Medjugorje: La Virgen pide rezar el Rosario por los cristianos perseguidos



Medjugorje. /Foto: religionlavozlibre.blogspot.com.
Medjugorje. /Foto: religionlavozlibre.blogspot.com.

Sor Emanuel Maillard.

El 2 de diciembre de 2016, Mirjana recibió la aparición mensual de la Virgen María en la Cruz Azul en presencia de una cantidad bastante reducida de peregrinos (por el invierno). Después de la misma, Mirjana transmitió el siguiente mensaje:

“Queridos hijos, mi corazón de Madre llora mientras miro lo que hacen mis hijos. Los pecados se multiplican, la pureza del alma es cada vez menos importante, se olvida a mi Hijo y se adora siempre menos, y mis hijos son perseguidos. Por eso hijos míos, apóstoles de mi amor, con el alma y con el corazón, invoquen el Nombre de mi Hijo; Él tendrá palabras de luz para ustedes. Él se manifiesta a ustedes, parte el Pan con ustedes y les da palabras de amor para que las transformen en obras de misericordia y de este modo lleguen a ser testigos de la verdad. Por eso, hijos míos, no tengan miedo. Permitan que mi Hijo esté en ustedes; Él se servirá de ustedes para atender a aquellos que están heridos y para convertir a las almas perdidas. Por eso, hijos míos, regresen a la oración del Rosario. Récenlo con sentimientos de bondad, de sacrificio y de misericordia. Oren no sólo con las palabras, sino también con obras de misericordia; oren con amor hacia todas las personas. Mi Hijo, con su sacrificio, ha enaltecido el amor; por eso, vivan con Él para tener fuerza y esperanza, para tener el amor que es vida y que conduce a la vida eterna. Por ese amor de Dios también yo estoy con ustedes y los seguiré guiando con amor maternal. Les doy las gracias”.

(Mirjana nos dijo que la Gospa estaba triste durante la aparición. Pueden ver el video de aparición en el siguiente link: https://www.youtube.com/watch?v=aZVV_HF-5z8

 

  1. ¿Dejaremos que la Virgen siga llorando?

La Puerta Santa del Jubileo de la Misericordia ha sido cerrada y esto hizo que se nos oprimiera el corazón, como si de repente Dios fuera a bloquear las compuertas de su maravilloso Corazón misericordioso y fuera a ser menos generoso en sus dones. ¡Por supuesto que no es así! Dios nunca retrocede en su magnanimidad que es siempre desbordante! Si esta Puerta Santa se ha cerrado en nuestras catedrales y en nuestras iglesias es porque ahora permanece abierta para siempre en nuestros corazones. ¡Sí, en nuestros corazones de carne!, como una nueva brecha que ha quedado abierta para la venida de Dios; una puerta que llevamos cotidianamente dentro de nosotros. “Permitan que mi Hijo esté en ustedes”, nos dice María; ¡y ese Hijo es precisamente la Puerta que nos introduce en el Reino!

Aguardando la Navidad podemos también adorar a Jesús escondido en María, tal como lo imaginamos en el milagro de Guadalupe; la única imagen conocida que nos ha sido donada de Lo Alto (al igual que el Santo Sudario de Turín) y que representa a la Santísima Virgen encinta. ¿Por qué no componer una oración de adoración en nuestros corazones, pidiendo a “Jesús escondido en María” que proteja a sus hermanitos y hermanitas,también hoy se encuentran escondidos en el seno de sus madres y dramáticamente amenazados de no llegar a ver la luz del día?

A la espera de la Navidad escuchemos los latidos del corazón de María y percibiremos su gran deseo de que Jesús nazca en nosotros. Comprenderemos también cuánto sufre al ver que es rechazado, no tenido en cuenta y olvidado. En los centros comerciales sobreabundan nuevos productos lanzados para “las Fiestas”. ¿Fiestas de quién? ¿Dónde está Jesús? ¿Cuándo se menciona su cumpleaños? ¿Dónde está el regalo de cumpleaños reservado para Aquel que es EL regalo del Padre para nosotros?

Frente a tanto vacío nos será fácil consolar el corazón de la Virgen que sufre por su Hijo en este Adviento de 2016. Sólo hace falta que nuestros corazones se conviertan en un pequeño pesebre donde María pueda depositar el frágil y divino cuerpecito de su Hijo.

Su sueño: ¡encontrarnos dispuestos a darle una calurosa acogida a su Hijo! Poder contar con nosotros para que lo arropemos con nuestro amor y lo coloquemos en el primer lugar en nuestras vidas. Ella nos lo ha explicado todo en sus mensajes a lo largo de estos 35 años de apariciones, ¡de nosotros depende que hoy enjuguemos sus lágrimas!

  1. En noviembre viajé a Malasia para una hermosa misión en la región de Kota Kinabalu.

En Ranau hay una iglesia cuyo párroco, el p. Nick, está perdidamente enamorado del Niño Jesús. Como ya les comenté el año pasado, fomentó entre sus paroquianos el deseo de recibir una imagen del Niño para honrarlo durante 24 horas. Fueron tantos los milagros y las conversiones que el Niñito realizó en los hogares visitados que el p. Nick se vio obligado a reducir el tiempo de permanencia de la imagen a una hora, para poder cubrir todos los pedidos. Como éstos seguían siendo cada vez más numerosos decidió construir un Santuario dedicado al Niño Jesús. Allí todos podrían venerar al divino Niño. Conociendo nuestro estrecho vínculo con el Niñito Jesús en Medjugorje y la presencia en nuestro jardín de un establo de tamaño natural, el p. Nick esperaba mi venida para consagrar ese Santuario.

