Carta abierta al soplagaitas de Arturo Pérez Reverte



Arturo Pérez Reverte. /Foto: periodistadigital.com.
Arturo Pérez Reverte. /Foto: periodistadigital.com.

Enrique de Diego

Eres un soplagaitas, Arturo, no llegas ni a gilipollas, que en caló es inocente. Eres un mediocre escritor de folletines insulsos sobre la decadencia europea generando biotipos deleznables. El que no tienes cojones eres tú, que llevas toda la vida de coartada y mamavergas de la casta, haciendo de bufón mimado, jugando al falso papel de provocador. Eres un payaso.

Has declarado que “los yihadistas van a ganar. Ellos tienen cojones”. Frase estúpida que se mueve entre la psicología inversa y la apología del terrorismo. Por de pronto, dices, como esta casta degenerada y manipuladora, yihadistas, que en sí nada significa, en vez de decir musulmanes que es lo que, en propiedad, corresponde. Pues no, no van a ganar. Es más se están suicidado por sus infinitos complejos y sus atenazantes frustraciones.

Has declarado que “son jóvenes, tienen hambre, rencor histórico acumulado y absolutamente comprensible, cuentas que ajustar, cojones, fuerza demográfica…” Eres y siempre has sido un indigente mental, un juntaletras de tres al cuarto, con unas noveluchas mediocres. El islamismo se está viviendo abajo, vive una crisis histórica e histérica; sus sociedades son incapaces de sostener sus poblaciones. El problema no es el islamismo, sino que los que, como tú, justificáis sus crímenes y su desvergüenza. No hay otro rencor histórico comprensible que el que han de tener sus víctimas. No tienen cojones, tienen kalasnikov, mientras a nosotros esta casta indigna nos ha desarmado, pero ya hay una rebelión en marcha de dignidad y de fuerza. Nos han metido al enemigo dentro y habrá que echarlo y se le echará y también a los colaboracionistas y a los derrotistas.

“Occidente y Europa –dices- son viejos, cobardes, caducos y no se atreven a defenderse”. Occidente y Europa se están defendiendo ya contra sus enemigos interiores, que son los peores, que es esa casta que a ti te adula y te protege, esos medios de comunicación, que son los mayores culpables, que te ensalzan y que se han dedicado y se dedican a desarmar a la gente. Denúncialos, sé provocador de verdad y no de pacotilla, de machotín de barra de bar.

Ten cojones y arremete contra los traidores.

No, los musulmanes no van a ganar. Van a perder, y de goleada, en Siria, Irak, Francia, Alemania y España.

 

 

 


Opina en Rambla Libre