampoco, pero no les dejan otra opción.

 

  •  La Generalitat valenciana da una paga de 532 euros a inmigrantes ilegales con el único requisito de llevar un año empadronados. ¿Qué opina sobre esta medida?

Un despropósito que, bajo una supuesta buena intención de querer ayudar a gente que pueda estar en una mala situación, va a tener un efecto perverso, pues va a premiar la ilegalidad y a provocar un efecto llamada hacia la Comunidad Valenciana. De hecho, es algo que ya ha pasado y lo hemos visto en la región vasca, donde la RGI implantada por el gobierno vasco ha provocado un efecto llamada de inmigración, en especial musulmana, que ni trabaja ni aporta nada y está creando cada vez más problemas en zonas cada vez más extensas de la geografía vasca. En la Comunidad Valenciana va a ser peor aún, pues los vascos tienen más recursos económicos y menos desempleo, pero en la región valenciana el desempleo sigue siendo muy alto y ya veremos cómo afecta la medida a sectores autóctonos que también lo están pasando mal con la crisis. No se puede incentivar la ilegalidad de ninguna manera. Las personas en situación ilegal han de ser devueltas a su país de origen y allí intentar entre todos que tengan oportunidades de desarrollo social y económico. Lo contrario es estar incentivando la inmigración ilegal e interminable hacia nuestros territorios, algo que lógicamente no se puede permitir.

  •  ¿En España rige la preferencia al nacional o al extranjero?

Lógicamente, en determinados ámbitos, como presentarse a unas oposiciones o acceder a determinados tipos de trabajos cualificados, siguen siendo los españoles los que tienen más facilidad para acceder. Pero en otros muchos ámbitos, los españoles, en especial aquellos de estratos sociales más desfavorecidos, se ven cada vez más desplazados por la población foránea. Es importante señalar que, cuando ocurra algo así, no hemos de enfadarnos con esta población foránea, pues ellos se buscan la vida como haría cualquiera, sino con los políticos y los empresarios que ponen por delante a estos extranjeros por unos determinados beneficios. En muchas ayudas sociales, como acceso a viviendas de protección oficial, comedores escolares, cheques-comida para los supermercados…los extranjeros están pasando por delante de los españoles, siempre con la excusa que los españoles se supone tienen un “apoyo familiar” del que carecen los inmigrantes. Pero se ignora que ese familiar que puede ayudar al español necesitado también a su vez está en una situación precaria y sobre todo se olvida que la sociedad española no se ha construido de la nada sino que es el resultado del trabajo de muchos siglos de la población autóctona y que es injusto que una parte de esa población pase dificultades mientras una población foránea pase por delante de él a la hora de acceder a ciertas ayudas sociales, más aún cuando se nos aseguró que esa población extranjera venía a trabajar, a pagarnos las pensiones y a hacer todas esas cosas que los vagos e inútiles españoles no sabían o no querían hacer. Esta discriminación de los españoles no sólo se da en el ambiente de las ayudas sociales, también en el mundo laboral, donde demasiadas veces se contrata mano de obra inmigrante más sumisa y barata, como puede ocurrir en el campo o en la hostelería, dejando a cientos de miles de jóvenes españoles en el paro. Esta es una de las causas del alto desempleo juvenil en España. Los trabajos de baja cualificación que siempre hacían los jóvenes hasta que conseguían una mejor formación, ahora están ocupados por extranjeros.

El islamismo esclaviza a las mujeres. /Foto: actualidad.rt.com.
El islamismo esclaviza a las mujeres. /Foto: actualidad.rt.com.
  •  ¿En qué medida los medios de comunicación españoles imponen la agenda de la corrección política?

Lo he explicado en una anterior respuesta. Claramente, los medios de comunicación son, junto al sistema educativo, las dos herramientas a través de las cuales nos imponen esa “corrección política”. La gente tiende a pensar que las actuales ideas que rigen la sociedad son el resultado de la evolución natural de los tiempos. En algunos casos puede serlo pero en muchos otros no. Han sido la consecuencia de una intervención artificial. La llamada “corrección política” no es otra cosa que el marxismo cultural de la Escuela de Frankfurt, una ideología que, a partir de 1945, ha sido bombardeada sin freno en la mente de los occidentales. Resulta curioso porque, en un principio, la intención de la Escuela de Frankfurt con estas ideologías era la implantación del marxismo en las sociedades, pero con la caída del comunismo y de la Unión Soviética, es el gran capitalismo trasnacional el que descubre que también le va bien promover todo este entramado ideológico que destruye todas las ideas tradicionales de las sociedades y que básicamente las convierten en masas de individuos amorfos, sin identidad, aislados, apátridas, materialistas y consumistas compulsivos sin voluntad de rebelarse contra nada. Y en eso están.

Mezquita de la M 30. /Foto: ultimahora.es.
Mezquita de la M 30. /Foto: ultimahora.es.
  •  ¿Está en condiciones España de recibir a más refugiados?

Habría que preguntarse ¿de qué refugiados estamos hablando? En un principio, España, con cuatro millones largos de parados no está en condiciones de recibir más población. Ahora bien, supongamos que hay una guerra civil en Portugal y que un número importante de portugueses cruzan la frontera y llegan a España ¿deberíamos atenderles? por supuesto que sí, por varios motivos. Primero, porque la ley nos obliga, pues somos país fronterizo. Segundo, porque somos de cultura, historia y religión parecidas y los portugueses se adaptarían bien. Pero ojo, como dice la ley, como refugiados que son, se les metería en campos de refugiados, donde se les cuidaría hasta acabar la guerra, momento en el cual los devolveríamos a Portugal. ¿Se da alguna de estas circunstancias en esos 17.000 refugiados que Angela Merkel y la UE nos quieren imponer? No. Para empezar, no somos país fronterizo con ninguno de los países de origen de los que huyen estos refugiados, por lo que no tenemos ninguna obligación legal de acogerles. No se nos dice que les metamos en campos de refugiados y que al acabar la guerra vuelvan a su país de origen, sino que se nos insinúa (aunque no se atreven tampoco a decirlo directamente) que vienen a quedarse para siempre. Además, estos supuestos “refugiados de guerra” (muchos no lo son) tienen culturas y religiones que nada tienen ver con las nuestras y, como se está viendo en otros países, como Alemania y Suecia, están creando todo tipo de problemas en las sociedades que han tenido la mala idea de acogerles. Dos terceras partes de ellos no tienen ninguna calificación laboral ni tiene intención de trabajar. Además, muchos de ellos son islamistas que vienen con evidentes malas intenciones. No podemos los españoles y el resto de los europeos ser los “pringados” del planeta que acoge a centenares de miles de personas mientras el resto del mundo se desentiende por completo de ellos, incluidos países como Arabia Saudí, responsable directo del conflicto sirio y de la misma cultura y religión que los refugiados, pero sin embargo no acoge a ninguno. Eso sí, pone el dinero para financiar 200 mezquitas más en Alemania, justamente para esos mismos “refugiados” ¿somos idiotas los europeos?¿no nos damos cuenta de lo que está pasando?¿no vemos que hay un plan para islamizar Europa?

 


Opina en Rambla Libre