El ignorante ilustrado Ignacio Escolar presenta el burkini como lo último en liberación de la mujer



Boda multitudinaria con niñas organizada por Hamas. /Foto: diariodeunateo.blogspot.com.
Boda multitudinaria con niñas organizada por Hamas. /Foto: diariodeunateo.blogspot.com.

Virginia Montes

Prosigue la furibunda campaña del ignorante ilustrado Ignacio Escolar a favor del burkini, ahora presentado como el gesto de rebeldía de las musulmanas “contra el Estado racista” y su prohibición como “islamofobia de género”.

El ignorante ilustrado Ignacio Escolar, alias barbijiputa, se supera a sí mismo en la estupidez y en la manipulación de la realidad. Hete aquí que las musulmanas son lo último en feminismo. Su digital, financiado por socias que se supone feministas, publica una información delirante que parte de la prohibición del burkini en tres parques acuáticos de Girona.

Feminismo islámico, islamofobia de género, diccionario estúpido de la corrección barbijiputa

Hay que reconocerle al ignorante ilustrado Ignacio Escolar una capacidad infinita para inventar nuevos términos siempre con el fin de distorsionar la realidad. De esa manera, se hace eco de declaraciones de una periodista integrada en un colectivo que trabaja por “la difusión del feminismo islámico”. Feminismo e islámico son términos antitéticos, aquí todo vale. En la información se afirman cosas como el burkinino es utilizado sólo por las mujeres musulmanas”. Si se permite la ironía, todo el mundo conoce multitud de casos de mujeres no musulmanas en las playas con burkini y en el supermercado con burka.

Pero atención que la ignorancia ilustrada es la más osada de las ignorancias, así que para el digital de Ignacio Escolar el “recelo” hacia el “burkini” es “un claro caso de islamofobia de género”. ¿Qué cosa es la islamofobia de género? Sólo falta, para aportar a la ceremonia de género, que fuera islamofobia de género homófoba. ¿Lapidar a las adúlteras, ¿qué es? ¿casar a niñas de nueve años es “feminismo islámico”? ¿tirar a los homosexuales desde una azotea o colgarles de una grúa, como en Irán, qué es?

Las socias financiadoras del chiringuito de Ignacio Escolar, alias barbijiputa, harían bien en pasar unas vacaciones en Arabia Saudí para gozar de los beneficios del “feminismo islámico”.

Las musulmanas no son sumisas, son “rebeldes contra el Estado racista”

Pero no para ahí la osadía y los gongorismos del maestro ciruela. No sólo hay un “feminismo islámico”, sino que es lo último en feminismo. “No es que las musulmanas sean sumisas: es que son lo bastante rebeldes como para retar con sus cuerpos al Estado racista”. Hete aquí que las musulmanas del burkini son la quintaesencia del feminismo, lo último, lo más chic; que sufren la violencia del Estado “machista y racista” simultáneamente. Todo el mundo puede comprobar que los Estados islámicos son de un feminismo militante, como podría ilustrarnos el ignorante ilustrado de Ignacio Escolar. Hace unos días, los kurdos liberaron la ciudad de Manjib del Daesh y las mujeres quemaron el niqab obligatorio, que sólo deja de ver los ojos, y que debe ser una muestra de “feminismo islámico” y de rebeldía contra la opresión racista y machista occidentales. “De las que temáis la desobediencia, amonestadlas, encerradlas, pegadlas”, dice El Corán, referencia del “feminismo islámico”.

No faltan, en estas manipulaciones groseras, ya para mentes degradadas por las consignas de la corrección política en un nivel de idiocia supina, altas dosis de complejos de culpa. La gente se vuelve feminista sólo para “quitarles derechos básicos a las musulmanas” y “tenemos que dejar de preguntarnos hipócritamente si son víctimas del daño que le hacen otros y darnos cuenta de una vez que las agresoras somos nosotras”.

Hete aquí –cuando un ignorante ilustrado coge la linde de la estupidez no para- que el burkini es un símbolo de la liberación de la mujer: “El cuerpo más molesto es el cuerpo de las mujeres que deciden vestir a contracorriente”.

Lo único lamentable es que éste esotérico “feminismo islámico” no se siente apoyado por el “feminismo blanco”. ¿Eso no es racismo? Así que Ignacio Escolar promueve el racismo antiblanco, pero a él le está permitido. Así que al “feminismo blanco”: “le cuesta aceptar que existen otros feminismos porque es racista, así de simple y así de dramático. Para el feminismo blanco, las musulmanas no son mujeres”.

Así que lo dicho, evidente, que diría Descartes: “No es que las musulmanas sean sumisas: es que son lo bastante rebeldes como para retar con sus cuerpos al Estado racista”. Así, solidaridad con la rebeldía, barbijiputa, las socias financiadoras de El Diario, las redactoras y las parejas de los redactores y del director, todas con burkini a las playas. O en otro caso, estaremos ante “feminismo blanco” e “islamofobia de género”. Y comprar a una niña por dos camellos o matar a la hija en un crimen de honor…

Ignacio Escolar se hunde, cada vez más en la estupidez.


OPINA EN RAMBLA LIBRE