Eslovaquia pone freno al islam: Ni una mezquita



Robert Fico, presidente de Eslovaquia. /Foto: radiorebelde.cu.
Robert Fico, presidente de Eslovaquia. /Foto: radiorebelde.cu.

Virginia Montes

La evidencia de que el islamismo es un peligro, una fuente de conflictos y una amenaza para la libertad y la civilización gana fuerza en toda Europa. Eslovaquia ya se enfrentó a los planes de Bruselas de favorecer la islamización, señalando que sólo recibiría refugiados cristianos, que son los realmente perseguidos. El primer ministro eslovaco, Robert Fico, ha asegurado que el Islam no tiene cabida en Eslovaquia.

Ahora los eslovacos han dado un paso más. El Parlamento ha aprobado un proyecto de ley propuesto por el Partido Nacional Eslovaco (SNS), partido minoritario de la coalición de Fico, por la que es necesario que una religión tenga al menos 50.000 miembros, frente a los 20.000 de la actualidad, para recibir subsidios del estado y abrir sus propios colegios. Eslovaquia cuenta con un total de 2.000 musulmanes.

«La islamización comienza con un kebab y ya está en marcha en Bratislava. Debemos darnos cuenta de lo que nos enfrentaremos en cinco o diez años. Hay que hacer todo lo posible para que no se construya ninguna mezquita en el futuro», ha asegurado el presidente del SNS, Andrej Danko.

La ley ha sido aprobada por una mayoría de dos tercios en el Parlamento, que comprende tanto partidos gobernantes como de la oposición. Los legisladores han rechazado la propuesta por parte del ultraderechista Partido Popular Nuestra Eslovaquia (LSNS) de elevar el número de miembros de cada religión a 250.000.

Las dificultades de la Unión Europea por integrar a 1,36 millones de migrantes, desde el comienzo de 2015, y una serie de ataques islamistas han avivado el sentimiento antimusulmán en Europa y ha aumentado el atractivo de los partidos patrióticos. Eslovaquia ha dado el tono y va a marcar tendencia.

 

 


Opina en Rambla Libre