Bergoglio recurre a los alcaldes para intentar mantener vivo el invasivo plan Soros



Jorge Bergoglio, ¿es tonto o se lo hace?. /Foto: tuexperto.com.
Jorge Bergoglio, ¿es tonto o se lo hace?. /Foto: tuexperto.com.

Virginia Montes

Jorge Bergoglio está de capa caída, pero no ceja en intentar mantener vivo el plan Soros, al que tanto le debe, que consiste en la invasión islámica de Europa a través de los mal llamados refugiados. Cuando ya los Estados le han dado la espalda –en la Jornada Mundial de la Juventuden Cracovia pidió a Polonia que abriera sus fronteras y no le han hecho el menor caso- porque las sociedades se están rebelando –empezando por Italia- ahora intenta montar una red de ayuntamientos, en España, con Podemos.

Hoy empieza una reunión organizada por la Pontificia Academia de las Ciencias bajo el lema “Los refugiados, nuestros hermanos” (es difícil saber qué tiene que ver la temática con las Ciencias) al que ha invitado a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, a la de Barcelona, Ada Colau, y al de Valencia, Joan Ribó, los tres del globalista Podemos.

En conjunto, a unos ochenta alcaldes de ciudades europeas entre los que están los de Roma (Italia), Lisboa (Portugal), Varsovia (Polonia), Dublín (Irlanda) o Bruselas (Bélgica). Al evento, que durará dos días, está prevista la presencia del vanidoso y confuso Bergoglio.

El Vaticano, en una injerencia intolerable en los asuntos internos de las naciones, quiere que los alcaldes europeos puedan contar con “competencias para atender, acoger y regularizar a todo tipo de emigrantes o refugiados”. Eso no es competencia de los ayuntamientos, ¿a qué juega el Vaticano?

Sumisión de Bergoglio al plan Soros

La sumisión de Bergoglio al plan Soros está probada por la filtración de los documentos de la Open Society Foundation, en los cuales (página 16 del filtrado libro de la reunión de mayo de 2015) se sitúa como el hombre de Soros en el Vaticano al cardenal de Honduras, Óscar Rodríguez Maradiaga. En los documentos filtrados por Wikileaks se destinan 650.000 dólares a que, durante la visita de Bergoglio a Estados Unidos, se consiga que el mensaje de la Iglesia Católica esté centrado en “asuntos de justicia económica y racial” y en identificar el mensaje profamilia en “creciente desigualdad”, para apoyar la candidatura de Hillary Clinton. Además, se preveía la realización de una encuesta que confirme que ese es el sentir de los católicos norteamericanos. Todo ello se canalizaba a través de PICO, una red de organizaciones “progresistas” católicas, financiada habitualmente por George Soros, que ha sido elogiada por el cardenal Maradiaga.

En agosto, Bergoglio giró visita a la isla de Lesbos y de manera significativa se llevó a tres familias musulmanas al Vaticano, mientras dejó en tierra a dos familias cristianas. “No distinguí entre cristianos y musulmanes”, declaró en el viaje de vuelta a Italia. Sí, distinguió: se llevó sólo a musulmanes.

¿Qué le debe Bergoglio a George Soros? ¿Acaso su nombramiento? ¿Por qué está tan interesado en islamizar Europa?

 

Soros, el jefe de Bergoglio

Polonia no hace ni caso a Bergoglio

Cada vez más cardenales están cada vez más hartos de Bergoglio

 

 

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE