Que por nosotros no quede



Donald Trump, un antes y un después. /Foto: cnn.com.
Donald Trump, un antes y un después. /Foto: cnn.com.

Fernando Alonso Barahona.

El mundo cambia, al ritmo de la tecnología y la globalización a pasos agigantados…las viejas ideas a veces vacilan y el vértigo de los cambios deja a las personas sin modelos ni referentes…¿acaso lo que sirviera ayer hoy debe ser dejado sin más en el desván de los objetos perdidos?.

La crisis parece evidente aunque su reiteración conduce a la nada o al vacío de los indignados ( causa sin alternativa ni raíz): ¿acaso cada época no ha tenido sus crisis que en su momento parecieron graves o incluso trágicas?. En medio de un horizonte erizado con las amenazas del terrorismo islámico, la corrección política que oculta los problemas y las crisis económicas de las que siempre se salvan las elites financieras algo se ha empezado a mover en Occidente. La victoria de Donald Trump en Estados Unidos en contra de todo el establishment y superando las más increíbles conspiraciones: primero la oposición de los viejos republicanos, luego la prensa, más tarde la filtración de conversaciones privadas de años atrás, la intoxicación en la convención republicana para que se impidiera al vencedor obtener la candidatura, después los movimientos para descabalgarle cuando las mentiras y manipulaciones arreciaban en los medios de comunicación, las encuestas , y por fin y después de ganar: el recuento en estados clave, la mentira sobre el hackeo de Rusia a no se sabe que fuentes y por ultimo la instigación a la rebelión de los electores para que no votaran a su candidato en la proclamación de Presidente.

Trump, un antes y un después en la política mundial

Finalmente todo ha fracaso y Trump será investido el 20 de enero 2017 en una ceremonia que marcará un antes y un después en la política mundial. Desde ese momento la nueva conexión entre Estados Unidos y Rusia (Trump y Putin, auténticos líderes en un universo amansado por la corrección política con pretensiones de globalización) va a influir de forma decisiva en los acontecimientos futuros. Y junto a ellos –y sin olvidar los gobiernos de Hungría y Polonia– hay más piezas de domino listas para completar el escenario: la primera de ellas las elecciones presidenciales en Francia donde Marine le Pen tiene serias posibilidades de ganar la Presidencia. Para ello tan solo le bastará un puñado más de votos para superar el treinta por ciento en primera vuelta y dificultar así que en la segunda vuelta izquierda y derecha unan sus votos para impedir su victoria. En este sentido la candidatura –positiva– de Fillon por la derecha francesa favorece indirectamente a Marine porque con el nuevo aspirante en la segunda vuelta se antoja difícil que la izquierda en masa vote su programa.

Y, sin embargo, la añoranza de valores firmes y positivos, la ausencia de modelos a los que se pueda admirar y emular y la necesidad de mantener un criterio por encima de los vaivenes temporales caracterizan buena parte de las angustias de muchos de nuestros contemporáneos. Hay que hacer un esfuerzo en el pensamiento porque sólo desde la razón y las ideas se puede aspirar a buscar un sentido a la acción social y política e incluso al rumbo de la propia existencia .

¿Cómo sentar las bases –en este mundo amenazado por múltiples riesgos pero a la vez propulsado por formidables avances técnicos y económicos– de un nuevo y auténtico pensamiento conservador? El secreto del  neo-conservatismo reside, en suma, en saber conocer en cada tiempo lo que es permanente y lo que es mudable.

Es la hora de romper la corrección política para apostar por una auténtica misión que de cara al siglo XXI ha de residir en la libertad, la verdad y la esperanza. Y con la libertad la responsabilidad, como escribiera Cervantes en frase certera: “Y he de llevar mi libertad en peso sobre los propios hombros de mi gusto”.

Las masas –como previera Ortega y Gasset– se han rebelado, pero curiosamente lo han hecho de forma caótica y han transformado el horizonte vital en algo muy superficial, incapaz de proporcionar sentido y felicidad. Es hora, por tanto, de dar la vuelta a esta rebelión de las masas para retornar al principio del esfuerzo, el mérito, la capacidad y la belleza. Probablemente los viejos conceptos de la derecha, el centro y la izquierda se estén revelando más obsoletos a cada instante. ¿Acaso no nos asalta a menudo la duda cuando no la decepción? La gestión es fundamental en la política moderna y el respeto a la libertad profunda del ser humano su núcleo más relevante. Pero ¿será cierto que las ideas y los valores se han arrumbado?

Sin embargo, el crepúsculo de las ideologías adivinado por Gonzalo Fernández de la Mora , no tiene forzosamente que concluir en la negación de las ideas y los criterios . La óptica neoconservadora ha de partir de tres núcleos fundamentales :

-El compromiso ineludible con la libertad en todos los lugares del mundo . Es decir, un sistema político que garantiza la libre expresión , el desarrollo económico y la paz entre las naciones. No puede haber dobles discursos o dejación de responsabilidad y la primera consecuencia es la lucha decidida contra el terrorismo internacional, la nueva forma de guerra mundial en el seiglo XXI.

– El respeto a la esencia y a la peculiaridad de cada lugar es compatible con unos principios que precisamente por ser conservadores, han de ser flexibles , es decir, naturales. Y sobre esta base, la acción política ha de basarse no en la demagogia, sino en la eficacia, no en las proclamas, sino en los resultados .

– La seguridad de las naciones es un elemento básico para salvaguardar la libertad y el progreso. Ambos conceptos no se regalan, son costosos, exigen sacrificios.

Eugenio D’Ors (“Principios de política de misión“) recogía en hermoso lenguaje algunas de estas ideas clave que tal vez debieran ser repetidas y aprendidas y practicadas en la medida de lo posible por los altos cargos de los partidos políticos, sobre todo cuando poseen responsabilidades de gobierno en cualquiera de las naciones:

– El espíritu debe redimir a la naturaleza. La cultura debe redimir a la nación.

– La condición óptima para la selección es la jerarquía mediante la excelencia y la igualdad de oportunidades.

– Cada hombre es un servidor. Cada servicio es una dignidad. Cada dignidad es un deber. Cada deber es una técnica.

– Todas las voces han de ser oídas.

– Toda misión ha de tener un carácter universal, no empequeñecedor, sino abierto al horizonte.

– No seguir la opinión pública, sino precederla.

– No servir a un señor que se pueda morir.

Repensar la alternativa conservadora es, en suma, una de las tareas apasionantes de nuestro tiempo, sobre todo para los que piensan –desde Parménides– que el movimiento, la renovación, el avance , la aventura , el descubrimiento , la complejidad, la libre empresa ,  el desarrollo, la reformas …precisan de un núcleo vital firme y seguro. Es decir, conservador en el sentido filosófico del término. Y como señalara Julián Marías : “Que por mí no quede “. Que por nosotros no quede.


3 comentarios en Que por nosotros no quede

  1. Brillante,fundamentada,imparcial,reflexiva – en resumen, MONUMENTAL CRÍTICA/ANÁLISIS. Pureza en lenguaje; claridad total en razonamientos; plataformas, no utopías, que si ejecutadas, lograrían establecer gobiernos honestos, eficaces, justos. Felcitaciones a Fernando Alonso Barahona por tan congruente aportación y a RamblaLibre por la excelencia de la selección de sus publicaciones. Aprovecho para desearles un Feliz Año Nuevo, desde México.

  2. Si, pero no podemos ser conservadores porque la socialdemocracia ha degenerado y todo lo q hay no es digno de conservarse. Hay q ser revolucionarios para cambiar el mundo ,pero sin olvidar q.todo.buen revolucionario tiene q.tener un pie asentado en lo mejor de la tradición

  3. LA PALABRA “REVOLUCIONARIO” Y LA PALABRA “REVOLUCION” EN SI, YA DE PRINCIPIO DETECTA DICTADURAS CON EL ANTIFAZ DE PUEBLO,BOCHINCHES, ATRASOS, DESMEJORAMIENTOS LETALES DE PAISES Y MENTALIDADES MANEJADAS COMO MARIONETAS Y CON UNA CONSTANTE AMENAZA DE PRISION Y ALGO MAS.EL MEJOR EJEMPLO ES VOLTEAR AL PASADO. EL COMUNISMO EN RUSIA, EN CUBA, EN VENEZUELA, Y EN ALGUNOS OTROS PAISES ASEGURAN ESTAS VERDADES. EL MEJORAMIENTO DE UN PAIS Y SUS HABITANTES ES PARA FORTALECERLO, ENRIQUECERLO. QUE NO FALTE LA COMIDA, EL TRABAJO, EL DINERO, EN FIN, LAS NECESIDADES BASICAS PARA UNA MEJOR VIDA. ESTO ES LO QUE HACE FELIZ A LOS PUEBLOS Y ENALTECE Y AGRANDA LA FELICIDAD DE LOS HOMBRES Y LAS MUJERES Y TODAS LAS FAMILIAS QUE LOS COMPONEN. CAMBIAR EL MUNDO TIENE QUE SER PARA BIEN Y PROGRESO, NO PARA ATRASO Y HAMBRE. ESTE TIMON HAY QUE ENDEREZARLO PARA BIEN DE TODOS, Y, SOBRETODO, PARA NO DISFRAZAR UNA DICTADURA, O A UN GRUPO, DE SOCIALISTAS, PARA DESTRUIR PAISES.

Escribe tu comentario

Tu email no será publicado


*