Uso y abuso de la prisión preventiva



Miguel Ángel López, prisión sin pruebas. /Foto: elprogreso.galiciae.com.
Miguel Ángel López, prisión sin pruebas. /Foto: elprogreso.galiciae.com.

Josep Sansano

No hay ni pruebas, ni confesión, pero el juez José Luis Lafuente, el director de la investigación, ha hecho uso y abuso de la prisión preventiva, que a veces se usa para quebrar a la persona, como un remedo de la tortura. Miguel Ángel López ha reiterado, en tres horas de interrogatorio, su inocencia, pero se ha invertido mucha parafernalia y mucho tiempo mediático como para ponerse en evidencia, ha habido mucho linchamiento y mucha condena televisiva, y un despliegue desproporcionado del Cuerpo Nacional de Policía, que podía y debía haber hecho las cosas con mayor discreción y mucha más eficacia. El abogado defensor ha calificado de “disparate” la medida, pero la maquinaria está demasiado acelerada para pararla. Estamos, por ahora, ante un fiasco y un fracaso de la Judicatura y de la Policía, resuelto por el expediente fácil del ingreso en prisión, lo que permite a las televisiones seguir mareando la perdiz.

 


3 comentarios en Uso y abuso de la prisión preventiva

  1. 1. Como decía Churchill, en una democracia cuándo llaman a tu puerta a las 6 de la mañana, es el lechero.
    2. Pero aquí en España es la UDEF, que viene a detenerte por orden de algún juez giliprogre de la Audiencia Nacional, acompañado de cámaras de televisión (previamente avisadas, por supuesto), para que salgas en los telediarios Y TE ESTIGMATICEN DE POR VIDA.
    3. El que seas culpable, inocente o mediopensionista, es lo de menos. Lo que importa ES MONTAR EL TEATRO.
    Al fin y al cabo, cada día nos vamos pareciendo más a VENEZUELA… (Ante la indiferencia general, encima, pues todo el mundo cree que a él no le va a tocar nunca, pero que equivocados están).

  2. Que le pregunten a don Miguel Bernad, de MANOS LIMPIAS, que piensa de la PRISIÓN PREVENTIVA…
    Le tuvieron más de ocho meses en prisión por la cara, y la “solución” que le daba el fiscal era que delatara a alguien, Pineda o a quien fuere, para dejarle en libertad… ¡Acojonante!
    Como Bernad es un señor, lógicamente se negó a hacerlo.

Escribe tu comentario

Tu email no será publicado


*