¡Pero esto no fue todo! Una mujer en su silla de ruedas vino para atravesar la Puerta Santa en su iglesia y obtener así la gracia del Jubileo ocho días antes del cierre de la misma. Estaba paralítica y hemiplégica desde hacía mucho tiempo además de muchas otras enfermedades que la aquejaban y la hacían sufrir mucho. Cuando salió del templo por aquella Puerta bendita, ¡comenzó a caminar! La noticia se difundió como reguero de pólvora y desde el día siguiente miles de peregrinos acudieron para pasar también ellos por la Puerta Santa.

¡La Providencia permitió que yo llegara justamente en aquel momento! Cuando me dirigí a la muchedumbre para compartir los mensajes de María, había alrededor de 20.000 personas venidas de distintos lugares del país! Literalmente me bombardearon a preguntas acerca de los mensajes y nuestro encuentro se prolongó durante varias horas. Un pequeño detalle: alrededor del 80% de mi auditorio eran jóvenes. Les comenté que en Europa, una charla similiar hubiera convocado seguramente a un 80% de personas mayores… Esto les causó mucha gracia; esto sería más bien para ponerse a llorar… En la celebración de la Pascua pasada, el P. Nick bautizó a 234 adultos, sin contar a los niños. En nuestras Vigilias Pascuales, con suerte, pueden llegar a bautizarse 3 ó 4 adultos.

¡Y esto no es todo! El p. Nick, queriendo brindar a sus feligreses una buena formación cristiana, les propuso realizar una reafirmación de las promesas bautismales. Como se trata de personas muy sencillas era importante que ese hecho fuera concreto; por ello construyó una especie de piscina a la que se accede mediante tres escalones y el agua llega hasta las rodillas y se la atraviesa repitiendo las Promesas del Bautismo. El Señor confirmó que la idea provenía de Él, porque de inmediato los milagros se multiplicaron: un hombre que tenía una de sus manos completamente paralizada al salir del agua, agitaba la mano con gran asombro; “Él me ha curado”, decía. Otro casi ciego al salir del agua comenzó a gritar: “¡Ahora veo bien, ahora veo bien!” De buena gana fui a renovar mis Promesas bautismales sabiendo que, según los exorcistas, esta oración es un excelente medio para expulsar a los demonios, que por cierto abundan en este mundo.

Agradezco a cada uno de ustedes por sus oraciones y sacrificios ofrecidos por estas misiones. ¡Verán su fruto en el Cielo y no quedarán defraudados!

 

  1. ¿Han preparado ya el pesebre en sus hogares?

¡Háganlo sin demora! La Virgen quiere que lo dispongamos para que nos ayude a calar hondo en nuestra espera del Niño Dios y nos preparemos para la celebración su cumpleaños. Cuando estaba en Malasia, el p. Nick me pidió que escribiera una oración al Niño Jesús recién nacido. Se las comparto aquí para que puedan leerla en familia durante los 9 días posteriores a la Navidad. De esta manera permitirán que el Niño Jesús nazca en sus corazones y permenezca allí con gozo. Él les inspirará obras de misericordia para que ustedes las realicen de parte suya. ¡Esta será una buena manera de consolar el corazón de su Mamá!

Oración al Niño Jesús recién nacido.

¡Niñito Jesús, te amo! Cuando te contemplo, te veo tan pequeño, tan inocente, tan vulnerable… y sin embargo eres mi Señor y mi Dios. Junto con María, José y los pastorcitos de Belén también yo vengo a adorarte. ¡Haz de mi corazón un pequeño pesebre y ven a habitar en mí!

Niñito Jesús, Herodes quería matarte, a ti que venías a salvarnos. Presérvame de todo pecado y de cuanto pueda causarte tristeza en mi vida. Colma mi alma de amor y de esta paz divina a la que tanto aspiro. ¡Cómo quisiera tomarte en brazos como María, tu Madre y cubrirte de dulces besos!

Temblabas de frío en el invierno de Belén, y yo quiero calentarte con los cantos de mi alma. Que cada uno de mis secretos actos de amor sea para ti como una pequeña briznita de heno que te abrigue y dé calor.

Preservanos de Satanás, no permitas que siembre el odio y la división en nuestras familias. Ven a crear nuevamente el mundo. ¡Que el mal quede aniquilado frente a tu inocencia!

Te lo ruego, Niño Jesús, cura las heridas de mi corazón y sana mis enfermedades. Divino Pastorcito, que tu bendición permanezca siempre sobre nosotros. Condúcenos a todos por el camino de la salvación,

¡Querida Gospa, contigo esperamos ansiosamente la venida de tu Hijo! Danos un deseo ardiente de su venida, esa ansía que arde en tu Corazón maternal. Haz que seamos creativos en el amor para poder consolarte y secar así tus lágrimas!

 

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE