El PP debe ser erradicado: Es una mafia (1)



La corrupción indigna. /Foto: impresa.prensa.com.
La corrupción indigna. /Foto: impresa.prensa.com.

Enrique de Diego

El PP no es todo el problema. El problema es el sistema: los partidos, sindicatos y patronales subvencionados; los medios de comunicación comprados; los bancos y las grandes empresas en relación incestuosa con el poder; la inútil monarquía; los empresarios corruptos financiadores de los partidos mafiosos; el sistema electoral, la nefasta Constitución. Pero el PP sí es la parte principal del problema y el enemigo a erradicar.

Es la parte principal del problema por la evidencia de que detenta actualmente el poder. Y también porque es un partido que ha engañado a todos los españoles presentándose como un factor de regeneración y de lucha contra la corrupción que durante tiempo se identificó en exclusiva con el partido socialista. El PP es notoriamente una mafia dedicada a la extorsión de las clases medias para el enriquecimiento corrupto de sus dirigentes y de sus cargos.

Por tanto, cualquier colaboración con el PP, desde luego con el voto, pero también cualquier condescendencia o benevolencia o comprensión es un acto inmoral y, por supuesto, antipatriótico, propio de lacayos y traidores, a los que es preciso despreciar con toda la razón.

A quienes, de cualquier forma, colaboren con el PP se les deberá pedir cuentas por todo el sufrimiento provocado en las personas inocentes, en los laboriosos, en los indefensos ante el continuo abuso mafioso del poder.

El PP es una mafia y sólo una mafia. No es ni tan siquiera un partido político, en ninguno de los sentidos que se entienda, pues no tiene como fin en ningún caso la participación o la representación, sino sólo la corrupción, la extorsión y el enriquecimiento. Esa mafia es corrupta en todos los niveles, desde la cúpula dirigente a cualquiera de las formaciones regionales, provinciales y locales. Toda esa mafia onerosa y gravosa lleva décadas financiándose con dinero negro de comisiones corruptas, a cambio de favores. Todos los dirigentes desde Aznar a Acebes y Arenas, hasta Rajoy y Cospedal han cobrado, como vulgares chorizos, sobres en negro de manera sistemática y también todos sus dirigentes han cobrado sobresueldos que se ocultaban al conocimiento de los ciudadanos, para así, con una hipocresía supina y execrable, presentarse con los bellos atavíos de la austeridad cuando sus almas están llenas de telarañas y harapos de la más abyecta degradación moral.

Funcionando en B

Las reformas de la sede central han sido pagadas con dinero negro por los mismos que confiscan fiscalmente a las clases medias y persiguen a los contribuyentes a los que esquilman, insistiendo en que cualquier defraudación es poner en peligro la educación y la sanidad, cuando ellos son los mayores defraudadores, teniendo no pocos el fruto de sus latrocinios a buen recaudo en cuentas en Suiza y se ha llegado hasta la indignidad de que el nefando Gobierno del corrupto Rajoy ha llevado a cabo una amnistía fiscal para que sus cargos, como Francisco Granados, pudieran traer el dinero y blanquearlo fiscalmente.

Las agrupaciones provinciales y locales del PP ni tan siquiera tienen caja A, sino que sólo se financian de comisiones corruptas, no bastándole a ese partido las exageradas subvenciones que se han autoconcedido.

El PP es una mafia en el que no queda uno honrado. Las pretensiones de algunos de presentarse como personas incontaminadas ha degenerado en un ridículo nauseabundo. La secretaria general, María Dolores de Cospedal, está casada con uno de los personajes más oscuros, con un corrupto compulsivo, que no ha hecho más que trincar en su degradada vida y que cobra de empresas en las que no ha puesto el pie y que fue uno de los que hundió la Caja de Castilla La Mancha. Ese bluff superlativo de Esperanza Aguirre ha resultado ser la madre nutricia de todos los corruptos, la amamantadora generosa de Gürtel que prendió con especial fuerza en Boadilla, Pozuelo y toda la Sierra Norte de Madrid, absolutamente controlada por la sita alocada que huye de la policía de movilidad como una delincuente grosera; tenía de número dos a Francisco Granados, un aspirante a capo que montó una red depredadora por toda España.

Las mafias tradicionales, incluso los carteles del narcotráfico, no buscan arruinar a sus clientes sino ofrecerles servicios ilegales, desde seguridad, hasta licores fuertes, prostitución, juego, drogas… En la película Camino de perdición, Paul Newman, que hace de capo de tutti capi, rechaza infiltrarse en los sindicatos, porque, dice: “con lo que hacen después del trabajo ya nos hacen ricos, no les jodamos en el trabajo”. La mafia pepera se dedica a arruinar a los ciudadanos, a expoliarlos hasta el último euro. Es el caso de las cajas. Incluso como mafia hubiera sido lógico robar pero mantener abierto el negocio para seguir robando. Pero la mafia pepera es tan canalla y avariciosa, como se ha visto en Caja Madrid o en la Caja de Ahorros del Mediterráneo o en Bancaja o en las castellanoleonesas o en las gallegas, que robaba en los sueldos, en las dietas e incluso vivían el gratis total, incluidos hoteles y lencería, que saqueaba con créditos a los amigos y financiadores del PP, e incluso con créditos a los propios consejeros, como el caso de Alberto Recarte, expresidente del chiringuito corrupto de Libertad Digital (más le valdría llamarse Corrupción Total), que se llevó un crédito de 11,6 millones de euros, sin que faltaran al festín tampoco los miembros de los comités de control.

Han quebrado, además, a la nación, con una deuda que ya está en el 97% del PIB. Han arruinado a las clases medias, en un proceso destructivo de tremendas consecuencias que no han hecho más que comenzar.

Como mafia, su destino lógico es ser ilegalizada, confiscado sus bienes, incautados los de sus cargos, con la entrada inmediata, tras juicio justo y rápido, en prisión de la mayor parte de los electos de ese partido. Eso no es posible por el control tiránico y degradante de la Justicia, por lo que muchos fiscales y jueces también deberán entrar en prisión. Pero es un objetivo nacional, patriótico, que ha de comprometernos a todos erradicar al PP. Reitero: cualquier acto de colaboración con esa mafia es altamente inmoral y pernicioso y una clara traición a España.

 

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE